Archivo de la etiqueta: Batalla de Jutlandia

(I GUERRA MUNDIAL) Batalla de Jutlandia, 31 de marzo -1 de junio de 1916. Por Cristófol Miró Fernández

1
Maqueta de un dreadnought, acorazado usado durante la Primera Guerra Mundial, armado con 10-12 cañones pesados, impulsados por John A. Fisher (1841-1920), el año 1906, botadura del HMS Dreadnought, que dio nombre a todos los barcos del mismo tipo siguientes, Primer Lord de la Marina (británica) entre 1904 a 1910 y 1914 a 1915.

 

En el Mar del Norte es donde se desarrollaba el duelo naval anglo-alemán desde inicios de la Primera Guerra Mundial. Tras diversas batallas menores entre ambos contendientes, como la de Dogger Bank (enero del 1915), el káiser decidió atraer a una trampa a los ingleses para destruir sus flotas que constaban de la Grand Fleet (21 acorazados) de Scapa Flow, la Flota de Cruceros de Batalla (5 unidades) en Rosyth, la Flota del Canal y la Flota de Reserva (barcos viejos 40 de ellos), contra la Flota de Alta Mar (12 acorazados) y la Flota de Exploración (3 cruceros de batalla) alemanas sitas en Willhemshaven, junto con la Flota del Báltico (25 pre-dreadnoughts) de Kiel, que vigilaba la flota rusa, el encuentro definitivo se dio en Jutlandia, entre el 31 de marzo y el 1 de junio del 1916…

El señuelo alemán era la Flota de Exploración de Hipper (5 cruceros de batalla), seguida a la distancia de 25 millas por la Flota de Alta Mar de Scheer (16 acorazados modernos y seis antiguos). He aquí cuando los ingleses empezaron a fallar: por la Sala 40 supieron que había partido la primera flota, pero por un malentendido no tuvieron en cuenta la partida de la segunda poco después.

Los ingleses resolvieron destruir los alemanes usando la Flota de Cruceros de Batalla de David Beatty (1871-1936) (10 grandes buques rápidos) como señuelo para atraer a la vanguardia germana más al norte y allá la Grand Fleet de Jellicoe (27 acorazados), la destruiría…y por una simple casualidad ambas flotas de señuelo se encontraron a unos 300 km de la península de Jutlandia…y allí se dio la batalla.

 

Errores de construcción convertidos en defectos mortales

 2

 

 

Beatty estaba maniobrando a 25 nudos y llevaba a 4 de sus 10 grandes buques retrasados cuando se halló frente a frente con los alemanes de Hipper preparados en una óptima posición para atacar a las naves británicas…y el fuego comenzó a llover sobre los británicos provocando estragos.

(I GUERRA MUNDIAL) Batalla de Jutlandia, 31 de marzo -1 de junio de 1916. Por Cristófol Miró Fernández

El Indefatigable saltó 60 metros en el aire debido a la brutal explosión y después cayó de nuevo al agua, hundiéndose enseguida con 1.000 de sus tripulantes dentro sin posibilidad de poder escapar del naufragio. Los ingleses descubrieron que nunca habían tenido en cuenta la posibilidad que ningún obús entrara por vía torreta de artillería hasta el depósito de municiones de las mismas provocando una explosión en el corazón mismo de los barcos…y el mismo destino se siguió al Queen Mary (foto superior) poco después partiéndose en dos mitades debido a la explosión que siguió al impacto…y mientras tanto, llegaban los acorazados retrasados de Beatty al escenario de la batalla naval…

 

El cazador cazado

 

Pre-dreadnough, armado con sólo 4 cañones pesados, alemán Pommern, año 1907, destruido durante la batalla de Jutlandia.
Pre-dreadnough, armado con sólo 4 cañones pesados, alemán Pommern, año 1907, destruido durante la batalla de Jutlandia.

 

 

 

Beatty entonces descubrió dos cosas que cambiaron el rumbo de toda la batalla. Primero: que Hipper estaba destruyendo sus buques y segundo, que su objetivo era acercarlo a la Flota de Alta Mar de Scheer, por lo que viró hacia el norte para buscar el apoyo de la Grand Fleet de Jellicoe, atrayendo a los alemanes a una trampa, donde se toparían con el grueso de la Royal Navy.

Scheer cometió el terrible error de llevar consigo seis pre-dreadnoughs, con lo que su menor velocidad hacía que toda la flota en conjunto tuviera que ir más lenta…contra un enemigo superior en número, potencia de fuego, maniobrabilidad y velocidad.

Jellicoe hizo su aparición en perpendicular, de modo que sus buques podían disparar por un costado, mientras los alemanes, en fila india, sólo podían responder con los cañones de proa del primer buque de su línea (cruzar la T). Su blindaje era tan fuerte que sólo sufrieron magulladuras y pasaron de nuevo al ataque contra los ingleses, hundiendo el Invincible con sus 1.026 tripulantes dentro ras el impacto de tres obuses. Los alemanes sufrieron la pérdida del Lutzow, buque insignia de Hipper, que recibió el impacto de 23 obuses…y se hundió sin remedio.

Scheer decidió dar la vuelta a toda la flota y huir al sur, aprovechando la niebla espesa…pero a los 20 minutos cambió de parecer y se decidió a volver al norte para atrapar por sorpresa a Jellicoe…que cogió por sorpresa a Scheer.

La escuadra principal de acorazados inglesa en pleno estaba esperándolo y tuvo que repetir la maniobra en T. Para conseguir huir, lanzó sus cuatro cuasi hundidos cruceros de batalla en una maniobra suicida para permitir que la flota pudiera de nuevo huir hacia el sur…y tuvo éxito. Los grandes buques alemanes quedaron a flote.

Y llegó la noche. Jellicoe pensó que los alemanes tratarían de volverá su base bordeando Holanda, pero Scheer fue hacia el este y volvió a cruzarse con la Gran Flota Británica. Los halló por su retaguardia, por lo que el ataque alemán fue una escabechina para los ingleses, destruyendo todos los cruceros ligeros y destructores que le enviaron contra él, pero un obús certero destruyó el pre-dreadnought Pommern.

Y con la mitad de sus fuerzas gravemente dañadas, Scheer logró volver a su base habiendo perdido tan sólo 2 grandes buques, frente a los 4 cruceros de batalla ingleses hundidos. Había ganado la batalla, pero no pudo aliviar el bloqueo naval inglés a Alemania que la acabaría asfixiando económicamente…

Para hacerse una idea del elevadísimo número de bajas de esta batalla, baste este video con los nombres de los navíos y sus hombres, tanto vivos como muertos…de no pocos de ellos la cifra de supervivientes fue…ninguno o caso ninguno.

 

 

Autor: Cristóbal Miró Fernández