EL IMPERIALISMO NORTEAMERICANO EN LA DÉCADA DE 1890. Por Cristófol Miró Fernández

 


 

América para los americanos

 

Una gran frase, sin duda, refleja la idea de que América jamás pertenecerá a nadie que no sea americano, que no serán invadidos ni colonizados…y una frase ambigua, también, muy ambigua. Habla de los americanos, pero la Doctrina Monroe, del año 1820, no explicita a que nacionalidad pertenecen estos americanos…si a los sudamericanos o a los norteamericanos. Como dice el refrán latino, cara non necessitas lege (hecha la ley hecha la trampa).

Los norteamericanos son anglosajones de origen a inicios del siglo XIX, y los anglosajones, europeos, tienden a creer que las culturas de hombres no europeos son inferiores a ellos, cierto que hay casos que no creen así, aunque estos no abundan, pero sí son remarcables:

 

“¡Razas inferiores, razas superiores! Se dice pronto. Por mi parte, me opongo completamente a esta afirmación desde que he visto que los sabios alemanes demostraban científicamente que los franceses son una raza inferior a la alemana. No, no hay derecho de las naciones llamadas superiores contra las llamadas inferiores. (…) La conquista que vosotros defendéis es un abuso puro y simple de la fuerza que da la civilización científica sobre las civilizaciones rudimentarias para aprovecharse del hombre, torturarlo y extraer toda su fuerza en provecho del pretendido civilizador”

 

Discurso de George Clemenceau en la Cámara de los Diputados de la Gran Bretaña el 30 de julio del 1885

 

Pero volvamos a América, y la frase que diría Porfirio Díaz, dictador mexicano entre el año 1875 y el año 1910 en referencia al trato que recibían de los norteamericanos los políticos mexicanos. Su frase decía “nos tratan peor que a unos cafres de África”. ¿Qué implica esta frase? Que los norteamericanos taraban a sus regímenes títeres en Sudamérica como si fueran razas inferiores, como Porfirio Díaz trataba a los indios yaqui o a los comanches. De hecho se sabe que  los EUA consideraban a México como una nación donde la población era incapaz de gobernarse por sí misma, que necesitaban ser tutelados por los supuestos “superiores” norteamericanos en todas las facetas de su gobierno.

 

Fases del imperialismo norteamericano desde los años 30 hasta los 90 del siglo diecinueve.

 

Norteamérica era imperialista hasta consigo misma. Ya fue reflejado en un trabajo mío anterior con largueza como el motivo de la Guerra de Secesión entre el año 1861 y 1865 tuvo un único objetivo. Conquistar los estados federados del sur para que su algodón nutriera de materia prima las fábricas de los estados del norte, para frenar tanto la competencia inglesa y francesa que se extendía en las repúblicas sudamericanas como la que se comenzaba a extender por las colonias sureñas de la Confederación. La guerra tuvo un único objetivo, tamizado con ideas humanitarias de liberación de esclavos: eliminar mediante la guerra toda posibilidad de una colonización económica de las colonias sureñas norteamericanas por parte de ingleses y franceses. Pero esto aún podría ir más atrás en el tiempo. Reclamando un “espacio vital”, como se diría a partir del 1919 tras la Primera Guerra Mundial, y como dirían los japoneses tras la conquista de la islas Kuriles (1894) y las Islas Pescadores (1910), hasta la derrota de su imperio comercial el año 1945 tras la Segunda Guerra Mundial en su creación de la esfera de co-prosperidad económica, y como también dirían los estados herederos de los grandes imperios ruso, y austro-húngaro tras el 1918, y como no Hitler y Mussolini, los norteamericanos reclamaron un “espacio vital” conquistando, a partir de la república de Texas el año 1846 la mitad del estado mexicano, creando Nuevo México a continuación.

Y volvamos al año 1865, la Unión conquistadora une a toda Norteamérica, salvo Canadá, inglesa, en torno a Washington y su presidente. Con la Ley Homestead de colonización de los vastos espacios vacíos del oeste, y los ferrocarriles y ciudades, arrasando las culturas nativas “inferiores” y encerrándolas en reservas, como si fueran animales en un zoológico, tocaba conquistar Sudamérica, las repúblicas habitadas por gentes que les podían dar  productos primarios, como fruta tropical de Costa Rica, y así poder ser un estado poderoso colocando gobiernos títeres que sirvan sus objetivos comerciales y políticos, como Porfirio Díaz en México desde el año 1874 al 1910, cuando fue derribado por la revolución iniciada por Madero ese año.

 

De Cuba y Las Filipinas a Hawaii, pasando por Panamá, un viaje cortesía de la United Fruit Company.

 


 

Cuba vivió dos intentos de liberación del dominio de España, el primero fue el Grito de Yara, entre 1868 y 1878, una guerra en pleno Sexenio Revolucionario, cuando en cierto modo se podía esperar que España aceptara que su colonias fueran libres, pero no fue así, en absoluto, los hombres del Sexenio Revolucionario eran tan colonialistas como la reina Isabel I, expulsada del trono por estos mismos hombres. Lo único que se consiguió fue la eliminación de la esclavitud merced a las medidas tomadas al respecto por el ministro Moret, pero la cosa no fue más allá. El año 1895, no sin apoyo norteamericano, el Grito de Baire, de José Martí, inició un movimiento revolucionario que no pudo ser parado ni mediante las brutales tácticas militares españolas de dividir la isla en jurisdicciones cerradas tipo campo de concentración de tamaño isleño y la instauración de la ley marcial con la ejecución inminente de todo civil detenido en la calle después de que fuera noche.

Antes de seguir con este tema miremos la cronología de los hechos que son la expansión imperialista de los Estados Unidos hacia Cuba, Las Filipinas, Hawai, Panamá y la posterior de su célebre canal y algo llama la atención en este proceso expansionista. Cuba, Puerto Rico y Hawai son entre el año 1891 (Hawai) hasta el año 1898 mientras la Guerra de los Mil Días es el año 1899…curioso, ¿no creen? que esta fase de gran expansión territorial imperialista norteamericana se lleve a cabo en tan poco espacio de tiempo, de hecho sólo se llevan un año todas estas expansiones…son plenamente contemporáneas con la crisis de Fashoda, en 1898, cuando por causa de un encuentro poco afortunado en Fashoda entre Kitchener, inglés, y J.B Marchand, francés casi estalla la Primera Guerra Mundial antes del año 1914, y la Guerra de los Boers en 1899, de Inglaterra contra los colonos holandeses en la colonia de Transvaal, en lo que actualmente es Sudáfrica.

José Martí, exiliado en los Estados Unidos desde el año 1871, fue un poeta independentista antecedente directo de Fidel Castro o el Che Guevara. Aliado americano, como Lenin lo fue alemán el año 1917, su cometido fue expulsar a los españoles de Cuba, pero el mismo año 1895 cayó muerto, siendo sucedido por Maceo, muerto el año 1896.

 

https://www.youtube.com/watch?v=1aMJ8VGlvaI

 

¿Por qué Norteamérica conquistó Cuba? Por el azúcar, señoras y señores, por el azúcar. Cuba, española, comercializaba gran parte de su azúcar en los EUA, pero la isla seguía siendo española. Los americanos decidieron que el negocio tenía que cambiar de manos para monopolizar el preciado comercio del azúcar , pero no podían declarar la guerra a España, España no había atacado a los EUA, no había razón alguna que la justificara, así que se produjo una made in USA…

El año 1898 el acorazado Maine estalló en el puerto de la Habana. Se da por hecho que fue un accidente fortuito, pero los americanos usaron esa explosión como motivo de inicio de una guerra que sabían ganada de antemano pues la flota norteamericana era claramente superior a la española tanto en cantidad de barcos como en modernidad de los mismos. De hecho sólo un acorazado español sobrevivió a la batalla…por puro milagro o por decisión norteamericana de humillar a España enviando un único superviviente de la batalla para dar la noticia a la metrópolis.

 

http://www.youtube.com/watch?v=LCbOXcY74Xg

 

Lo sucedido después en Cuba no entra en este trabajo en concreto, pero con sólo dar el dato que los Estados Unidos ilegalizaron el Partido de Color, o partido que englobaba a los descendientes de los ex-esclavos africanos y a los nativos no españoles, ya da una cierta idea de que el gobierno norteamericano no tenía una idea allá muy democrática de la Cuba postespañola. La enmienda Platt, otra prueba de lo ya enunciado anteriormente, vigente desde el año 1902 hasta el año 1934 daba poderes a los EUA para supervisar todas las relaciones de Cuba, supuestamente liberada de España, con las potencias extranjeras. Queda claro que Cuba era una colonia norteamericana como antes lo había sido española. Posteriormente y el mismo año 1898, tras Cuba caerían Puerto Rico, Las Filipinas y Guam. El imperio español era ahora norteamericano.

Hawai fue otra zona donde el imperialismo norteamericano se manifestó plenamente. Las antiguas islas Sandwich habían vivido tranquilas y solitarias, pero el año 1840 llegó la “superior” civilización europea y irrumpió en estas islas llamadas ahora Hawai. Literalmente Honolulu se llenó de balleneros, misioneros, marineros, vendedores de ron y de telas. El gobernante nativo, incapaz de hacer nada para impedirlo, aceptó un protectorado inglés el año 1843, mientras el año 1875 aceptó un protectorado norteamericano, que garantizaban la independencia hawaiana contra cualquier otra potencia europea que quisiera dominar las islas, a cambio del chantaje económico de privilegios comerciales y adquirir Pearl Harbour como base naval norteamericana. Vean ustedes como aquí no hizo falta la política de la cañonera como en Alejandría el año 1885 o en Japón el año 1854, sencillamente no hizo falta porque en vez de una simple cañonera había una base militar naval llena de barcos de guerra preparados para atacar las islas Hawai si se revolvían contra los EUA.

Las islas Hawai vieron una nueva reina el año 1891, la reina Lilioukalani (ver foto de inicio de este capítulo). Esta reina gobernó en un reino dominado política y industrialmente por los norteamericanos, y se rebeló contra ellos.  Fue derrocada y las islas Hawai fueron convertidas en república independiente, que no tardó en pedir ser parte integral de los EUA. En la metrópolis, curiosamente, la gente estaba contra la colonización y los golpes de Estado, pero conociendo la expansión nipona, las guerras en Cuba, Puerto Rico, las Filipinas y Guam y coincidiendo con los proyectos del canal de Panamá, el Congreso se anexionó la República Hawaiana el año 1898. Fue parte de la Unión Americana en 1959.

Y ahora vayamos al Panamá, si les place. Colombia luchaba con Panamá para impedir que se independizara del estado colombiano, y América tenía planes respecto a la zona del Canal, con lo que ayudó a los rebeldes en la Guerra de los Mil Días entre 1899 y 1902 para que los rebeldes se consiguieran independizar de Colombia. Tras la guerra, Panamá arrendó la zona del Canal a los EUA, que los protegerían de los colombianos en caso de querer reconquistar algún día la nueva república. En seguida se empezó a construir el Canal y Panamá se convirtió en lo que se llamó con total derecho un protectorado norteamericano, al mismo tiempo que se fundaba la United Fruit Company, o un órgano de colonización político-económica norteamericana que dominaría a los países sudamericanos durante decenios imponiendo políticas dictatoriales derechistas y luchando denostadamente contra todo avance del comunismo durante la Guerra Fría.

 

Repudio al colonialismo pero aceptación plena del papel colonialista de los Estados Unidos en el mundo.

 


Theodore Roosevelt, el “irascible héroe del monte San Juan”, comprendió perfectamente el papel de Norteamérica en el mundo, un mundo que rápidamente se colonizaba y absorbía pequeños estados nativos o estados europeizados más débiles (la Guerra de los Boers). América, viva la ironía política y la hipocresía, un país donde la población no aceptaba, teóricamente, la invasión violenta de otros estados soberanos acabó arrebatando un imperio colonial a su antiguo dominador (España) para sucederlo en su mando sobre sus antiguos territorios, ahora conquistados basándose en razones humanitarias, las mismas razones que antes se esgrimieron (1861), para conquistar militarmente una parte de su propio país realizando una conquista militar dentro de su propio territorio estatal. ¿Hubiera sobrevivido José Martín a los EUA si no hubiera muerto el año 1895 luchando contra el ejército español? Lo dudo, pues ante todo abogaba por crear en Cuba un estado libre de todo dominio extranjero, justo lo que querían los EUA al derrotar a los españoles, sucederles en el cargo. Maceo, su sucesor revolucionario, moriría en el año 1896, y con su muerte, los líderes puramente revolucionarios habían desaparecido. ¿Desaparecido? no. El día 1 de enero del año 1959 un nuevo José Martí llamado Fidel Castro entró victorioso en la Habana, acompañado de un nuevo Maceo llamado Ernesto Che Guevara.

América se dedicó a crear gobiernos títeres apoyados por su gobierno y basados en su rechazo a los revolucionarios sociales, al margen de dotados de un notable racismo (la ilegalización del Partido de color lo demuestra claramente), para poder expandir su economía industrial gobernando aquel Estado, supuestamente independiente, mediante dictadores doblegados a los designios de  Washington, dictadores que al resultar ineficaces serían abandonados a su suerte (Batista de Cuba el año 1958) y se permitiría su caída (Porfirio Díaz en México el año 1911).

Y esa es la razón de la existencia actual de gentes como el recientemente fallecido Hugo Chávez en Venezuela o Fidel Castro en Cuba, por ejemplo. La eterna lucha de los sudamericanos para zafarse de la injerencia de Estados neocolonialistas en sus gobiernos y para controlar sus propios recursos primarios en beneficio de sus propios ciudadanos y no de multinacionales como Repsol, por ejemplo.

La enmienda Platt del año 1902 en Cuba explica por sí misma esta sucesión de dueños de los destinos de Cuba en perjuicio de sus propios habitantes. Los cubanos tenían prohibido todo trato con potencias extranjeras al margen de los EUA, que tenían permiso de supervisar todas estas acciones como si fuera Cuba propiedad de los EUA, como realmente era, visto lo visto…

En la zona del Canal de Panamá se ve esto todavía con más claridad. Colombia entabló una guerra con Panamá, que quería separarse de Colombia. Como en el caso de Cuba, los EUA se pusieron del lado de los rebeldes por el mero hecho de que Panamá, como zona fronteriza, tenía una importancia vital para expandir la economía estadounidense pot todo el continente americano mediante la construcción de un canal para transportar sus mercancías. Gobierno y industria, como en la Guerra de Secesión, indisolublemente unidas creando un sólo cuerpo, el del imperialismo norteamericano.

Ganada la guerra y creada la república de Panamá tras la Guerra de los Mil Días (1899-1902), el dócil gobierno títere panameño permitió que la zona del Canal fuera convertida en una fortaleza norteamericana a cambio de protegerlos de la venganza colombiana que se presuponía posible…vean ustedes las razones humanitarias norteamericanas para ayudar a los rebeldes panameños y cubanos, el canal de transporte de mercancías y el azúcar…¡qué gran humanidad la de los comerciantes e industriales norteamericanos, cuyo corazón era el adorado dólar!

En Las islas Hawai ya ni existieron razones humanitarias. No hacían falta…el año 1891 la reina Lilioukalani había retado a los intereses norteamericanos y había perdido la partida… se creó una república pro-americana que pidió ayuda a la metrópolis para no ser invadidos, dada su debilidad, por otras potencias…los EUA aceptaron, pero a cambio de poder crear una base naval en Pearl Harbour…el año 1959 fueron hechos parte de la Unión Americana, curiosa casualidad (¿en historia existen las casualidades? yo diría que no ¿y ustedes, qué opinan?), el mismo año de la llegada del comunismo a Cuba, he aquí la trilogía imperialista norteamericana (y europea en general)), el comercio (Panamá), los recursos (Cuba) y la fuerza militar (Hawai). En relación a Cuba podemos incluir Las Filipinas (independiente el año 1946), Puerto Rico (autónoma el año 1952) y Guam.

 

Santo Domingo, o como dominar una isla interviniendo su economía.

 

El año 1905 Santo Domingo estaba inmersa en una gravísima crisis económica. Era una presa fácil para cualquier estado europeo que la quisiera “ayudar” a salir de la misma, con lo que los EUA se aprestaron a vanzarse a cualquier competidor enviando un administrador norteamericano que reorganizó la economía dividiendo tal pastel con Washington, quedándose con la mitad de todos los ingresos aduaneros de la isla para pagar sus deudas. Medida similar se puede observar cunado México padeció la Revolución. Tras el asesinato del presidente Madero por el general Valeriano Huerta, los EUA retuvieron todas las ganancias de las aduanas de Veracruz, el principal puerto de México, para asfixiar a México y forzar su marcha del gobierno, pues Madero era un presidente aceptado por los EUA y Huerta un militar golpista ilegal. Norteamérica se convertía asimismo en el gendarme de toda América en la defensa contra toda intrusión imperialista europea, pues consideraba que el continente pertenecía a ellos (América para los americanos).

 

Autor: Cristóbal Miró Fernández

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>