Archivos de la categoría 2 – AMÉRICA

LA REVOLUCIÓN MEXICANA (1ª parte). Por Cristófol Miró Fernandez

La revolución mexicana

 

1

 

El porfiriato.

 

2

Año 1875. Lerdo de Tejada, sucesor de Benito Juárez, pierde el poder en México, tras una larguísima etapa de inestabilidad política, revueltas, golpes de estado diversos y una alternancia marcada con sangre de gobiernos liberales y conservadores al margen de una invasión francesa del país y las dictaduras de Santa Anna, un líder militar ambiguo que era lo bastante “flexible” como para apoyar a liberales y conservadores para conseguir dominar México hasta que una nueva revolución lo expulsaba del cargo nuevamente, a manos de otro militar que iniciaría su vida política, al igual que Santa Anna, llamándose liberal para conseguir el poder y acabar siendo un segundo Lucas Alamán, conservador, con justo lo que Alamán no tenía para mantenerse en el poder, un sable y un rango militar, propio de Santa Anna. En definitiva, el año 1875 llegó al poder en México, con el beneplácito y ayuda de los Estados Unidos, Porfirio Díaz (foto superior), en realidad un títere norteamericano junto con Panamá y Cuba, para dominar Hispanoamérica…

Ayudado por los Estados Unidos Porfirio Díaz, llamado el malquerido todavía hoy por los mexicanos, fue un títere útil para los Estados Unidos, y como fiel aliado sacó beneficios que al final fueron su perdición. Bajo su gobierno Ciudad de México volvió a recuperar la población que había tenido siglos antes cuando la ciudad era llamada Tenochtitlán, lo que implica que de 50.000 habitantes en la época final del siglo XVIII había llegado de nuevo a tener 200.000 habitantes, y si la ciudad crece de población, el país entero también crece de población: un avance que al final desembocó en la Revolución Mexicana de 1910…

Su alianza con los políticos conservadores, con la iglesia y los terratenientes implicó que las ideas de la Reforma Mexicana fueran abandonadas, y éstos, curiosamente siguiendo a Lerdo de Tejada, un reformista, quitaron la propiedad de sus tierras a los nativos mexicanos para crear latifundios. Esto desembocó en que a medida que la población crecía, el hambre y la miseria de estas gentes también aumentaba junto con la población. Lo que se llamó “hambre de tierras” no sólo incluía las tierras tradicionales donde siempre habían vivido y su apego a ellas, sino que también aumentaba su demanda de poseer tierras que antes habían sido suyas como propiedad suya y que los librarán no sólo de ser míseros braceros al estilo siervos de la gleba medievales europeos, sino también de la humillación de haberlas perdido a manos de la élite política porfiriana.

Al mismo tiempo México deseaba librarse de la herencia española, y Porfirio clamaba por el nacionalismo mexicano, al mismo tiempo que era siervo de una fuerza extranjera y colonialista como habían sido los españoles y que ahora eran los Estados Unidos. Porfirio optó por la modernización de México copiando a Europa, o dicho de otra manera, importando un modelo de vida europeo “moderno” al modo de lo que ahora se llama globalización cultural. Pero como en los Estados Unidos su programa se basaba en la modernización económica basándose en un conservadurismo social…en otras palabras, un México del siglo XIX con mentalidad arcaizante mientras con el desarrollo económico surgían nuevas clases sociales que ansiaban una modernización social que el porfiriato se negaba a conceder. Con tales problemas internos implícitos en el mismo sistema social el porfiriato no fue víctima de la Revolución Mexicana, sufrió una implosión interna del mismo que lo destruyó desde dentro del propio edificio.

En lo que respecta al propio Porfirio Díaz su idea de relevarse en el poder duró hasta el año 1880. A partir de entonces la célebre consigna “sufragio electivo: no reelección” perdió todo sentido y Díaz optó por reelegirse en el poder a sí mismo hasta que el año 1911 tuvo que abandonarlo. Optó por reelegirse en el poder…o fue obligado por las circunstancias a hacerlo. Sabiendo los antecedentes históricos de México, él había sido producto de ellos, no debía fiarse demasiado de que su sucesor pudiera mantener las riendas del poder en México sin desembocar pronto en otra nueva crisis política que tardaría decenios en resolverse, y conociendo a sus propios colaboradores no debía tener duda que acabaría de nuevo por repetirse el ciclo vicioso de crisis política que México vivió entre los años 1821 y 1875. El año 1904 había optado por retirarse del poder, pero había dos candidatos al mismo, José Yves Limantour, ministro de Hacienda desde el año 1893, y que contaba “sólo” con 57 años de edad, y el general Bernardo Reyes, secretario de Guerra. El problema era que sus relaciones eran calcadas a las que en el pasado habían tenido Lucas Alamán y Santa Anna…y ahí radicaba el problema. Como en la época de Alamán, Limantour era una diva que no podía soportar el poder de Reyes, y Reyes no hubiera tenido problemas para actuar como hizo Santa Anna, es decir, derribar el gobierno civil conservador para establecer una dictadura militar, o como el mismo Porfirio Díaz había hecho con Lerdo de Tejada…en definitiva, el viejo ciclo de inestabilidad crítica mexicana que México había padecido en el pasado volvería a repetirse ahora. A raíz de estas evidencias Porfirio Díaz no tuvo más remedio que volver a gobernar para evitar que el gobierno mexicano se paralizara, sin éxito.

¿Cómo era el México de Porfirio Díaz? Un país recién salido de una crisis política, social y económica crónica, arruinado y con las heridas abiertas todavía por decenios de muertes entre sus propios habitantes. Un país de 15 millones de habitantes el año 1910 con una enorme hambre de tierras por parte del campesinado bracero del norte y el sur del país, con una clase social alta acostumbrada a reprimir cualquier signo de contrariedad a sus designios, lo que aun inflamaba más los ánimos de venganza de estas gentes míseras y humilladas por los poderosos, con una industria en crecimiento, con gran ayuda del capital norteamericano, que hizo aparecer una población obrera que deseaba representación política y que el gobierno, empecinado en vivir en un anacrónico siglo XIX le negaba, con unos bajos salarios, lo que implicaba que la sociedad se dividía en gentes muy ricas y gentes muy pobres, y con un conflictos con poblaciones nativas, como los comanches y los yaqui, con los que estaban luchando el año que estalló la revolución…

Pero además era un gobierno senil, compuesto por ancianos…¡el más joven tenía 57 años de edad y era Limantour!… incapaz de concebir un nuevo modo de gobernar y una mayor modernización social, mientras la sociedad en pleno demandaba modernización, lo que contribuyó a que el régimen se colapsara, impresionara desde su interior víctima de sí mismo, y liberara todas las fuerzas que se habían originado en su interior de forma descontrolada y lanzando a México a una crisis peor que la que había vivido en el convulso siglo XIX…una crisis donde se mezclaba la oposición al intervencionismo extranjero, una demanda de modernización social y política de mejoras de vida de gran parte de la población empobrecida y un gobierno senil y decadente incapaz de hacer frente a este proceso.

DE SAINT DOMINGUE A HAITÍ (3 de 3). Por Cristófol Miró Fernández

Toussaint Louverture se hace con el poder e inicia la contrarrevolución haitiana.

 

Se puede decir que una vez en el poder Toussaint fue un gran alumno de Napoleón Bonaparte, y como él hizo el año 1799, instaurando un gobierno dictatorial en Francia destruyendo una dictadura fallida llamada Convención, Toussaint eliminó la revolución haitiana para llevar a cabo una contrarrevolución el año 1800, acaparando poder como hizo Napoleón, y cambiando una dictadura de blancos y mulatos por una dictadura llevada a cabo por un ex-esclavo africano con tez oscura. En definitiva, Toussaint fue un Napoleón en miniatura, que sustituyó la confrontación por la colaboración económica con las nuevas repúblicas americanas y devolvió a sus hombres al trabajo de las plantaciones, devueltas a sus antiguos dueños, aunque con ciertos matices.

Los trabajadores pasaban a ser asalariados, no esclavos como antes. De la producción un 50% iba a Hacienda, y el otro restante 50% se dividía entre trabajadores y propietario a partes iguales, en definitiva, en un 25% que en el caso de los trabajadores resultaba ser una división de beneficios bastante negativa y sí muy positiva para los propietarios. Toussaint había decidido aliarse de un modo soslayado con los mulatos sin traicionar del todo a sus apoyos africanos en la isla. De hecho inició una contrarrevolución devolviendo el poder a quien lo tenía antes para restituir la prosperidad perdida a Saint Domingue, fruto de años de guerra devastadora. El general de división demostraba también ser un astuto político que buscaba el apoyo de blancos y mulatos, los conocedores de como gobernar la colonia, sin arruinar sus apoyos de los antiguos esclavos ahora asalariados.

Tomando como ejemplo de nuevo a Napoleón, sancionó un código que regulaba este modo de trabajo antiguo pero renovado en la colonia.

 

Napoleón no comulga con su discípulo

 


 

El Napoleón auténtico, el europeo, decidió que su alumno caribeño no debía estar en el poder, así pues había que derribarlo. Saint Domingue debía volver a ser lo que fue, una tierra de plantadores y esclavos, no de plantadores y asalariados. Si además esta colonia debía ser una avanzadilla para que Napoleón reconstruyera su imperio americano el riesgo para Toussiant era doble, así que decidió avanzarse a los acontecimientos y conquistó Santo Domingo el 26 de enero del 1801, para fortalecer su posición en el poder. Unificadas ambas colonias, volvió a Saint Domingue para preparar la defensa ante lo que sabía que le venía encima de un modo seguro…tras intentar pactar con Napoleón al mostrarle sus éxitos militares y comprobar como lo único que contemplaba Napoleón era su caída del poder.

Tras serle devuelta la Luisiana por España el año 1802, Napoleón preparó una flota de 80 naves y 58.000 soldados para expulsar del poder a Toussaint y devolver las cosas a su antiguo orden demolido por éste. Leclerc (imagen superior), el propio cuñado de Napoleón, fue puesto al frente de la flota y Santo Domingo cayó casi de modo inmediato en manos de Napoleón Bonaparte, sin que nadie pudiera evitarlo. Toussaint fue traicionado por algunos de sus propios hombres y entregado a Napoleón, que lo envió junto a su familia a prisión, donde falleció de frío al año siguiente.

 

Napoleón tuvo dos manchas en su ropaje.

 


 

Los hombres de Toussaint quedaron desalentados, pero no derrotados. A falta de sobrino, tuvieron tío, y el mando de los rebeldes a Napoleón cayó en manos de su tío, Jean-Jacques Dessalines (imagen superior) y del general Henri Christophe, que viendo que llegar a un trato con Francia era imposible optaron por derrotarla militarmente. Quemando cosechas produjeron hambrunas entre el ejército galo que además se vio aquejado de fiebre amarilla, y ello unido a la resistencia activa de los africanos rebeldes condujeron a la derrota imperial y la muerte de Leclerc durante la guerra, junto con 50.000 muertes y 7.000 prisioneros…una campaña de Rusia entre palmeras y plantaciones de azúcar y café. Saint Domingue se liberó de que quedaba de las tropas invasoras napoleónicas en el año 1803 y el año 1804 Dessalines se declaró libre de Francia, algo que Toussaint no había hecho antes, pero este hombre también imitó a Napoleón, como hizo su sobrino, pues se proclamó emperador de Haití al modo de Napoleón en Francia, aunque sólo duró hasta el año 1806, pues fue fusilado por su alto mando militar, fruto de la propia inestabilidad crónica del Imperio haitiano.

 

La ineficaz república de Haití, desde el año 1806 hasta la actualidad…

 


 

 

Haití se dividió en dos partes, tras esta ejecución, en dos estados, el del norte, con capital en Cap Haitien, gobernado por Henri Christophe, coronado como emperador Henri I hasta el año 1820, cuando una rebelión se hizo seguir los pasos del depuesto Dessalines, aunque esta vez en vez de ejecución fue suicidio, aunque el resultado acabó siendo el mismo, y el sur gobernado por Alexandre Petion, un mulato educado en Francia, que hizo florecer las libertades en la “República de Haití”, era un adalid en sentido amplio de las ideas de las revolucionarias Sociedades de los Amigos de los Negros, aunque como administrador era un auténtico desastre y precipitó a su zona de gobierno en un pozo sin fondo de ineptitudes gubernamentales, donde gobernó hasta el año 1818. Vemos aquí un Haití dividido en un Imperio autoritario en el norte y una república liberal en el sur, ambas un completo fracaso…

Como sucesor de Petion en el sur, Jean-Pierre Boyer unificó la isla tras el suicidio de Henri I el año 1820…Haití volvía a tener una sola capital en Cap Haitien, antigua Cap François, y habían habido unos pequeños cambios con respecto al mundo anterior a la revuelta esclava y la guerra entre blancos y mulatos del año 1790. Los blancos habían perdido el dominio de la isla, con lo que al fin podemos pensar que tras treinta años de sufrimientos y muertes algo se había conseguido, aparte de al final estabilizar Haití y liberarla de injerencias turbadoras externas de las potencias extranjeras, pero tampoco hay que exagerar los cambios. Los mulatos consiguieron el dominio de Haití, político y económico, cosa que ya Toussaint había iniciado pactando con los mulatos el año 1800 y marginando la revolución de esclavos, reconvertidos en asalariados, que amenazaba con destruir la economía plantadora de Saint Domingue, y que habían sido sus apoyos para alcanzar el poder como emperador su tío Dessalines el año 1804 y después Henri I hasta su suicidio el año 1820. Mulatos fueron quienes reunificaron Haití el año 1820, y mulatos serían quienes reemplazarían a los blancos en su dominio…y no resulta esto tan extraño si observamos que en la guerra entre España y sus colonias americanas, contemporánea a estos hechos, los mestizos de población nativa y conquistadores españoles, los criollos, fueron quienes acabaron dominando sus antiguas colonias ahora repúblicas independientes, al desbancar a los antiguos dominadores blancos de la metrópolis española. Y en todos estos casos, como en Haití, los más perjudicados fueron de nuevo la fuerza principal que hizo posible estos éxitos de mestizos de ambos lugares, en el caso español los nativos amerindios y en el caso haitiano los africanos que lucharon por mejorar su suerte en el ambiente opresivo de las plantaciones de esclavos. Y la república de Haití volvía a dividirse así entre dominadores que acaparaban todo el poder y gran parte de la riqueza (mulatos) y quien no tenía poder ni riqueza (africanos), aunque curiosamente las Sociedades de Amigos de los Negros tenían por objetivo mejorar su vida…el idealismo y la igualdad barrido por la fría política objetiva.

Y así sigue Haití, tras siglos de historia, siendo un foco de desigualdades económicas y sociales…

 

Autor: Cristóbal Miró Fernández

 

Fechado: miércoles, siete de agosto del año dos mil trece.

DE SAINT DOMINGUE A HAITÍ (2 de 3). Por Cristófol Miró Fernández

 

No hay que decir que esto era intolerable para los mulatos, todavía más si eran terratenientes…con lo que en Francia se crearon las Sociedades de los Amigos de los Negros (lo que implicaba que hasta en la metrópoli que los apoyaba eran considerados inferiores a los blancos), que a pesar de su nombre racista representó un intento serio de liberar a los mulatos de aquel intolerable apartheid que era Saint Domingue para aquel colectivo de 28.000 personas humilladas por sus vecinos blancos. Era la época de la Revolución Francesa, y era la época de la ebullición de ideas de igualdad, que no sólo alcanzaban a mulatos, sino también a esclavos africanos…y los radicales se sumaron con todo entusiasmo a la defensa de los mulatos y los esclavos, aunque ello derivara en la destrucción de las plantaciones, el modo de ganarse la vida de los mulatos.

En el año 1790 en Saint Domingue tampoco se quedaron de brazos cruzados los blancos y endurecieron su política de apartheid frente a los mulatos, ello unido a sus deseos manifiestos de ser autónomos del control de la metrópolis, ahora doblemente corregidos y aumentados. De hecho, Saint Domingue empezó a comportarse como las Trece Colonias a partir del año 1774, creando una Asamblea Colonial y enviando delegados a la Asamblea Nacional metropolitana…cada colectivo usaba la palabra libertad para sus fines, lo unos injustos y los otros justo, los blancos para marginar los mulatos, los mulatos para defenderse en lo que en justicia era un apartheid intolerable llevado a cabo por los blancos, e incluso esta idea de libertad amparaba a los esclavos, explotados por ambos grupos en conflicto…

El 1790 viendo que los mulatos cada día eran tratados con mayor crueldad por los blancos las Sociedades de Amigos de los Negros determinaron la acción directa, pues hablando no se solucionaba nada en absoluto. Para tal fin se envió a Vicente Ogé, a un hermano suyo y a Jean-Baptiste Chavannes para encabezar un levantamiento revolucionario mulato en la isla, que no fue posible. Detenidos prontamente, fueron ejecutados y la rebelión aplastada…pero las semillas de la revuelta mulata ya había sido plantadas en la isla.

Los mulatos hablaron pronto de defenderse contra los blancos, aunque fuera necesario con el uso de la violencia, pero en el fondo a su manera eran como los blancos que los marginaban de un modo tan terrible, pues eran racistas con respecto a quienes ellos a su vez dominaban, a los africanos esclavos. Los blancos marginaban a los mulatos, y los mulatos y los blancos, marginaban a los africanos. Saint Domingue era una sociedad dividida en grupos que se marginaban mutuamente, y eso liberó el infierno en Saint Domingue poco después, pues los africanos esclavos también estaban protegidos por las Sociedades de Amigos de los Negros.

Mientras Saint Domingue vivía en una guerra civil donde las víctimas entre blancos y mulatos crecían cada día haciendo del todo inviable la convivencia entre ambas comunidades, los mulatos culpaban a las autoridades francesas metropolitanas de su situación vital insoportable. La guerra civil desembocó en una sociedad donde las masacres se veían como algo normal y la convivencia pacífica entre blancos, mulatos y africanos esclavos como algo imposible. Los blancos y mulatos se mataban entre ellos, pero nadie se ocupaba del futuro de los esclavos de ambos grupos. Esclavos que optaron por llevar a cabo ellos también una acción directa para hacer valer su derechos, y teniendo en cuenta que eran el 90% de la población de la isla, se puede pensar que esta revolución esclava era algo a tener muy en cuenta por ambos grupos en conflicto despiadado entre ellos.

 

Y la revolución esclava estalló con toda su furia en un mundo ya de por sí en llamas…

 

  

Toussaint Louverture

 

Los esclavos se habían levantado en armas, y tanto mulatos como blancos sabían que su levantamiento ponía en riesgo el modo de vida de unos y otros, en tanto cuanto que no iban más diplomacia contra ambos grupos que la de la sangre y los muertos, justo como hacían blancos y mulatos en aquellos momentos, con lo que decidieron hacer las paces, algo imposible tras la sangre derramada durante su conflicto interracial, y luchar juntos contra sus esclavos africanos. El año 1791 llegó de Francia una Comisión Civil con el objetivo de eliminar la idea de libertad revolucionaria para los esclavos alzados, lo que implicaba que las Sociedades de los Amigos de los Negros se volvían en contra de los propios que querían ayudar y ayudaban a unos mulatos que renegaban de su condición de medio africanos para querer equipararse a los blancos. La misma revolución anulaba la idea de libertad para el colectivo de esclavos africanos y las mismas Sociedades de los Amigos de los Negros los apuñalaban por la espalda…

La rebelión fue brutal, y su represión tan brutal como la propia rebelión. La columna esclava que iba a conquistar Cap François había cometido la atrocidad de empalar en una lanza a un niño blanco como estandarte mientras la respuesta de los blancos fue aniquilar dicha columna esclava hasta el último de sus miembros.

En marzo del 1792 los mulatos consiguieron que fueran equiparados sus derechos a los de sus vecinos blancos. Una victoria muy codiciada para los mulatos tan maltratados en el pasado, pero que al mismo tiempo rompió la alianza con los blancos de nuevo e hizo resurgir de nuevo la guerra entre blancos y mulatos, pues víctimas unidas a resentimiento crean una convivencia imposible. En septiembre de 1792 los jacobinos enviaron una segunda Comisión Civil para clamar las aguas…y para dominar Saint Domingue, pues iban además 6.000 soldados con dichos comisionados. Los jacobinos, conviene recordarlo, eran propensos a una centralización de Francia en su capital, París, y estaban en contra de los autonomismos típicos del Antiguo Régimen que la revolución había derribado, con lo que el sueño de un Saint Domingue autónomo era algo insufrible para los jacobinos, pues representaba el régimen que había caído el año 1789.

 

Saint Domingue se convierte en pieza de juego de las grandes potencias.

 


Saint Domingue se convirtió en una pieza más en la lucha que se vivía en Europa contra la Revolución Francesa, cosa que hizo que los propios protagonistas de estos dramáticos hechos optaran por dar las riendas de sus propias tierras a Inglaterra los grandes blancos, a Francia los mulatos y a España, interesada en dominar Saint Domingue y crear una isla de Santo Domingo plenamente española, los esclavos africanos. Los ingleses estaban interesados en dominar a Saint Domingue, su competidora comercial en las Sugar Islands, para volver a introducirse económicamente en sus antiguas Trece Colonias, Francia en impedir que Inglaterra consiguiera esto, y España en dominar toda la isla y las plantaciones que ayudarían a que la mísera Santo Domingo ampliara su poder económico con los productos de estas plantaciones. Si a ello unimos la guerra del 1792 contra Francia que Godoy llevaba a cabo en Europa y los intentos de Inglaterra de vencer a la Francia revolucionaria en Europa también veremos que gran importancia tenía Saint Domingue para estas tres potencias.

Por la parte de los protagonistas caribeños de esta guerra civil intestina, cabe tener en cuenta que los blancos deseaban el apoyo inglés para volver a quitar todos los derechos a los mulatos de nuevo, los mulatos apoyaban a Francia porque les había devuelto los perdidos y los esclavos apoyaban a España porque ni Francia ni Inglaterra los ayudaba a ellos…

Ingleses y españoles consiguieron éxitos notables, hasta el punto que el comisionado jacobino, Leger-Felicité Sonthonax (retrato superior) optó por pedir la ayuda de los esclavos que antes desestimaba para salvar la isla para Francia. Les dijo que eliminaría la esclavitud, el 29 de abril del 1793, con lo que arruinaba la economía isleña, algo contrario a los intereses de los mulatos pero acorde con las ideas de las Sociedades de los Amigos de los Negros. No consiguió atraer a todos los esclavos, que sabían que estaba, teóricamente, del lado de los mulatos, pero sí a un ex-esclavo especial, a Toussaint Louverture, un muy inteligente veterinario de 50 años, reconvertido en médico militar, de una plantación norteña que era un auténtico genio militar. Se unió a los franceses con 4.000 hombres, y cambió el rumbo de la historia de Saint Domingue, mientras los mulatos, a su vez, como habían hecho los esclavos a raíz del anuncio de Leger-Felicité Sonthonax, se dividieron entre los que seguían fieles a Francia y los que se pasaron, al verse traicionados por Francia, al lado de los ingleses. Ante la falta de apoyo de los esclavos los españoles abandonaron las conquistas norteñas de Saint Domingue y los franceses, junto con Toussaint se centraron en la lucha contra los ingleses. España, derrotada el año 1795 en Europa, firmó la Paz de Basilea, y recuperaron territorios perdidos en la guerra a cambio de otorgar el dominio francés a la parte oriental de la isla.

 

 Guerra contra Inglaterra.

 


 

Blancos y mulatos unidos a Inglaterra para luchar contra los esclavos que se unieron a Francia, en líneas generales, aunque sabemos por lo dicho antes que estas líneas generales son demasiado básicas, pues hubo mulatos pobres que siguieron unidos a Francia y esclavos que rehusaron unirse a los franceses que habían ayudado a los mulatos a domeñar a los esclavos alzados…

La cuestión es Toussaint y sus 4.000 hombres se unieron a Francia y los plantadores mulatos, lo que realmente tenían la sartén por el mango en la economía isleña, se unieron a los blancos en su ayuda a Inglaterra para vencer a Toussaint Louverture. La guerra con Inglaterra duró cinco años, y causó una derrota terrible entre las tropas inglesas, cola terrible cifra de 25.000 muertos…Inglaterra se enfrentó con un ex-esclavo con el talento militar de un Napoleón europeo al mando de un ejército sediento de venganza y libertad, una combinación indestructible. Y con la guerra surgió la figura de un Toussaint en ascenso de poder continuo. Un médico militar convertido en Señor de la guerra ascendió a general de brigada el año 1796 y a general de división al año siguiente, sin duda alguna una carrera meteórica, tan meteórica como la propia carrera militar de Napoleón. El caso es que Maitland, el general inglés, pactó con Toussaint la retirada de la isla, no con nadie más, y ese hecho lo encumbró al poder supremo de la colonia de Saint Domingue sin duda alguna. Toussaint rehusó la independencia de Francia y la protección de Inglaterra ofrecida por Maitland, aún seguía siendo fiel a directorio, a la Revolución Francesa, y en ningún caso podría haber aceptado la protección inglesa, sus propios hombres lo hubieran matado al aceptar la protección de quien protegió a los plantadores blancos y mulatos…además de desconfiar de Inglaterra.

Derrotada Inglaterra y con Toussaint en el poder, los mulatos se negaron a aceptar ser gobernados por un ex-esclavo e iniciaron una guerra contra sus esclavos africanos, ahora erigidos en sus dueños. Conviene pensar que hubiera pasado si Toussaint hubiera aceptado la protección de Inglaterra como Maitland le propuso, y si entonces los ingleses, aprovechando que Toussaint y ano gozaba de la protección y sí de la animadversión de Francia, no lo hubieran derribado ellos del poder ayudando a los mulatos plantadores y ejecutado después. Eso si Francia no lo hubiera hecho antes lo mismo por haberse declarado independiente de la metrópolis…viendo estos factores podemos comprender la astucia de Toussaint Louverture tras la guerra con los ingleses.

El año 1799 André Rigaud (arriba) y los mulatos iniciaron una guerra contra los esclavos africanos, pero con ayuda francesa y sin ayuda inglesa la victoria de Toussaint fue confirmada un año y medio después, abandonando Rigaud la isla para salvar el cuello.

DE SAINT DOMINGUE A HAITÍ (1 de 3). Por Cristófol Miró Fernández

 

Los inicios de Saint Domingue.

 

 

 

 

Isla de la Tortuga, año 1630. Juan de Oquendo lanza un ataque contra los Hermanos de la Costa, los bucaneros caribeños que tenían su base en esta isla. El ataque, exitoso, provocó un suceso inesperado, que los bucaneros se escamparan por todo el Caribe. Los franceses eligieron, entre otros lugares, la parte occidental de La Española, lo que sería después Santo Domingo, una zona deshabitada donde, calmadamente, fueron creando lo que sería la gran sacarocracia, mantenida por esclavos, del siglo XVIII, Saint Domingue. No cabe decir que se estableció una buena relación entre la parte española y francesa de la isla antillana. Santo Domingo se caracterizaba por la importancia de su industria ganadera, lo que surtía de carne a los franceses para su cada vez más elevada población, tanto blanca como mulata y africana (esclava), mientras el azúcar, el café, el índigo y el algodón conseguía que Santo Domingo fuera un punto comercial importante de las Antillas.

 

Saint Domingue, la alternativa inglesa a las Trece Colonias.

 



El tratado de París del 1783 (arriba sólo aparecen los firmantes norteamericanos, los ingleses se negaron a posar para el cuadro, por eso falta la mitad) después de la guerra de 1776-1783 entre las Trece Colonias y la metrópolis inglesa) hizo que los norteamericanos libres vieran a Saint Domingue como un suministrador de azúcar a las nuevas repúblicas, pues sabían que el comercio con las Sugar Islands inglesas sería complicado, pues eran de la metrópolis que ellos habían combatido. Esto implicaba que Jamaica y Barbados ya no eran las colonias preferidas de los norteamericanos para aprovisionarse de azúcar y eso favoreció a Saint Domingue, pues tuvo un gran número de nueva clientela que compraba la producción de azúcar, amén de café y otros productos producidos en la isla, producida por su mano de obra esclava propiedad de los Grandes Blancos, quienes aumentaron en número de ingenios y, por lo tanto, de esclavos importados para estos nuevos ingenios, pero al mismo tiempo también aumentaban el número de esclavos dispuestos a rebelarse en el futuro contra sus dueños mulatos y blancos, como ven una de cal y otra de arena.El número de esclavos creció de un modo atronador: de 172.000 esclavos el año 1754, pasó a 240.000 el año 1777, y de ahí a 450.000 esclavos el año 1789, según datos del profesor Moya Pons, con lo que el número de esclavos propensos a rebelarse contra sus esclavistas dueños llegó a ser el año 1789 del 90% de la población total de Saint Domingue. 

Consecuencias del éxito comercial de Saint Domingue

 

 

El éxito comercial de Saint Domingue trajo al final la ruina a su propia gloria y fortuna. El aumento de demanda comercial implicaba que los Grandes Blancos de la isla tenían que invertir cada vez más en ingenios para sus plantaciones mientras la competencia comercial por una mayor parte del pastel implicó que cada vez tenían que comprar más y más esclavos para producir más bienes exportables a las nuevas repúblicas norteamericanas, y eso redundó en beneficios crecientes para la metrópolis y problemas crecientes para ellos. El comercio de esclavos fue monopolizado por comerciantes de Burdeos, Nantes y Marsella, mientras los productos de Saint Domingue eran importados por monopolios comerciales sitos en la metrópolis, en los puertos comerciales más importantes. Saint Domingue pasó a depender enteramente de la metrópolis para su prosperidad, lo que ofendía a los Grandes Blancos isleños, y teniendo en cuenta que hacía bien poco habían visto el ejemplo secesionista, culminado con éxito, de las Trece Colonias inglesas que ahora eran sus clientes comerciales sólo podía llevar a una idea cada vez más desarrollada sobre su futuro como estado independiente libre de la metrópolis opresora…

 

Y llegó la Revolución Francesa…

 

Leger-Felicité Sonthonax, alto comisionado francés jacobino en Saint Domingue, año 1792

 

El año 1789 estalló la Revolución en Francia, y Saint Domingue se ilusionó con la idea de que si la libertad era un valor importante para los revolucionarios de la metrópolis, entonces ellos podrían ser libres, también. El Club Massiac de París era el centro neurálgico de los Grandes Blancos y sus reivindicaciones territoriales y su deseo de autonomía política.

En Saint Domingue había una escala social dividida en blancos, mulatos y esclavos africanos, y esto determinará los aconteceres traumáticos de su futuro inmediato. A los Grandes Blancos hay que sumarles 40.000 pequeños blancos, que no gozaban de la fortuna de los grandes terratenientes y englobaban de los burócratas y comerciantes hasta los soldados. Estos no soportaban a los 28.000 mulatos libres de la isla, pues eran mestizos de blancos y africanos, lo que los convertía en semiesclavos africanos y en la mentalidad racista de la época los hacía inferiores a los blancos, pero que eran tan ricos como los Grandes Blancos, pues estos al no vivir con su familia en la isla, los convertía automáticamente en herederos de las plantaciones de sus padres de piel blanca, lo que los convertía en doblemente odiosos para los pequeños blancos, menos adinerados que ellos, con lo que  a partir del año 1758 se les intentó marginar lo más posible en la sociedad. En 1758 se les prohibió llevar armas, lo que los convirtió en víctimas indefensas de cualquier ataque contra ellos. A esta ofensa la siguió el año 1771 cola prohibición de servir en el ejército, en los tribunales, o ejercer de médicos, lo que los colocaba bajo el dominio absoluto de los blancos de Saint Domingue. El año 1779 su vestimenta tenía que demostrar que eran mulatos, para ser todavía más inferiores en escala social que los blancos, mientras en el año 1781 se les prohibió incluso usar el título de monsieur y madamme, a lo que siguió una ley todavía más humillante, y que consistió en prohibir los matrimonios mixtos. De hecho, Saint Domingue se convirtió en una tierra con rasgos propios del apartheid sudafricano posterior al año 1945.

 

INGLESES Y FRANCESES EN LA AMÉRICA DEL SIGLO XVI ( 2ª Parte). Por Cristófol Miro Fernández

 

 

 

Jacques Cartier.

 

 

Jacques Cartier, arriba en un encuentro con un caudillo nativo americano, entre 1534 y 1541, intentó hallar el paso transoceánico sin más éxito que Giovanni de Verrazzano, pero tampoco fue en balde su aventura. En sus tres viajes descubrió el Canadá, tierras francesas plenas, pues Gaboto no había llegado hasta ellas, y el Golfo de San Lorenzo, donde llegó hasta Quebec y Mont Real, fundando la colonia de Cap Rouge. Pero los nativos no eran especialmente hospitalarios y los franceses, presas del hambre y el frío, amén de los ataques de los nativos, tuvieron que volver a Francia. Por lo general, la costa norteamericana estaba poblada por tribus no excesivamente complacidas con la llegada de extranjeros que construían colonias en las tierras de sus antepasados, amén de muy territorialistas, con lo que la llegada a “tierras vírgenes“ de europeos que se apropiaban de lugares que no eran suyos como propios por naturaleza desencadenaban guerras que las radicales matanzas de población nativa perpetradas por europeos para calmarlas provocando terror a sus habitantes, sólo empeoraban hasta expulsar a los europeos tiempo después.

 

Laissez fere, laissez passeur

 

 

Las guerras de religión en Francia sumieron al país en un caos que hizo que se olvidaran por un tiempo de América, como Inglaterra hacía entonces. Se olvidaron los viajes de descubrimiento y la colonización, pero no el comercio. Los mercaderes de pieles y pescadores seguían frecuentando el Canadá y Terranova en esta época.

En el año 1556, Gaspar de Coligny (imagen superior), almirante, envió a su lugarteniente Nicolas Durandt de Villegangon a Brasil, donde fundó la colonia de France Anctartique, colonia hugonote en la bahía de Guanabara, aunque los portugueses a los once años de estar allí los expulsaron. Los intentos galos de establecerse en Brasil fueron infructuosos, como en Florida. A inicios del siglo XVII, Daniel de la Touche intentó crear la Francia Equinoccial, otro fracaso. Estas colonias no eran para atraer población a colonizar las nuevas tierras: su idea era hostigar a sus rivales europeos españoles y tener bases desde donde atacarlos en sus posesiones americanas. A ese objetivo respondían las colonias de Santa Elena y Pensacola.

 

Inglaterra recupera aliento.

 


 

Isabel I de Inglaterra (imagen superior), reina de Inglaterra entre el año 1558 y 1603, reinó sobre un reino que pasadas anteriores situaciones comprometidas y críticas, levantó la cabeza de un modo notable al mismo tiempo que Francia caía en una serie de crisis políticas y religiosas que hacían que la agachara. Recordemos como las tierras descubiertas por John Cabot entre1497 y 1498 eran consideradas por Inglaterra como propias, pero Francia, aprovechando la debilidad inglesa, había hecho intentos frustrados de colonizarlas. Ahora Inglaterra recuperaba aliento y exigía que “sus” tierras norteamericanas fueran campo de colonización inglesa.

Inglaterra recorrió el mismo camino de Francia a la hora de llevar esta labor a cabo. Sus piratas atacaban posesiones españolas al mismo tiempo que colonizaban y descubrían tierras en Norteamérica, del mismo modo que hicieron los piratas franceses desde el año 1521. Figuras como Drake, que realizó la vuelta al mundo entre el año 1577 y el año 1580, mientras saqueaba Chile y Perú y espoleaba a Felipe II para crear sus poderosos morros, o fortificaciones costeras que defendían ciudades como Santiago de Cuba o Portobello, a partir del año 1580, o Cavendish, que capturó el año 1587 el Galeón de Manila, consiguiendo el mapa de circunnavegación del mundo de la nao Victoria y sus 19 heroicos supervivientes, mientras tampoco olvidemos a John Hawkins y su actividad contrabandista hasta el año 1568…piratas, contrabandistas, corsarios en fin, bendecidos en fin por la reina para destruir lo más posible al poderío naval de la España Austria de la segunda mitad del siglo XVI hasta el año 1604, con la paz firmada entre ambas potencias.

En 1570 y 1580 la compañía privada de Comerciantes Aventureros (Merchants Adventurers Society) envió a Martin Frobisher y John Davis a buscar el ansiado paso interoceánico en Norteamérica. Los viajes de Frobisher entre 1576 y 1577 no descubrieron el paso, pero “descubrió” en su lugar a los pueblos inuit y al valioso oro…que fue buscado al año siguiente por una flota de 15 embarcaciones, que descubrieron que todo el riesgo del viaje fue solo para encontrar pirita oscura. Esta tierra perdió de un modo automático todo interés creando los ingleses su propia versión de la célebre frase de los piqueros suizos que dice “sin plata no hay piqueros suizos”…

Davis no olvidó el paso transoceánico y la búsqueda volvió a ser hecha en 1583 y 1586 sin mejores resultados…pues no hay paso transoceánico sino se busca en el Cabo de Buena Esperanza o se llega al norte del Canadá. En 1583, Humphrey Gilbert hizo algo que ya se había hecho antes…tomar posesión de Terranova en nombre de Isabel I del mismo modo que John Cabot lo había hecho en nombre de Enrique VII a finales del siglo XV. Hubo una pequeña diferencia, empero…Gilbert no volvió vivo a Inglaterra de su viaje, murió durante el trayecto.

En el año 1584 Walter Raleigh, noble inglés educado en Oxford, organizó una expedición comandada por Arthur Barlow y Phillips Amydas hasta un lugar llamado en lengua nativa Roanoke, en la posterior tierra de Carolina del Norte, dedicada a la reina Isabel, llamada por eso de que era Virgen por no estar casada, Virginia.

Como ya dije antes, la relación nativos-colonos distaba mucho en todos los casos, de ser un camino de rosas, uniendo al mismo tiempo las enfermedades y el hambre. Resultado: todos de vuelta en casa, los supervivientes quiero decir, aunque la tenacidad inglesa era notable. Un segundo grupo fue enviado a la misma zona el año 1587, con idénticos resultados. Habría que esperar al Mayflower y al año 1607 para que al final un asentamiento inglés germinara en Norteamérica y diera origen a las Trece Colonias que ahora son los EUA.

En definitiva, que Norteamérica en el siglo XVI, y por obra de ingleses y franceses, fue convertida en campo de colonizaciones frustradas, aunque la tenacidad hizo que al final esto fuera posible, y con esto, el mundo que ahora conocemos…aunque los monarcas, por debilidad de sus respectivos reinos, estuvieran más dispuestos a enviar piratas a saquear el territorio español que a colonos a establecer colonias, y cuando se enviaban colonos su objetivo era que el establecimiento fuera un punto donde se pudieran atacar las colonias españolas, creando una población de colonos-corsarios o corsarios-colonos…se mire como se mire su labor final era la misma: atacar la América española.

 

Autor: Cristóbal Miró Fernández

Mapa Mundi

INGLESES Y FRANCESES EN LA AMÉRICA DEL SIGLO XVI ( 1ª Parte). Por Cristófol Miro Fernández

 

Viajes de John Cabot (Giovanni Gabotto) en 1497 y 1498

 

El italiano inglés.

 

John Cabot, o Giovanni Gaboto, nacido en Génova (1450-1499), y padre del célebre Sebastiano Gaboto (1484-1557), nacido en la patria de Cristóbal Colón, o en una de las que se dice donde nació por lo pronto pues hay varias, incluida Tortosa en la provincia de Tarragona, trabajó para Enrique VII de Inglaterra. Sin duda conocía la Lettera Rarissima de Colón, y eso animó al rey inglés a buscar allende el mar el nuevo continente descubierto por Colón en 1492. Muerto en el año 1499, su vástago siguió su célebre carrera naval trabajando para Inglaterra y España, pero el caso que ahora nos ocupa entraña al padre y no al hijo, con lo que me centraré en Gaboto padre.

A diferencia de Colón realizó dos viajes, no tres. En el primero visitó el norte de Terranova, posiblemente la península del Labrador y en el segundo bordeó la zona costera de Norte América desde Terranova hasta las Carolinas o la Florida (véase el mapa superior).

¿Qué consecuencias tuvieron estos viajes de John Cabot para Inglaterra? Escasas, por no decir nulas hasta el viaje del Mayflower en el siglo XVII…como mínimo Inglaterra, al estilo España y Portugal, reclamó que habiendo descubierto estas costas en Norte América le pertenecían de facto, con lo que el asentamiento de Roanoke el año 1586 y las Trece Colonias inglesas posteriores fueron hechas en una zona que legalmente pertenecía a Inglaterra. El precedente del Tratado de Tordesillas del 7 de junio del año 1594 ha de verse como un acicate para estas exploraciones inglesas, pues Inglaterra impedía que España o Portugal se adueñaran de unas tierras ya descubiertas por los anglosajones, unas tierras que en el futuro dieron lugar a las Trece Colonias y después deliño 1783 a las repúblicas libres que son hoy los Estados Unidos de América. Sin duda, sin la aportación de John Cabot, en esa época poco importante, el mundo de hoy día hubiera sido muy diferente del que conocemos.

¿Por qué Inglaterra no creó colonias como hizo España o Portugal en el siglo XVI? No podía, sencillamente. Inglaterra era pobre, y España tampoco estaba boyante de riqueza, pues había un gran número de pobres en el siglo XVI y no aprovechaba la Plata de las Indias para desarrollarse dirán ustedes, y dirán cierto, pero la conquista española fue hecha POR PARTICULARES SIN APORTACIÓN DE DINERO REAL y si Inglaterra quería hacer como Portugal y sufragar ella una colonización controlada por la Corona, al final el siglo XVII también vio como Inglaterra colonizaba Norte América mediante compañías privadas de empresarios al estilo ibérico, necesitaba tener fondos y estabilidad interna, y Inglaterra no tenía ni lo uno ni lo otro, con lo que al final descubrió tierras que por derecho legal le pertenecían pero que era incapaz de colonizar por los motivos antes descritos en este mismo parágrafo.

Francia se une a la aventura.

 


Giovanni de Verrazano (imagen superior), florentino al servicio del armador galo Jean Ango,   descubrió la bahía de Chesapeak en Carolina del Norte el año 1524 pero en 1521 los piratas franceses capturaron un botín inesperado: trofeos del saqueo del Imperio azteca hecho por Cortés. Eso hizo que América adquiriera importancia para Francia, y para su Corona, pues tesoros en poder real implicaban un aumento de los caudales reales, y eso no debe ser desdeñado, sobre todo en las Guerras de Italia entre Francia y los Austrias que se libraban entonces (recordemos que Francisco I cayó prisionero en Pavía el año 1525). Eso animó a los navegantes galos a lanzarse al descubrimiento de tierras en Norte América, en las tierras que antes Gaboto había descubierto para Inglaterra el año 1497 y 1498, y que, por lo tanto, se consideraban tierras inglesas, cosa que visto lo visto, no se tuvo excesivamente en cuenta…

Tomás Aubert y Jean Denis ya habían explorado tierras americanas a inicios de siglo XVI…la Lettera Rarissima abría puertas a un nuevo continente y eso era lago donde nadie quería quedar detrás de posibles competidores, en definitiva, toda Europa. En los años 10 del siglo XVI el Barón de Lery intentó establecer una colonia en Terranova, propiedad inglesa según los descubrimientos de John Cabot, cosa que no consiguió.

En 1524, tras la vuelta al mundo de Magalhaes y la heroica vuelta de sus 19 supervivientes a bordo de la nao Victoria a España el año 1521, Giovanni de Verrazzano, por encargo del armador Jean Ango, fue enviado a buscar el paso transoceánico que permitía pasar de un lado al otro del Nuevo Mundo. No sólo fue Verrazzano quien intentó esto, pues Cortés, el Marqués del Valle, el conquistador de México, realizó una expedición a las Hibueras con este mismo objetivo, infructuoso, salvo de colgar de un árbol el cadáver decapitado de Cuauhtémoc, el huey tlatoiani azteca títere colocado en el trono tras la caída del imperio azteca en 1522 por miedo a caer víctima de una emboscada de los aliados de la selva urdida por este monarca.

Verrazzano al menos descubrió la bahía de Chesapeak, lo que es algo, pero en zona inglesa…bueno, toda Norte América era zona inglesa, desde Terranova hasta Florida, o sea que llegaran donde llegaran las naves francesas siempre sería tierra inglesa…después de Chesapeak navegó hacia el norte donde llegó a Terranova, donde haciendo caso omiso a las tierras de propiedad inglesa y su título de propiedad oficial proclamó que Terranova pertenecía a Francia y a su rey.

Continuará con una segunda entrega  el día  3 de Agosto

EL IMPERIALISMO NORTEAMERICANO EN LA DÉCADA DE 1890. Por Cristófol Miró Fernández

 


 

América para los americanos

 

Una gran frase, sin duda, refleja la idea de que América jamás pertenecerá a nadie que no sea americano, que no serán invadidos ni colonizados…y una frase ambigua, también, muy ambigua. Habla de los americanos, pero la Doctrina Monroe, del año 1820, no explicita a que nacionalidad pertenecen estos americanos…si a los sudamericanos o a los norteamericanos. Como dice el refrán latino, cara non necessitas lege (hecha la ley hecha la trampa).

Los norteamericanos son anglosajones de origen a inicios del siglo XIX, y los anglosajones, europeos, tienden a creer que las culturas de hombres no europeos son inferiores a ellos, cierto que hay casos que no creen así, aunque estos no abundan, pero sí son remarcables:

 

“¡Razas inferiores, razas superiores! Se dice pronto. Por mi parte, me opongo completamente a esta afirmación desde que he visto que los sabios alemanes demostraban científicamente que los franceses son una raza inferior a la alemana. No, no hay derecho de las naciones llamadas superiores contra las llamadas inferiores. (…) La conquista que vosotros defendéis es un abuso puro y simple de la fuerza que da la civilización científica sobre las civilizaciones rudimentarias para aprovecharse del hombre, torturarlo y extraer toda su fuerza en provecho del pretendido civilizador”

 

Discurso de George Clemenceau en la Cámara de los Diputados de la Gran Bretaña el 30 de julio del 1885

 

Pero volvamos a América, y la frase que diría Porfirio Díaz, dictador mexicano entre el año 1875 y el año 1910 en referencia al trato que recibían de los norteamericanos los políticos mexicanos. Su frase decía “nos tratan peor que a unos cafres de África”. ¿Qué implica esta frase? Que los norteamericanos taraban a sus regímenes títeres en Sudamérica como si fueran razas inferiores, como Porfirio Díaz trataba a los indios yaqui o a los comanches. De hecho se sabe que  los EUA consideraban a México como una nación donde la población era incapaz de gobernarse por sí misma, que necesitaban ser tutelados por los supuestos “superiores” norteamericanos en todas las facetas de su gobierno.

 

Fases del imperialismo norteamericano desde los años 30 hasta los 90 del siglo diecinueve.

 

Norteamérica era imperialista hasta consigo misma. Ya fue reflejado en un trabajo mío anterior con largueza como el motivo de la Guerra de Secesión entre el año 1861 y 1865 tuvo un único objetivo. Conquistar los estados federados del sur para que su algodón nutriera de materia prima las fábricas de los estados del norte, para frenar tanto la competencia inglesa y francesa que se extendía en las repúblicas sudamericanas como la que se comenzaba a extender por las colonias sureñas de la Confederación. La guerra tuvo un único objetivo, tamizado con ideas humanitarias de liberación de esclavos: eliminar mediante la guerra toda posibilidad de una colonización económica de las colonias sureñas norteamericanas por parte de ingleses y franceses. Pero esto aún podría ir más atrás en el tiempo. Reclamando un “espacio vital”, como se diría a partir del 1919 tras la Primera Guerra Mundial, y como dirían los japoneses tras la conquista de la islas Kuriles (1894) y las Islas Pescadores (1910), hasta la derrota de su imperio comercial el año 1945 tras la Segunda Guerra Mundial en su creación de la esfera de co-prosperidad económica, y como también dirían los estados herederos de los grandes imperios ruso, y austro-húngaro tras el 1918, y como no Hitler y Mussolini, los norteamericanos reclamaron un “espacio vital” conquistando, a partir de la república de Texas el año 1846 la mitad del estado mexicano, creando Nuevo México a continuación.

Y volvamos al año 1865, la Unión conquistadora une a toda Norteamérica, salvo Canadá, inglesa, en torno a Washington y su presidente. Con la Ley Homestead de colonización de los vastos espacios vacíos del oeste, y los ferrocarriles y ciudades, arrasando las culturas nativas “inferiores” y encerrándolas en reservas, como si fueran animales en un zoológico, tocaba conquistar Sudamérica, las repúblicas habitadas por gentes que les podían dar  productos primarios, como fruta tropical de Costa Rica, y así poder ser un estado poderoso colocando gobiernos títeres que sirvan sus objetivos comerciales y políticos, como Porfirio Díaz en México desde el año 1874 al 1910, cuando fue derribado por la revolución iniciada por Madero ese año.

 

De Cuba y Las Filipinas a Hawaii, pasando por Panamá, un viaje cortesía de la United Fruit Company.

 


 

Cuba vivió dos intentos de liberación del dominio de España, el primero fue el Grito de Yara, entre 1868 y 1878, una guerra en pleno Sexenio Revolucionario, cuando en cierto modo se podía esperar que España aceptara que su colonias fueran libres, pero no fue así, en absoluto, los hombres del Sexenio Revolucionario eran tan colonialistas como la reina Isabel I, expulsada del trono por estos mismos hombres. Lo único que se consiguió fue la eliminación de la esclavitud merced a las medidas tomadas al respecto por el ministro Moret, pero la cosa no fue más allá. El año 1895, no sin apoyo norteamericano, el Grito de Baire, de José Martí, inició un movimiento revolucionario que no pudo ser parado ni mediante las brutales tácticas militares españolas de dividir la isla en jurisdicciones cerradas tipo campo de concentración de tamaño isleño y la instauración de la ley marcial con la ejecución inminente de todo civil detenido en la calle después de que fuera noche.

Antes de seguir con este tema miremos la cronología de los hechos que son la expansión imperialista de los Estados Unidos hacia Cuba, Las Filipinas, Hawai, Panamá y la posterior de su célebre canal y algo llama la atención en este proceso expansionista. Cuba, Puerto Rico y Hawai son entre el año 1891 (Hawai) hasta el año 1898 mientras la Guerra de los Mil Días es el año 1899…curioso, ¿no creen? que esta fase de gran expansión territorial imperialista norteamericana se lleve a cabo en tan poco espacio de tiempo, de hecho sólo se llevan un año todas estas expansiones…son plenamente contemporáneas con la crisis de Fashoda, en 1898, cuando por causa de un encuentro poco afortunado en Fashoda entre Kitchener, inglés, y J.B Marchand, francés casi estalla la Primera Guerra Mundial antes del año 1914, y la Guerra de los Boers en 1899, de Inglaterra contra los colonos holandeses en la colonia de Transvaal, en lo que actualmente es Sudáfrica.

José Martí, exiliado en los Estados Unidos desde el año 1871, fue un poeta independentista antecedente directo de Fidel Castro o el Che Guevara. Aliado americano, como Lenin lo fue alemán el año 1917, su cometido fue expulsar a los españoles de Cuba, pero el mismo año 1895 cayó muerto, siendo sucedido por Maceo, muerto el año 1896.

 

https://www.youtube.com/watch?v=1aMJ8VGlvaI

 

¿Por qué Norteamérica conquistó Cuba? Por el azúcar, señoras y señores, por el azúcar. Cuba, española, comercializaba gran parte de su azúcar en los EUA, pero la isla seguía siendo española. Los americanos decidieron que el negocio tenía que cambiar de manos para monopolizar el preciado comercio del azúcar , pero no podían declarar la guerra a España, España no había atacado a los EUA, no había razón alguna que la justificara, así que se produjo una made in USA…

El año 1898 el acorazado Maine estalló en el puerto de la Habana. Se da por hecho que fue un accidente fortuito, pero los americanos usaron esa explosión como motivo de inicio de una guerra que sabían ganada de antemano pues la flota norteamericana era claramente superior a la española tanto en cantidad de barcos como en modernidad de los mismos. De hecho sólo un acorazado español sobrevivió a la batalla…por puro milagro o por decisión norteamericana de humillar a España enviando un único superviviente de la batalla para dar la noticia a la metrópolis.

 

http://www.youtube.com/watch?v=LCbOXcY74Xg

 

Lo sucedido después en Cuba no entra en este trabajo en concreto, pero con sólo dar el dato que los Estados Unidos ilegalizaron el Partido de Color, o partido que englobaba a los descendientes de los ex-esclavos africanos y a los nativos no españoles, ya da una cierta idea de que el gobierno norteamericano no tenía una idea allá muy democrática de la Cuba postespañola. La enmienda Platt, otra prueba de lo ya enunciado anteriormente, vigente desde el año 1902 hasta el año 1934 daba poderes a los EUA para supervisar todas las relaciones de Cuba, supuestamente liberada de España, con las potencias extranjeras. Queda claro que Cuba era una colonia norteamericana como antes lo había sido española. Posteriormente y el mismo año 1898, tras Cuba caerían Puerto Rico, Las Filipinas y Guam. El imperio español era ahora norteamericano.

Hawai fue otra zona donde el imperialismo norteamericano se manifestó plenamente. Las antiguas islas Sandwich habían vivido tranquilas y solitarias, pero el año 1840 llegó la “superior” civilización europea y irrumpió en estas islas llamadas ahora Hawai. Literalmente Honolulu se llenó de balleneros, misioneros, marineros, vendedores de ron y de telas. El gobernante nativo, incapaz de hacer nada para impedirlo, aceptó un protectorado inglés el año 1843, mientras el año 1875 aceptó un protectorado norteamericano, que garantizaban la independencia hawaiana contra cualquier otra potencia europea que quisiera dominar las islas, a cambio del chantaje económico de privilegios comerciales y adquirir Pearl Harbour como base naval norteamericana. Vean ustedes como aquí no hizo falta la política de la cañonera como en Alejandría el año 1885 o en Japón el año 1854, sencillamente no hizo falta porque en vez de una simple cañonera había una base militar naval llena de barcos de guerra preparados para atacar las islas Hawai si se revolvían contra los EUA.

Las islas Hawai vieron una nueva reina el año 1891, la reina Lilioukalani (ver foto de inicio de este capítulo). Esta reina gobernó en un reino dominado política y industrialmente por los norteamericanos, y se rebeló contra ellos.  Fue derrocada y las islas Hawai fueron convertidas en república independiente, que no tardó en pedir ser parte integral de los EUA. En la metrópolis, curiosamente, la gente estaba contra la colonización y los golpes de Estado, pero conociendo la expansión nipona, las guerras en Cuba, Puerto Rico, las Filipinas y Guam y coincidiendo con los proyectos del canal de Panamá, el Congreso se anexionó la República Hawaiana el año 1898. Fue parte de la Unión Americana en 1959.

Y ahora vayamos al Panamá, si les place. Colombia luchaba con Panamá para impedir que se independizara del estado colombiano, y América tenía planes respecto a la zona del Canal, con lo que ayudó a los rebeldes en la Guerra de los Mil Días entre 1899 y 1902 para que los rebeldes se consiguieran independizar de Colombia. Tras la guerra, Panamá arrendó la zona del Canal a los EUA, que los protegerían de los colombianos en caso de querer reconquistar algún día la nueva república. En seguida se empezó a construir el Canal y Panamá se convirtió en lo que se llamó con total derecho un protectorado norteamericano, al mismo tiempo que se fundaba la United Fruit Company, o un órgano de colonización político-económica norteamericana que dominaría a los países sudamericanos durante decenios imponiendo políticas dictatoriales derechistas y luchando denostadamente contra todo avance del comunismo durante la Guerra Fría.

 

Repudio al colonialismo pero aceptación plena del papel colonialista de los Estados Unidos en el mundo.

 


Theodore Roosevelt, el “irascible héroe del monte San Juan”, comprendió perfectamente el papel de Norteamérica en el mundo, un mundo que rápidamente se colonizaba y absorbía pequeños estados nativos o estados europeizados más débiles (la Guerra de los Boers). América, viva la ironía política y la hipocresía, un país donde la población no aceptaba, teóricamente, la invasión violenta de otros estados soberanos acabó arrebatando un imperio colonial a su antiguo dominador (España) para sucederlo en su mando sobre sus antiguos territorios, ahora conquistados basándose en razones humanitarias, las mismas razones que antes se esgrimieron (1861), para conquistar militarmente una parte de su propio país realizando una conquista militar dentro de su propio territorio estatal. ¿Hubiera sobrevivido José Martín a los EUA si no hubiera muerto el año 1895 luchando contra el ejército español? Lo dudo, pues ante todo abogaba por crear en Cuba un estado libre de todo dominio extranjero, justo lo que querían los EUA al derrotar a los españoles, sucederles en el cargo. Maceo, su sucesor revolucionario, moriría en el año 1896, y con su muerte, los líderes puramente revolucionarios habían desaparecido. ¿Desaparecido? no. El día 1 de enero del año 1959 un nuevo José Martí llamado Fidel Castro entró victorioso en la Habana, acompañado de un nuevo Maceo llamado Ernesto Che Guevara.

América se dedicó a crear gobiernos títeres apoyados por su gobierno y basados en su rechazo a los revolucionarios sociales, al margen de dotados de un notable racismo (la ilegalización del Partido de color lo demuestra claramente), para poder expandir su economía industrial gobernando aquel Estado, supuestamente independiente, mediante dictadores doblegados a los designios de  Washington, dictadores que al resultar ineficaces serían abandonados a su suerte (Batista de Cuba el año 1958) y se permitiría su caída (Porfirio Díaz en México el año 1911).

Y esa es la razón de la existencia actual de gentes como el recientemente fallecido Hugo Chávez en Venezuela o Fidel Castro en Cuba, por ejemplo. La eterna lucha de los sudamericanos para zafarse de la injerencia de Estados neocolonialistas en sus gobiernos y para controlar sus propios recursos primarios en beneficio de sus propios ciudadanos y no de multinacionales como Repsol, por ejemplo.

La enmienda Platt del año 1902 en Cuba explica por sí misma esta sucesión de dueños de los destinos de Cuba en perjuicio de sus propios habitantes. Los cubanos tenían prohibido todo trato con potencias extranjeras al margen de los EUA, que tenían permiso de supervisar todas estas acciones como si fuera Cuba propiedad de los EUA, como realmente era, visto lo visto…

En la zona del Canal de Panamá se ve esto todavía con más claridad. Colombia entabló una guerra con Panamá, que quería separarse de Colombia. Como en el caso de Cuba, los EUA se pusieron del lado de los rebeldes por el mero hecho de que Panamá, como zona fronteriza, tenía una importancia vital para expandir la economía estadounidense pot todo el continente americano mediante la construcción de un canal para transportar sus mercancías. Gobierno y industria, como en la Guerra de Secesión, indisolublemente unidas creando un sólo cuerpo, el del imperialismo norteamericano.

Ganada la guerra y creada la república de Panamá tras la Guerra de los Mil Días (1899-1902), el dócil gobierno títere panameño permitió que la zona del Canal fuera convertida en una fortaleza norteamericana a cambio de protegerlos de la venganza colombiana que se presuponía posible…vean ustedes las razones humanitarias norteamericanas para ayudar a los rebeldes panameños y cubanos, el canal de transporte de mercancías y el azúcar…¡qué gran humanidad la de los comerciantes e industriales norteamericanos, cuyo corazón era el adorado dólar!

En Las islas Hawai ya ni existieron razones humanitarias. No hacían falta…el año 1891 la reina Lilioukalani había retado a los intereses norteamericanos y había perdido la partida… se creó una república pro-americana que pidió ayuda a la metrópolis para no ser invadidos, dada su debilidad, por otras potencias…los EUA aceptaron, pero a cambio de poder crear una base naval en Pearl Harbour…el año 1959 fueron hechos parte de la Unión Americana, curiosa casualidad (¿en historia existen las casualidades? yo diría que no ¿y ustedes, qué opinan?), el mismo año de la llegada del comunismo a Cuba, he aquí la trilogía imperialista norteamericana (y europea en general)), el comercio (Panamá), los recursos (Cuba) y la fuerza militar (Hawai). En relación a Cuba podemos incluir Las Filipinas (independiente el año 1946), Puerto Rico (autónoma el año 1952) y Guam.

 

Santo Domingo, o como dominar una isla interviniendo su economía.

 

El año 1905 Santo Domingo estaba inmersa en una gravísima crisis económica. Era una presa fácil para cualquier estado europeo que la quisiera “ayudar” a salir de la misma, con lo que los EUA se aprestaron a vanzarse a cualquier competidor enviando un administrador norteamericano que reorganizó la economía dividiendo tal pastel con Washington, quedándose con la mitad de todos los ingresos aduaneros de la isla para pagar sus deudas. Medida similar se puede observar cunado México padeció la Revolución. Tras el asesinato del presidente Madero por el general Valeriano Huerta, los EUA retuvieron todas las ganancias de las aduanas de Veracruz, el principal puerto de México, para asfixiar a México y forzar su marcha del gobierno, pues Madero era un presidente aceptado por los EUA y Huerta un militar golpista ilegal. Norteamérica se convertía asimismo en el gendarme de toda América en la defensa contra toda intrusión imperialista europea, pues consideraba que el continente pertenecía a ellos (América para los americanos).

 

Autor: Cristóbal Miró Fernández