wall-street

OTRA FORMA DE MEDIR LA RIQUEZA DEL MUNDO. Por Víctor Donamaría

wall-street

 

Quienes han leído mis artículos de temas económicos, saben que critiqué el modelo actual, y decía que no me terminaba de convencer lo de “economía sostenible”, ni etimológicamente ni sustancialmente; me inclinaba por Economía Productiva. De cualquier manera, ya está demostrado con la crisis actual, que es imposible continuar con el mismo tipo de economía y con los mismos valores materiales y morales. Si así continuamos nos veremos abocados a padecer otra crisis, en unos pocos años o cuando a los de SIEMPRE se les antoje.

En las pasadas semanas, en el suplemento económico de El País dominical, leí un artículo firmado por Borja Vilaseca. Master en Desarrollo Personal y Liderazgo, que coincidía con mis impresiones y no solo coincidía sino que lo explicaba y razonaba de forma que no me resisto a hacerles llegar, y que suscribo en su totalidad.

Empezaba el articulo con una cita de Víctor Hugo que decía: “No hay nada más poderoso que una idea a la que le ha llegado su momento”. Irreprochable, la cita y su contenido.

Voy a continuación a hacer un resumen de las partes más importantes del artículo de Borja Vilaseca, que se llamaba “El amanecer de otra economía”.

En su primer párrafo venía a decir que todo lo ocurrido a lo largo de estos años, no ha sido ni bueno ni malo, simplemente ha sido necesario. Decía que las crisis no son más que puntos de inflexión en la larga historia de transformaciones sociales y económicas, son el puente entre lo que somos y lo que estamos dispuestos a ser.

En esta última crisis, que estamos padeciendo, nos ha servido para darnos cuenta de que hemos creado un sistema que nos obliga a trabajar en proyectos en los que no creemos para comprar cosas que no necesitamos. Y encima pagando un precio desorbitado: la deshumanización de nuestra sociedad, así como la contaminación del medio ambiente, del que ya casi no formamos parte.

También ha servido lo sucedido para poner de manifiesto que no sabemos quiénes somos y lo que es peor no sabemos dónde vamos.

El problema es que hemos empezado la casa por el tejado, no hemos fijado los pilares para sostenerla. Y la solución es aprender lo que la Crisis nos ha enseñado.

Entre otras cosas nos ha revelado que la Economía es un tablero de juego con tres participantes: El Sistema, Las Empresas y Los Seres Humanos.

Aunque el Capitalismo ha demostrado su eficacia a la hora de promover crecimiento económico, ha resultado totalmente ineficiente para proporcionarnos felicidad y bienestar social. La negatividad, el estrés, la ansiedad y la depresión son las enfermedades más comunes de nuestro tiempo. La paradoja es que hay más ricos que nunca, pero también más pobres que jamás. Inconscientemente hemos querido crecer por crecer, sin considerar la finalidad y las consecuencias de dicho crecimiento.

Las empresas se han consolidado como el elemento predominante. Tanto es así que el mundo se ha convertido en un negocio organizado a maximizar el beneficio de sus instituciones, a corto plazo, sin importar los medios empleados para conseguirlo, ni los efectos que el exceso de CODICIA ocasiona en los humanos y el planeta que malvivimos.
Desde la óptica empresarial, todo lo que está vivo “es un recurso”, y como tal es usado y explotado para fines empresariales y/o mercantilistas. La falta de VALORES y de sentido ha provocado que el corazón de las organizaciones-las personas que las componen- haya dejado de latir.

La mayoría de los trabajadores nos levantamos los lunes por la mañana deseando que llegue el viernes para comenzar el fin de semana, ahí la improductividad derivada de la gestión mecanicista, que amenaza la productividad de las empresas socialmente más irresponsables.

Nos agrade o no, estas circunstancias socioeconómicas, forman parte de un proceso evolutivo del que todos somos responsables o corresponsables. Y es precisamente la adopción de esta responsabilidad personal, el pilar del nuevo paradigma económico que está emergiendo.

Se trata de que esté empezando a dibujarse la “Economía consciente”, cuyo objetivo es que EL SISTEMA, LAS EMPRESAS Y LOS SERES HUMANOS cooperen para crear un BIENESTAR SOCIAL Y ECONÓMICO VERDADERAMENTE EFICIENTE.

El primer gran reto que promoverá la “Economía consciente” es la responsabilidad social corporativa, que consistirá en unir el afán de lucro de las empresas, con la humanización de las condiciones laborales y el respeto por el medio ambiente.

Otra característica será el comercio justo, que establecerá una relación comercial voluntaria e igualitaria entre PRODUCTORES Y CONSUMIDORES.

Al mismo tiempo cobrará fuerza el consumo responsable y ecológico, y compraremos lo que VERDADERAMENTE necesitemos en detrimento de lo que DESEAMOS, así con nuestras compras apoyaremos a organizaciones que favorezcan la paz social y la conservación del medio ambiente.

Cada día está ganando más adeptos, o debería estar ganando, el ahorro consciente, que consiste en poner nuestro dinero en Bancos Éticos (Que los habrá) que a diferencia de los convencionales solo invertirán en proyectos que REALMENTE beneficien a la Sociedad. Hay uno actualmente que usa ese nombre, pero su forma de actuar es la de los bancos usuales, que nos han llevado a donde estamos. No se fíen.

Toda transformación de sistemas siempre comienza con el cambio de mentalidad de los seres humanos. No en vano, nosotros, diseñamos y ejecutamos los planes y objetivos de las empresas. Nosotros consumimos sus productos y utilizamos sus servicios. Y en definitiva con nuestra manera de ganar dinero y de gastarlo construimos día a día el sistema en el que vivimos.

Solo asumiendo que somos co-creadores del mundo que habitamos podemos decidir, cambiarlo, cambiándonos primeramente a nosotros mismos.

Y lo queramos o no, es una decisión que tomamos cada día.
————————–

Hasta aquí un resumen del artículo citado de Borja Vilaseca,a continuación acotaciones mías, que coincide con mis opiniones acerca de cómo debe ser la economía del futuro y no tan futuro sino YA, pero debo añadir según yo lo estimo, que a esta Economía debería unírsele un cambio en los Sistemas Financieros, por ejemplo la tan reclamada por mí en otros trabajos, de la Tasa Tobin, que debería gravar TODAS las transacciones especulativas que se hiciesen en el mundo.

Ni que decir,. que esta Tasa de adoptarse debería ser a nivel global, no serviría de nada, si lo adoptase la Unión Europea, y no EEUU, ni los países BRIC (Brasil,Rusia,India China), Japón etc., ya que en caso de no estar unificada esta Tasa, se produciría una evasión de los capitales a los países que no la tuviesen reglamentada.

Hay que, por medio de una educación ética, cambiar la forma del tratamientos de las bolsas y los mercados financieros. Hay algunos bancos que se empiezan a denominar como bancos Éticos, no se fíen de éticos, tienen solo el nombre, funcionan como los bancos convencionales, que han llevado al mundo a esta crisis, cuando digo mundo, me refiero al mundo de las clases medias y bajas, que hemos sido los perdedores de esta cruenta batalla.

Entramos en el mundo que nos exigirá una ECONOMÍA SOCIAL O UN SOCIAL-CAPITALISMO, en el que la educación desde Primaria debe ir encaminada a resaltar los valores ambientales, del consumo responsable y de las transacciones financieras éticas y responsables.

Soy consciente que se me tachará de Utópico, así como al artículo del Sr.Vilaseca, pero como dijo mi admirado y maestro D.Enrique Tierno Galván, cuando se le tachó de lo mismo, que hay Utopías que merecen ser soñadas y sueños que merecen ser llevados a la realidad.

Nos jugamos el mundo de nuestros descendientes hijos, nietos.

No vale ya si un Presidente dice en un discurso que el Viento es el dueño del mundo, que nos riamos de él, que se hagan chistes sin gracia, pensando que más vale estacazo y tente tieso que utopías.  Después perdió las elecciones generales, por decir tonterías según algunos, los que le siguieron siguen diciendo tonterías mas enormes que esta y ahí están, tan tranquilos y siguen viendo brotes verdes donde no los hay y no pasa nada, y para más inri, culpan de todos los males habidos y por haber, al gobernante anterior, que dijo la sandez (según los neoliberales que nos mal gobiernan) esa de el Viento y el Mundo. Para poemas dicen los que se están llevando España a sus paraísos fiscales, con cara de póquer y encima culpando a todo lo que mueve menos ellos, por supuesto.

 Al anterior lo defenestraron con complacencia e intención. ¡Valiente botarate hablarnos a nosotros del Viento, con  la que está cayendo!

Todo este cambio como habrán adivinado COMENZARA por un cambio a nivel mundial de los sistemas educativos, ya no hay que primar al “listillo” que saca el máximo rendimiento en porcentaje a 1000 euros, hay que enseñar que los rendimientos no será solo económicos, serán sociales, educativos, idealistas.

En la estructura del PIB, debe incluirse un índice que además del reparto de la riqueza del mundo por habitante, se corrija, con índice de paro, índice de colegios, índice rendimientos escolares y universidades por habitantes., índice de gastos en Investigación, desarrollo e innovación (IDI), kilómetros de carreteras construidas, y de vías férreas.

En resumen hay que añadir otros índices que se valoren las inversiones en Clima y no solo el % de dólares o euros por habitantes según la producción.-

Los rendimientos  no solo deberá ser mercantilistas, deberán incluir también de logros sociales , educativos y medioambientales

El PIB del futuro, debe de ser social, o no lo será.

Aunque no lo parezca este articulo, lo firma un economista arrepentido.

19-12-2013