Archivos de la categoría 2 – RELATOS CORTOS

(Relato testimonio de un Emigrante Latino)DESDE LA CÁRCEL DE ST. CLAIRE. Por Alberto Hernández

Logo Café Con Ron 16 x 9

 

 

 

ALberto con su padre

Alberto Hernández.

Nací en la ciudad de Poza Rica, Veracruz.  Soy el hijo menor de un padre Nahuatl y madre Totonaca y tengo una fascinación por la escritura, la fotografía, al igual de dibujar, pintar, y crear cosas nuevas.  Ya que estoy de regreso en México, tengo las esperanzas de poder estudiar una carrera de trabajo social, además de psicología y arte

Introducción.-

El gobierno de Barack Obama ha cumplido   con dos millones de latinos deportados. La enorme mayoría llegaron al país del norte buscando posibilidades mínimas de vida que les eran negadas en su patria. Buscan, en suma, “un lugar en el mundo”. A los altos mandos militares y políticos, sumidos en un mundo de poder y dominación, les interesan   las simples estadísticas que procuran vaciar la esencia humana, transformándola en   cifra. Aquello que para la Cábala es la porción externa, vacía; el cadáver, en suma, del número.  Oponerse a esta tendencia genocida, es rescatar a uno de los deportados de la nube oscura de la cantidad, conocer su nombre y su apellido; escuchar su voz.  

Alberto Hernández fue detenido una mañana de invierno en el cuarto que alquilaba en un pueblo de Ilinois. Su único delito era  haber buscado ese lugar en el mundo; haber tratado obcecadamente de vivir la convicción de sus antepasados aborígenes:” un universo con fronteras es tan sólo una fatal pesadilla del futuro”.

Aquí publicamos sus impresiones desde la cárcel de St. Claire donde fuera llevado.

Gocho Versolari

 

 

Hacinados en la carcel

 

“Hot Trays!”

Llamado enérgico que me arranca de mi más profundo sueño. El despertar de un nuevo día ha comenzado. Con los pies casi arrastrando y los ojos  dormidos, camino como en un desfile detrás de otros, paso a paso, por ese largo y frío pasillo, hasta llegar a los comedores, tan pequeños e incómodos que  algunas veces es preferible   comer de pie, con el plato en la mano.

 

Hot Trays…!

Este penoso proceso se rompe con el anhelado desayuno, acompañado  con una oración en voz alta o en silencio.  . Por un segundo el silencio reina y desaparece con algún gracioso comentario. Somos afortunados y gozamos al contemplar el  amanecer y los primeros rayos del sol,.

En esta cárcel, apreciamos una bella alborada,   aunque sólo la veamos a través de un monitor. Eso no importa, ya   que para estos hombres lo más insignificante y sencillo es una joya, un tesoro muy bien valorado. Aquí  el más fuerte y rudo tan sólo es un hermano, un miembro de la gran familia. Por más  grande que sea su dureza,  lo observamos convertirse en un niño juguetón. En un agradecido que ríe de alegría porque has compartido con él una galleta. De tan agradecido hasta te ha cedido su desayuno. Aquellos que ayer se equivocaron hoy  muestran sus verdaderas caras  Aquí se muestra como realmente son y no con la imagen que los demás puedan tener de ellos.

En este extraño lugar no existen las horas ni los minutos, sólo existe el tiempo como tiempo, es decir como un entretejido de paciencia. Un vaso, una hoja, una pluma,   un rollo de papel  y una larga lista de cosas pequeñas aquí significan mucho. Son bienes apreciados en esta familia, que te  recibe con   alegría; te arropan si vienes desnudo; te alimentan si estás hambriento. Es  regla o tradición mostrarte cada “tip”, cada truco que puede dar un poco de placer a tu estancia. Si te duermes mientras esperas tu visita o simplemente la olvidas, siempre habrá alguien que te la recuerde, porque aquí eso no se debe perder. Cuando sucede no sólo afecta uno sino a todos  .

Jamás caes en este lugar, pues alguien siempre cuida de ti. Aquí no reina la tristeza,   mucho menos la soledad. El silencio   se rompe con las letras que inspiran a estos, los golpeteos de un vaso, pared, incluso el puño contra el pecho o a veces el chasqueo de los dedos son las pistas perfectas para dar vida a una canción inspirada.

Cada noche el día se despide con una oración de agradecimiento y se brindan aplausos. Antes de dormir, todos se unen al unísono entonando un tema, ya sea de libertad, familia, sueños anhelados, o cualquier motivo que sirva para unir a estos individuos  y fundirlos entre sí a pesar de las enormes diferencias entre uno y otro. Algunas veces mientras todos duermen, puedo escuchar  a alguien cantando con   sentimiento dirigiéndose a la pequeña ventana que muestra un trozo del cielo nocturno. Un lobo herido  cantando a su amada luna.

Cierto día caminando por el pasillo, observé tras la ventanilla las cuatro luces rojas   de una torre. Me detuve. Desde el punto en el que estaba, dejaban de ser   luces  y se convertían en carmines diamantes   que adornaban la oscuridad. En ese instante todo se llenó de magia y mi corazón palpitó gozoso. Fue un momento perfecto entre esa señal del cielo y yo.
El momento terminó cuando algunos villancicos llamaron mi atención, un gracioso personaje en traje rojo y larga barba acompañados de otras personas deseaba una feliz Navidad a los presentes. De una enorme bolsa salieron obsequios para todos y como niños cantando, llenos de alegría, recibían los panes recién horneados, acompañados   de un mensaje bíblico y una carta deseando buenos deseos. De una mano a la otra, corrían las bolsitas  los colores, los aromas. Fue un momento perfecto.  Palabras perfectas, en el    en la situación perfecta. Lágrimas   de gratitud, felicidad, compasión, amor. “Sabemos que no es fácil, no es agradable estar en esta situación en estas fechas” decía el principio del mensaje. Y tenían razón. No era fácil. Muchos de nosotros, volvíamos en el tiempo para revivir los buenos momentos con los seres ausentes y amados, pero aquí, ya no estábamos tan solos. No es fácil, pero seguimos adelante, aceptados y aceptando lo que tenemos, que aunque es poco en estas paredes brilla como en ningún otro lugar.

3…2…1!

. La cuenta regresiva. La mayoría pidiendo algo más para este nuevo año.  Todo ha sido demasiado rápido y vuelvo a pensar que de este lugar, a pesar de las rejas, me ha mostrado una forma de libertad. He vivido algo mágico, que siempre irá conmigo; que no podré olvidar. Navidad entre amigos, regalos y canciones  . En este lugar, donde al separarnos de la sociedad como castigo, nos permiten   estar más cerca de nuestros dioses, en una unión de paz. Porque somos el que ama y somos el amado.

Así es como he vivido una Navidad en la cárcel de St. Claire.”

Por Alberto Hernández.

Y OCURRIÓ… (RELATO BREVE). Por jesús García Moreno

 

Durante la larga noche invernal, cuando la oscuridad es eterna… horas de insomnio. Vigilando celoso, con el rostro pegado a  los cristales de la ventana;  moteados por la lluvia, golpeados por el viento del oeste…

—¡Qué triste silba el viento del oeste…!

El ansia por celebrar su llegada, confundía en mí deseo el más leve vaivén del tronco dormido, con un signo de inmediata esperanza.

Después… la ofuscación y el cansancio de la vela, adormecían mi sentido, hasta que con la oscuridad, renacía mi fuerza.

Yo esperaba día y noche…

 

Era una mañana llena de luz.

SONY DSC

Cálida luz, que rompió  la bruma del crepúsculo, para siempre…
Sus pétalos rasgaron el capullo, con sabiduría ancestral…

…y ocurrió…

Allí estaba mi flor púrpura ofreciéndome orgullosa el fruto de nuestro amor…

 

Por Jesús García Moreno

LA REPUBLICA Y EL IMPERIO ( Parte 1) Por Víctor Donamaría

                                      

 Halcon Milenario

En una Galaxia lejana, muy lejana, en los tiempos
de las Guerras Galácticas, existía un pequeño planeta llamado LOCURA; nombre que otros planetas le habían dado por el carácter violento de sus habitantes, los cuales  desde que se conocía su existencia, no cesaban de luchar entre ellos. Una veces por el poder sin mas, las otras por las religiones,  y las mas de ellas por ambos motivos

La-guerra-de-las-galaxias1_cartel_peli

.

Entre las distintas regiones del violento planeta  destacaba un pequeño país alejado de las vías galácticas en el cual, a pesar de que  el resto de las Galaxia se iban adoptando a normas democráticas, en este País llamada Espaboom hubo una  guerra civil ¡! Otra mas!!, organizada y promovida por el Gremio de los Comerciantes de las Galaxias, y por Dictaduras gobernadas por el Lado Oscuro.La guerra terminó con la derrota de la República y una cruel dictadura gobernó durante cuarenta insufribles e interminables años. A la muerte el Dictador que triunfó en la guerra civil, la Congregación Jedi de la República acudió en ayuda del devastado País de Espaboom. Parecía que al fin, se había terminado con el terrible destino de esta nación.

Hubo elecciones, se adopto y aprobó  una Constitución  que la Congregación Jedi les había concedido, se intercambiaban gobiernos y aunque de distintos signo político, se respetaban las normas democráticas. Pero… a la castigada nación de Espaboom no le duró mucho la paz y la felicidad- El Lado Oscuro acechaba…

Un Gobierno que llevaba ocho largos años en el poder, al que había accedido de forma democrática, que se iba deslizando cada vez mas a los principios del IMPERIO, perdió unas elecciones antes los partidarios de la República,  que contaban con la simpatía y anuencia de La Fuerza, de la Congregación  Jedi del Consejo Galáctico. Los Gobernantes perdedores, ya  totalmente dominados por Lado Oscuro aparentaron haber aceptado su derrota pero nunca la admitieron. El Lado Oscuro extendía su ponzoña y los que no aceptaron la derrota electoral  infligida por los Jedi de la República, se pasaron al Lado Oscuro. — LA FUNDACIÓN FAES–

Su dirigente principal era el temido Lord Aznarvaider-ex presidente derrotado- y su esposa Lady Anne Bottle, que abrazaron definitivamente el Lado Oscuro, le siguieron Los Senadores del Imperio, Zaplanosky el de Benidorm, el taimado Aceverod que pertenecía a una Orden Religiosa denominada Obra de Dios, así como un Senador del Imperio muy apto para los menesteres que la Fundación se había propuesto,(el dominio total del partido) pues, por su forma ininteligible de hablar y proceder, nunca se supo se iba o venia, si subía o bajaba. Procedía de una región  de Espaboom, conocida como Galizza, famosa por esta dualidad de sus habitantes y muy conveniente para las negras intenciones de la Fundación y por ende para el Lado Oscuro de la Fuerza.No ofrecer ni concretar nada y negarlo todo.

Llamaron en su ayuda a los Jedi traidores, los temidos Sih.

Organizaron el ejercito mas potente e la Galaxia,!Un ejercito de clones! -dinero no les faltaba- el Gremio de los Comerciantes estaba con ellos

Pero, por la idolatría y adulación a su Jefe Supremo, el taimado Aznarvaider, todos los clones del Ejercito del Lado Oscuro se fabricaron idénticos, y cuando se desplegaron para la batalla, se podía ver a cientos de miles de clones de 1 m 60 cts. de estatura, con un bigotillo (no alcanzaba a ser  bigote) en semejanza a otro Espantoso Líder del Lado Oscuro de  tiempos pasados, y al igual que su espécimen original, tenia un defecto celular, que cuando se oían las palabras QUIEN HA SIDO y MENTIROSO, entraban en tal ataque de apoplejía cuyos espasmos  les llevaban a un estado cataléptico que les hacia inútil para la batalla.

Conocido este error de  fabricación por los Servicios Secretos de la Congregación Jedi, el Joven Leader de la Republica Shoemaking Walker dio instrucciones para que potentes naves  arrojasen chips musicales con dichas palabras a ritmo de Rap, que se alojaban en los clones y estos iban desapareciendo uno a uno sin entrar en combate, presos de tales convulsiones que acabaron con todos ellos.

La Verdad y la Fuerza de la República, habían triunfado, hecho no muy repetido en la convulsa historia de la Nación Espaboom.

¿Hasta cuándo? No se sabe, ahora hay paz en el castigado país de Espaboom del planeta Locura, pero el Gremio de Comerciantes, Las Ordenes Religiosas y el Lado oscuro siguen siendo fuertes, y siguen sin aceptar su derrota, y lo que es peor siguen mintiendo esperando que la mentira repetida les lleve al poder.

NOTA.- El próximo capítulo de las Guerras Galácticas, tratará de cómo los temibles Sihs,(Peperos) ayudados por el Lado Oscuro (Faes), el Gremio de los Comerciantes y Banqueros,(FMI) recobraron el poder, provocando la mas gran de Crisis, habida en las galaxias, desde los tiempos conocidos, cuando aun había replicantes que fueron exterminados en aras del bien común del MUNDO DE LAS FINANZAS,

DIARIO DE DOÑA ALMA ERRANTE, ENERO EN CANADÁ. Por Francisco Viñuela

 

7959795014874067

 

Jueves 23 de enero 2014

 

Querido diario,

 

El alquitrán negro del asfaltado de la ruta, el camino troncal, que atraviesa Saint Lazare y sus colinas bajando hacia Saint Telesphore y Sainte Marthe, está emblanquecido. Pero con veinte grados bajo cero todo se ha emblanquecido aunque un sol espléndido y brillante ilumine hasta el fondo los bosques.

 

Debajo de las cenizas, en la chimenea de acero, quedaban unos rescoldos; leña dura que anoche no alcanzó a consumirse; estaba esperando que se despertara la cenicienta.

 

Ahora humea un jarro de café en el borde del ventanal del invernadero. Por el sendero a la orilla del bosque, el pinar, viene una pareja de ciervos de Virginia mordisqueando las ramas bajas. Ahora es ella la que come más porque está preñada desde diciembre. Pero va a parir solamente por allí por el mes de mayo. Se acercan a las casas porque sienten o ‘ven’ el calor desde lejos. No hay coyotes a la vista; son sus grandes depredadores. Aquí no hay pumas ni lobos grises de modo nada que temer por ese lado y los coyotes andan más preocupados en atrapar una gallina distraída o un conejo desubicado que gastar las pocas fuerzas que tienen en perseguir ciervos de Virginia. No un par de coyotes solitarios, en ningún caso.

 

Un ‘Geai bleu’, un ‘Blue-jay’, esas urracas azules, bajó hasta los comederos que cuelgan de la cuerda de la ropa que atraviesa el patio en estos ‘inviernos de mantelito blanco y nunca acabar’ como dice el bolero…y luego un ‘Pic-bois’ un ‘Woodpecker’ majestuosa pájara carpintera, ella, mejor con semillas de girasol que andar picoteando troncos podridos; sobre todo que ahora echan arsénico en los bosques contra los insectos y esto las ‘hace’ estériles…en fin, otro crimen que se agrega…

 

El olor del café y el aroma de las tostadas, me sostiene…pasan unas urracas negras y bajan en el picadero de los caballos a picotear en los excrementos. A cada uno su propia felicidad…

 

Vuelvo a tomar ‘Jane Eyre’ para ver qué me dice hoy la señorita Bronte…

LA ZONA (Relato corto). Por Nina Vasile

 

SONY DSC
Fotografía de Jesús García Moreno

Reseña de Nina Vasile

por Raquel Viejobueno

He aquí una poesía escrita desde el interior de la mirada, con el ojo contemplativo del que todo puede transformar en letra, sin dejar atrás lo esencial de la existencia. Nina Vasile, poeta rumana, comprometida con su verbo, con el fluir de la realidad, que la hace suya, que la hace nuestra. Hay que detener los momentos, quietos, diminutos trozos de vida que pasean por la perspectiva de una poeta que es capaz de traspasar mundos, barreras, fronteras. Su poesía es generosa, como el manantial fresco que escurre lentamente entre la roca de la montaña y sedimenta los años y las experiencias en auténticas formas.

Licenciada en Filosofía por la Universidad de Bucarest, nos regala la sustancia de poder colorear el aire y dejarlo atrapado en el poema. Todo, con todo, desde todo se puede escribir, dando forma a mundos, a estadios, a lugares que están ahí, en la atmósfera de su habitación, esperando a ser atrapados por su talento, y desplegar el abanico para rociarnos, desde el interior de su pupila, la ganas de vivir deformas diferentes. Es su quietud, el saber esperar, la calma cuando se cuelga en la percha, el tiempo que pule la

piel, el rostro que atrapa luces desde el cristal, es su comprometida manera de plasmar lo que recoge su ojo, lo que nos deja a los demás enmudecidos.

Sus poemarios, como pueden ser, “Poemas de Poder “publicado en Bucarest en 2011 por la Editorial Vinea, “La distancia a media noche”, de 1997, publicado en Bucarest, de la Editorial Maxim, “Alberto el habitante” del año 1997 de la Editorial Pantica, son a1gunos de sus legados. A estas publicaciones hay que añadir sus intervenciones en Antologías, sus publicaciones de ensayos, poesía, crónicas de prensa. Citemos a1gunas “La verdad literaria y artística”, “El lucero”, “Artpanorama”, “Universitas”, entre otras. Ha sido y es directora de varios y múltjples talleres de poesía y literarios. No es de extrañar que ahora, sea una de las colaboradoras delProyecto “Delantales de Memorias” que desde Un Cafe con Literatos se ha organizado para entrelazar la perspectiva de diversas mujeres de varios países, donde el objetivo es dejar plasmada la visión de la literatura, y la mirada, esperemos nueva, de la mujer en la sociedad y en lo

artístico.

 Su poesía emana tiempo, forma, voluntad, manera de vivir. Todo está alrededor, todo nos roza la piel, nos abre el mundo, todo está para ser escrito desde los ángulos, desde la mirada de cada cual. Hay que saber escuchar, saber detenerse, esperar, observar captar, escoger, escribir.

No deben dejar escapar el conocimiento de una mujer con voz inagotable, donde conjuga, se conjuga, nos conjuga, somos conjugados, estamos y seremos.

 

“Stalker” de Adrei Tarkovsky (Secuencia)

La Zona

Querida Raquel:

Entrando en nuestro tema, me doy cuenta que dentro de la cultura rumana no hay una Alfonsina Storni que se hundió en el mar, ni una Sylvia Plath que puso su cabeza en el horno con el gas abierto, tampoco una Alejandra Pizarnik paseando por algún pasillo de una clínica psiquiátrica, ni una Emily Dickinson aislada serenamente en su mundo con su poesía, ni una Frida Cahlo pintando su cruda realidad femenina entre enfermedades, abortos, amores, desamores. Caras con rasgos masculinos sobre un sofisticado corte de pelo. Hasta aquí ya me siento un poco desilusionada como una niña que no tiene la muñeca de otra. Por otro lado es importante decir que todo 10 que las mujeres son en mi país, por supuesto, pertenece a un mundo donde no llevan burca, ni hacen reverencias, ni salen acompañadas por obligación, ni se quedan en la casa con los niños, la limpieza y la comida. Algo rebelde ha vibrado siempre en este espacio donde “no pasa nada”. Más de 40 años de comunismo han dado una escritora rumano-alemana llamada Hertha Múller, ganadora del Nobel en 2009. Ella es una síntesis perfecta de todas las mujeres rumanas donde se reúne: una escritura terriblemente original, narrativa y poética al mismo tiempo, con la fuerza de un bisturí, al significado de la palabra; su vida tiene una vista muy aguda, posee consciencia máxima de su tiempo, voluntad y valentía que da un sufrimiento que no es sólo tuyo, ni sólo de las mujeres, aunque trate de ellas, no sólo de un país, no sólo de un régimen comunista. Salir del roll intimista aunque sea escribiéndote a ti misma.

Intento otra entrada: en mi infancia he aprendido sobre “Juana De Arco de los Cárpatos”, llamada Ecaterina Teodoroiu, heroína en una lucha en la Primera Guerra Mundial. Sé que hay mujeres rumanas aviadoras – Elena Caragiani y Smaranda Brüescu – aun cuando todavía no teníamos los aviones de hoy. También sé que la primera reina rumana fue poeta: Elisabeta l firmaba bajo el nombre de Carmen Silva; la primera escritora rumana miembro de la Academia francesa fue Elena Viíciírescu (la más joven y recién nombrada se llama Linda Maria Baros), la más importante narradora clásica rumana, Hortensia Papadat Bengescu, tenía 4 hijos pero buena situación socio-económica, por su matrimonio. También tengo una imagen de los años 80 – si no me equivoco _ sobre la investigadora Ana Aslan que inventó la vitamina H3 utilizada en los tratamientos geriátricos más respetados y buscados en el mundo. Hay una lista de mujeres grandes rumanas que son merecedoras de ser conocidas, por sus logros, no sólo en la historia de su país, sino entre otras mujeres de otros países, es decir, algo heroico pero con mucha discreción, con una presencia que no cuenta como cantidad sino como acontecimiento excepcional válido sólo en su territorio. Detrás de la fachada, no hay vidas personales expuestas, aunque sus luchas traspasan sin dificultad las paredes del éxito.

Las escritoras rumanas de hoy son muchas y a mi parecer, sin ningún complejo, muy buenas, llenas de fuerza y vitalidad, rebeldía, viven durante muchos años en el lado complementario, asumen una responsabilidad social política reconocible y son valoradas. No hay una tradición feminista como tal, parece que aprovechan al máximo de todo lo que le da la vida, así como la tienen, con todas las limites, sin tragedias. Desconozco cómo pueden hacerlo. Personalmente conozco algunas; Nora luga nacida en 1931 es poeta, traductora de alemán y Hertha Miiller, narradora, bloguera. Uno de sus libros, traducido en español, se llama “Sexagenaria y el joven”. El refinamiento, la sensualidad fresca de su narrativa no deja ninguna duda de su autenticidad en disfrutar de lo mejor de su vida como mujer. No le falta nada. Una poeta amiga de Nora es Angela Marinescu (nacida en 1941), temida entre las poetas novatas por la acidez de su crítica y por una poesía increíblemente violenta como ella misma quería, quiere, como una expresión de su estética poética muy trazada que parece decir: es la única modalidad de dejar algo de ti, gritando sordamente lo que eres, lo que no eres, accionando como un ciclón que raspa todo; existir es una enfermedad con la cual vives hasta el final; sólo si nombro unos títulos suyos puedes cosechar el soplo de su poesía: “El gallo se ha escondido en la entalladura’: “Me como mis versos’: “Problemas personales’: “El pueblo en el que me paseaba afeitada en la cabeza” (este último, un libro de ensayo). ¡Sí, que lo ha hecho!

Creo que puedo decir que entre las generaciones más jóvenes de mujeres escritoras rumanas, hay un inicio de visión, hacia lo sincero, más directo, hacia sus vidas personales de mujeres, una salida de la máscara masculina, que no es nada difícil llevarla, también una salida de la intimidad sensible, vaporosa, llena de “alas” y “bonitas cosas” (como imagen típica de lo que hace una mujer en su arte, cualquiera que sea. Como sabes, ni una ni otra expresa del todo lo que es una mujer artista. Mira estos títulos: “Poemextrauterinas” (Miruna Viada), “En una cama bajo la sábana blanca” (Andra Rotaru}, “El cielo en el vientre” (Ioana Nico la e), “Pintalabios sobre iconos” (Livia Rosca]. Y, es imposible terminar la lista. A este cuadro de mujeres que expresan por fin, desinhibidas la feminidad íntima, me gustaría añadir un título de poemario – “Abortando Anosiano” – firmado por un joven representante de lo que se llama la generación 2000 en Rumania: Adrian Urmanov. No por nada, sino por ser un síntoma de un fenómeno que, en mi opinión merece tenerlo en cuenta: no sólo las mujeres crean, y no sólo en un registro vulgar, la corporalidad, la sexualidad femenina, sino también los hombres. Y aquí empieza la “[üoscfia” donde te das cuenta que existimos en un mundo donde hay lugares de futuro y no existen diferencias conocidas entre mujeres y hombres, ni siquiera sexualmente, donde nacen bebés sin que se pueda definir el sexo como si la naturaleza misma estuviera cansada de repartir sexos por un lado u otro de la vida en la tierra, como si estuviera harta de dar pantalones de una parte y faldas de otra. En definitiva, los hombres más poderosos llevan vestidos, sean padres de iglesia u reyes árabes, mientras que muchas mujeres poderosas prefieren los pantalones. Esto sirve para decir que vivimos todavía según convenios sociales que no tienen más que una cara social. Para salir de esta visión, habría que cambiar las máscaras por lo que me parece, desde el lado de las mujeres, se ha hecho silenciosamente en todos los niveles (ontológico, escritural, filosofía, etc.) excepto una zona que aún opone resistencia, tal vez moribunda: los marcos sociales (sueldos, costumbres y comportamientos en el hogar, posiciones en jerarquía político-socio-cultural-científica).

Y… ¡Dios! no puedo continuar más. ¡Hoy no me sale ni ensayo, ni conferencia!

En realidad, Raquel, espero escribirte, así, en esta carta, todo aquello que tengo que contar. Como hoy (¿?). Me siento muy lejos del mundo real donde vivo ahora, me hace ilusión acordarme de este medio de comunicación tan obsoleto, caducado, pasado de tiempo. Hace muchos años ponía en cartas todo lo que quería, lo que pensaba, qué me dolía, qué sentía, para una misma destinataria, mi hermana. Muchas de las cartas dedicadas a ella las tengo yo. Al final, al firmarlas, siempre me daba cuenta que me había curado de mi rara enfermedad de vivir a contratiempo, atrás o tan adelante que parece que el presente no tiene adherencia. Ya no nos escribimos así. Mis cartas hacia ella han trabajado conmigo, han sido un tipo especial de ejercicio, no de confesión sin psicólogo o sin pastor, pero un tipo de espejo donde te mires sin pudor, sin horror, diciéndote a ti misma “sin ninguna mentira”, ¿qué ves?, sacando todo lo que de momento te parece malo y feo, para darte cuenta al final, que no eres nada de eso, que no importa como sea tu imagen, pero alguna vez, tienes que ponértela como un traje para desempeñar un papel más en la vida. Siempre, después de tal carta a otro u otra y en realidad a ti misma, te da vergüenza y piensas que no sirve mandarla. ¿Cómo vamos a ser tan sinceras, desnudarnos así?

Pero hoy me he propuesto este riesgo, siendo consciente que hago el gesto más penable. Si, no fuera, yo misma una de las mujeres de mi país. Salir desnuda por la calle sea un escándalo. Como quizá lo que escribo aquí. 0, tal vez, no es eso sino un artificio a través del cual estoy libre de cualquier límite o convenio literario y esto es lo que me gusta, me hace sentirme confortable en el camino de exploración en un tema que no estuvo nunca ante mis ojos. Hace poco he Visto una actuación performance donde un joven, no tan atractivo físicamente, se desnudaba frente al público con una expresión “es lo que soy” y “en este momento me atrevo hacer lo que nadie más puede”…

Y, si quieres, lo que me hace pensar en la carta para el tema o la ZONA (como en Tarkovsky) que me has propuesto, es la atracción irresistible para una escritura que coincide con la vida simultáneamente y orgánicamente. La tentación de poner sin ninguna mediación, la vida. Y siendo la mía, porque no conozco demasiado. bien a los demás. Pero aun así, no estoy convencida que pueda salir una escritura completamente autista.

(Un segundo coqueteo en mi mente: mis palabras pudieran ser para el lector sólo un cambio de escritura que no trata de poner a la vista fallos de gramática, sino revelar un desdoble del idioma que a través de los que no han nacido en ella muestra un posible cambio de pensamiento. Un juego que no me atrevo ~ proponerte de verdad.)

Para no extenderme, me he comparado a mí con la mujer de “La Zona” de Ia

película Stalker (del director Andrei Tarkovsky) que se refiere a un guía especial

para los buscadores de un cuarto, en el cual se cumplían los deseos, sólo que hasta llegar a ese lugar exteriormente apocalíptico, sin vida y en degradación deprimente, había que pasar por una terrible zona paralela de la mente y del sexto sentido que ya no es habitual, no lo reconocemos; y todavía, es maravilloso poder ser encontrada (y ver el deseo cumplido). Hay que VER aquello que no te gusta ni mirar, ni oír, ni andar. Esta zona funciona perfectamente como un misterio pero, detrás de lo más desagradable. La mujer de hoy es así, como esta zona, y yo soy mujer. La vuelta de tuerca la tengo en mi mano, como el stalker que acechaba el camino tirando hacia delante una tuerca. Donde llega la mujer y los hombres. Al final de todo, lo que se ha logrado en la película, se podría encontrar en lo que sólo ven los espectadores: una niña con poderes…

Mi piel es una mujer anónima que existe como máximo para dos personas en mi vida; y su perfil puede ser este: 44 años, 44 cuadernos de un auto-escrito, no hay más que eso. Una ilusión de una vida entera donde no ser poeta era lo importante sino escribirme a mí misma con el paso del tiempo. Y conmigo, aunque se ha escrito algo de poesía, es posible que mi vida y yo no puedan ser escritas con facilidad. No sé si esto me lleva aquel lugar desde donde existe mi parte, se forma como algo estable en el aire, en alguna forma de los árboles, en el ser ( sic!) que es mi hija, tan diferente de mí, en unas páginas de libros que “mueven y cambian consciencias” como estar soñando, que sabiendo y teniendo la herramienta, pero aplazando siempre el hecho de una falta total de presencia, de… “consciencia situacional” en la vida social. Porque he salido de mi país sin saber el camino, ni una palabra de español y tener la inocencia de dejarme llevar por los acontecimientos maravillosos anteriores, pero sin tener ninguna idea de lo que me esperaba.

He aquí una mujer que dejó su trabajo de bibliotecaria para encontrar una España en crisis, dejó su taller de poesía que creó para ir tras la búsqueda, no de los versos perfectos, sino de la autenticidad de la poesía en la vida, de cada uno, en la búsqueda del origen y del sentido de la poesía antes de escribir cualquier verso, visceral, abrupto, amorfino. Soy una mujer anónima y poeta, y esta vida, tanto en España como en Rumania, y supongo que en cualquier otro país, no es más que una jaula para mí, desde donde puedo cantar alguna vez pero no puedo salir. Aunque tal vez, no tengo la tapa encima. Sí que tengo un “burca”, una invisibilidad, y posiblemente, se me vean a veces los ojos, y posiblemente se preguntarán por mí, pero vivo en un mundo donde hay crisis, y sin embargo, es perpetua para mí. Mi trabajo diario no tiene nada que ver con la poesía, ni en la casa donde vivo reina la poesía. Nadie alrededor de mí, ningún día, no lleva ni en la cara, ni en la mochila, ni en el bolsillo, la poesía. Vivo en un aire que me hace sentirme fuera de lugar, teniendo clara la mirada de lo desierto en los gestos que empleamos automáticamente moviendo cosas, palabras, comportamientos. La poesía esta despierta pero es invisible, trabaja en todo y en todos, es vital, pero tan silenciosamente que no tiene evidencia frente a los corredores. Ni la respiración no tiene un esfuerzo especial, pero los Que “entran” en ella y la entienden, ya hacen más que respirar, están traspasando límites de conocimiento, entendimiento, consciencia, y esto es lo que da sentido máximo a la vida: siendo un grano de fotón de luz, hacer /participar en vivir el espacio infinito del TODO. Contigo vive el Todo. La poesía que viene desde este sentido no requiere asuntos sociales, y se olvida…

Como ves, Raquel, soy incapaz de desnudarme, he querido decir todo lo que me duele viviendo en España, todo lo que no tengo y que pesa más de lo que sí tengo, pero bajo mi máscara diaria de una mujer socialmente fracasada, tengo otra, bien pegada y no sé quién es más verdadera, ella o yo: la poesía/Zona. Me gustaría dejarla y cambiar de repente en una noche, me gustaría despertarme teniendo el placer de vivir amando la tele con sus reclamas, drogas perfectas, amar y atrapar el dinero y el éxito, amar los hombres que me abusan o que me sirven, amar la “mentalidad de oveja” que busca los placeres pequeños de la comida, descanso, pereza, y más que todo, la comodidad de la mente, seguir lo que sugiere la sociedad, el dejar que siga la ley injusta, la ley no escrita suficientemente bien para aprender las cosas, la “ley” de no crear más que el plano del fin de semana. Pero, ya no puedo. Ya es tarde. No sé hacer más que leer, escribir y crear, aunque casi nadie cuente conmigo así. Como casi nadie cuenta con la poesía. En los momentos buenos preparo el “desafío de la poesía” frente al mundo actual. Sin ser un sueño vacío, sino una trágica necesidad por cumplir. Quisiera desvelar a los demás, sin ninguna falsa retórica, ni ridícula doctrina, que sin la poesía, el mundo y sus dioses se derriten. Algún día, una parte de mi captará la fuerza de poner, por lo menos, en una sola persona, esta verdad. No he podido hablar sobre la mujer sin hablar sobre la poesía. No he podido hablar sobre la mujer sin hablar sobre mí. Siendo yo anónima, las tres nos parecemos ahora, más que nunca, en la condición restringida en el mundo actual. Y no por un sentimentalismo cursi la mujer se confunde con la poesía…

 

 

 

21 DE DICIEMBRE DE 2013 EN CANADÁ. Por Doña Alma Errante

 

Coyote 1

…la semana se termina con 27 centímetros de nieve…afuera hay mucho trabajo que hacer…subió la temperatura de 19 grados bajo cero a 7 grados bajo cero…los Ciervos han quedado atrapados en el bosque de coníferas porque esta nieve no corresponde a un mes de diciembre sino a un mes más tarde…este invierno viene muy recargado…aquí vivimos en función de los ‘desafíos’ exteriores…los Coyotes se acercan a la orilla del bosque, estamos a la orilla de los bosques…

Voy hasta el sendero, me ven venir y me miran desde lejos con desconfianza. En sus miradas oblicuas dicen o se lee lo que uno ya sospecha. Todos los senderos están borrados por la nieve; transitar es muy difícil y mucho más aún encontrar ‘la vianda’ es decir un animalejo que les sirva de comida y sustento…de modo que se arriesgan hasta los senderos ‘urbanos’…gruñen esquivos, dudosos, incómodos; el orgullo de la fiera reflejado en el fondo de la mirada.

Vuelvo sobre mis pasos, entro en la casa voy al ‘fridge’ y busco algo que pueda acomodarles. Regreso caminando al sendero del bosque y siguen allí, como congelados, en grupo, gruñéndose mutuamente. Me ven acercándome nuevamente. Alzan el hocico, gruñen dejando ver sus dientes amarillos y quebrados, las encías carcomidas. Viejos coyotes.

Retrocedo sin perderles de vista luego de haberles dejado un paquete de patas de pollo y un trozo de jamón, cosas que uno guarda en el fridge pensando comerlas la semana entrante…Todos se acercan cautelosos, al fin mordisquean y comen salvo uno que permanece a distancia observándome y para el cual los otros dejan aparte un pedazo ‘del botín”..retirándose a comer cada uno por su lado…este es el ‘boss’ de la manada. Me tiene los ojos clavados y aunque me es difícil explicarlo y difícil creerlo, durante unos instantes esos ojos de color almendra con tonos de miel se suavizan una fracción de segundo…

…luego cogió el jamón y se escondió entre los pinos…

Volví a entrar en la casa, en la estufa a leña puse otro tronco de arce; los gatos dormían frente al fuego, dos en un sillón abrazados y los otros dos desparramados en un enorme cojín en el suelo frente a la estufa de hierro casi al rojo vivo…
Se removieron, levemente inquietos por el aire frío que se desprendía de mi ropa.

Me senté en la mecedora, abrí mi libro y continué mi lectura de ‘Jane Eyre’, donde la había dejado…

 

descarga

POLOLESA. RELATO CORTO. Por Edurne Martínez Aiona

Reseña de Edurne Martínez Aiona

por Raquel Viejobueno

Escritora desde temprana edad, no sólo de narrativa, sino en revistas. Tiene publicados varios libros, puestos en escena, algunos de ellos. Es ganadora de varios Premios literarios.

 

Hablar de Edurne, es hablar de una búsqueda, de los intentos de surgir y volver a fundirse, aun sabiendo que lo vital de su vida era, y es escribir. Quizá sea una de las autoras más sensitiva de esta publicación referente a los registros de literatura infantil. Su composición que despliega mundos oníricos, donde la realidad y la imaginación se

funden, hace de la autora un significado único: su propia forma de encontrarse con la vida.

En esta ocasión no he tenido el placer de leer mucho sobre ella, de modo autobiográfico, ni sobre sus creaciones, pero sí lo suficiente para canalizar sus intuiciones y posicionarlas en un saber crear, bajo la premisa de la sensibilidad sutil, fina, concreta como un pequeño rayo de sol tímido entrando entre los visillos.

Su invisibilidad también, como en otros casos, ha sido escudo para crecer, porque la vida se queda pequeña sino se crece, y salir a flote su palabra, que parecía estancada en los vacíos de ella misma.

Existe una ternura intrínseca en sus palabras que nos despierta al cariño y al amor retenido, quizá moribundo de la experiencia y las vivencias, pero que resulta juvenil en su forma de plasmar las ideas y las relaciones entre ellas.

La libertad de ser, y de dejar ser, en ocasiones es excesivamente cara, y esta autora deja al descubierto todo el esfuerzo que tras su caminar ha ido recopilando, poco a poco, con esmero, con talento, con esa delicadeza extrema del que cree dañar a la palabra sino es tratada debidamente.

Es todo un placer tenerla en esta publicación, y disfrutar de su lectura, como verdaderos amantes de la literatura.

Edurne, podría ser aquella luciérnaga que revolotea entre nosotros, como la luciérnaga de su composición, que siempre permanecerá encendida.

rrth_2d___fireflies_inside_by_uncubitodehielo88

Edurne Martínez Aiona

 

Polelesa

Hace mucho, mucho tiempo, cuando en el mundo empezaban a formarse los primeros rayos de luz, nació una mariposa en la zona más oscura. Se llamaba Polelesa y era tan hermosa que un pequeño rayo de sol se enamoró de ella. La seguía a todas partes; la luz del pequeño rayo iluminaba las alas transparentes de Polelesa dibujando sobre ellas brillantes colores que la hacían el ser más maravilloso de la tierra.

La mariposa se acostumbró a que su tímido guardián luminoso fuese tras ella continuamente y, con el tiempo, Polelesa también se enamoró de él.

No podían estar separados el uno de la otra ni un segundo. Argikor, que así se llamaba el haz luminoso, y Polelesa llegaron a estar tan juntos que se convirtieron en un solo ser.

y así, surgió la primera luciérnaga.

 

NINGÚN RUÍDO, NI CANTO DE GALLO, NI LADRIDO (RELATO CORTO) Por Concha Nieto

 

 

Reseña de Concha Nieto

Por  Raquel Viejobueno

 

Poeta y escritora, colaboradora de revistas literarias, tertulias y conferencias.  Galardonada con varios premios literarios así como varias publicaciones.

¿Conocen ustedes la calma aquella que se apodera del momento? Quizá sea necesario despojarse, descubrir, o iniciar nuevos lugares, como el caso del remanso de la poesía de  Concha Nieto. NO se puede  hablar de poesía a de temática o de formas o ideas, ni siquiera de estilos a la hora de componer. Nieto es mucho más que eso, es una voz, simplemente que suena y llora en el gemido de ser pronunciada. Aquella que esconde los sentidos , el significado de la vida expuesta como frontera de la carne, colgada como signo de valentía, de no rendirse, de continuidad.

Concha Nieto es un todo que traspasa tiempos, es decir, voz intemporal donde las hubiera. Su humildad personal la hace componer a la orilla de un piano, con su lámpara de olor a jazmín, y reconoce las palabras del aire que suena, y las impregna de belleza, de nostalgia, de vida.

Una de las colaboraciones más maduras, sin duda, no en el tiempo, que es de todos, sino en sus instrumentos de partida, su oleaje que nos cubre y nos arrolla como una gigante ola desmesurada. Sus publicaciones  son poemarios que se acercan al alma, susurros lejanos que nos recuerdan quienes somos, como vagabundos que nos sentimos sin tocar la letra, y la vuelta a una valentía entre las manos de la poetisa, que vive, y sueña, como tal como tal con su polvo de estrellas pegado a la ventana, con el rabiar de los años, con el posicionamiento de no rendirse nunca ante la invisibilidad de los otros.

He leído bastante de Concha Nieto, en las noches sin luz, se me hicieron días, y en las que el reflejo era ciego me enseñó el camino de no detenerte nunca, no decir stop a una vereda que continuaba.

Es una voz que calma y arrulla, desde los temas sociales, hasta aquellos íntimos que se pegan a la piel y parecieran no querer  salir nunca. Es su voz un delirio de cordura  en la locura de los días triviales, de la cotidianidad de lo absurdo, en el simple paso del tiempo que lo deja a la deriva de una hoja de otoño cuando dice adiós a al árbol donde coqueteó con el viento. Así es Concha Nieto, ese detener para atrapar la vida y empaparte de ella.

Su voz, es sólo su voz.

tao_taoismo_lao_tse_1

Concha Nieto

Ningún ruido, ni canto de gallo, ni Ladrido

(“Ningún ruido, ni canto de gallo, ni ladrido ” este título respeta el principio fundamental del taoísmo)

Desde el momento en el que decidió subir al monasterio de Xuan Kong Si, suspendido entre el aire y la montaña, estas palabras constituían en cada instante su único alimento. Era el último día en la casa paterna. Lee se levantó antes del amanecer. Antes incluso de que el del arcón de madera. En silencio y acunada por el débil resplandor de un candil, inició la ceremonia, la última ceremonia antes de su despedida. Lee se sentó en la banqueta, con la espalda recta, con las sombras cubriendo aún su cuerpo. Delicadamente, ungió la cara y el cuello con aceite de lino, después difuminó con una brocha de bambú la pasta de arroz sobre el rostro hasta dejarlo como la nieve antes de tocar el suelo. Dibujó con carboncillo el borde de sus ojos y por último trituró unos pétalos de cártamo y mojó en ellos el dedo corazón hasta que sus labios se tiñeron de rojo. Con movimiento lento y cuidado, se levantó como un junco mecido por el viento. La eternidad la esperaba.

Tomó delicadamente la falda entre sus manos, la acarició con sus   pies diminutos y la subió sin prisa hasta la cintura. Colocó el kimono azul con ribetes morados sobre sus hombros y con destreza ajusto el Obi sobre su cuerpo. Con dedos ágiles peinó los cabellos y los fue recogiendo en la nuca, sujetándolos con dos grandes agujas de marfil. Por último, se calzó las sandalias lacadas en negro y miró su imagen en un trozo de vidrio. Se asomó a la ventana y vio a lo lejos un leve resplandor anaranjado. El gallo cantó. El último canto del gallo para sus oídos. La última música al pie de los nenúfares. Estremecida, volvió a sentarse. Tomo la pluma y la tinta, se acercó a la mesa y con lentitud de anciana comenzó a escribir.

 

Mi amado y querido Herbé:

 

Estas serán mis últimas letras. Las últimas letras que te escriba. Después, el brazo del silencio me tomará de las manos y mis oídos ya no oirán más ruido que el de mis pasos y el viento. Ante tu recuerdo, me despojaré de las ropas y cortaré mis cabellos y en el frío azul de la distancia. Entornaré mi vida y haré de mi palabra agua que entregaré al caudal del río. Porque sin ti, el Sol es una máscara negra, un diminuto punto en el cielo, una flor expulsada a las profundidades donde sólo Yan Luo habita. No, no creas que estoy triste o que mis ojos se mezclan con los de la lluvia. No lo estoy porque tu piel me acompaña y mi boca tantas veces refrescada por la tuya se libera en el infinito universo de mis sueños.

Aquella noche, aquella rojiza noche de enero, sobre las sábanas de seda, me entregaste tu alma y la mía quedó en la tuya. Fueron tus manos volutas de humo sobre mi pecho que hacían crecer el rumor de mis labios y la espuma del reposo se convertía en caudal de lava que azotaba mis muslos. Como la letra de una canción antigua, mi amor cantaba ante el temblor del cisne y tú cuello firme y seguro se hundía lentamente en mi noche.

Viajamos juntos por las caderas de la luna y escondidos tomamos el agua que dejaban las grullas en la hierba y subíamos a la vida y a la muerte. Y  fueron la vida y la muerte quienes te entregaron al destierro y los cerezos se apagaron y el pensamiento buscó la forma del sueño para derribar la frontera que ahora nos separa.  Estoy dispuesta, sí. Estoy dispuesta a entrar en la voz de la roca desnuda. Con tu nombre invisible arañando mi lengua. Ofreciendo la sed de mi sangre al olvido del mundo y en la sed… subiré los cien escalones que separan el cuerpo del alma y oculta en el blanco incienso de las nubes, recostaré mi cuerpo en el duro camastro que ha dejado tu ausencia.

Así, tiza en el aire, dichosa del pan que comí, me entregaré por ti sin ti, al canto desamparado de las estrellas y ningún ruido, ni canto de gallo ni ladrido perturbará este silencio al que ahora me acojo. Apartada la tarde, desmenuzada la noche, escribiré en la piedra tu nombre y el mío hasta que el universo salino nos vuelva oleaje.

Y ya no seré herida ni cigüeña en el paisaje ni mancha en el pecho ni amor incurable. Libres como el fuego o la ceniza al viento.

Por Concha Nieto

Sigue leyendo