EL ‘RÈGIM’ DE LES ADMINISTRACIONS. Per Joan Ferré

El passat dissabte, el Consell de Ministres va aprovar un projecte per a la reforma de les administracions, la qual cosa, a la pràctica, significa aprimar-les de contingut, es a dir, els hi tocarà fer règim…
Sóc dels qui penso que per a portar a terme mesures de tal magnitud, fa falta un ampli consens entre el govern de l’Estat i la resta de comunitats autònomes, i més encara, si com s’ha filtrat, acaba per afectar a aquestes darreres més que a la pròpia administració de l’Estat.
Fa anys que s’apuntaven les següents mesures:
-Supressió del Senat.
El Senat, tal i com està concebut ara, a la pràctica no serveix per a res, ja que si aprova modificar el text d’alguna llei, posteriorment haurà de passar pel Congrés dels Diputats per a ratificar-lo o rebutjar-lo, segons sigui la configuració de les majories.
-Supressió del Ministeri de Cultura.
Segons sembla, el Ministeri de Cultura no té cap competència (zero) Per tant, no és gens lògic que sé segueixi mantenint tota la infraestructura. Com a molt sabem de la seva existència perquè ha recuperat una obra d’art d’algun artista espanyol que s’ha subhastat en alguna galeria especialitzada.
-Supressió de les Diputacions Provincials.
Tradicionalment, les Diputacions provincials han estat el gran suport dels ajuntaments i, al mateix temps, han canalitzat bona part de les ajudes que venen de l’Estat. Però realment fan falta? No podria fer-se igualment des de la Generalitat?
-Supressió dels Consells Comarcals.
La creació dels Consells Comarcals va significar la gran menjadora de CiU. Allí es van col•locar familiars i amics amb l’única condició d’estar afiliats al partit en qüestió.
Però sembla ser que els trets no van per aquí. Les prioritats del govern de Rajoy són unes altres ben diferents i quasi totes encaminades a suprimir departaments i oficines de competència exclusiva de les diferents comunitats autònomes.
De confirmar-se, aquesta mesura xocaria frontalment amb les aspiracions de la Generalitat. Fa temps que des de els sector més independentistes es demana tenir estructures d’estat (encara que per a mi aquestes estructures ja existeixen i el que potser caldria fer és dotar-les de més competències) Estic parlant de les oficines de representació que té la Generalitat per diverses capitals del món (conegudes com les ambaixades catalanes), el Síndic de Greuges (l’equivalent al Defensor del Poble) o la Sindicatura de Comptes (que supervisa els comptes públics dels diferents organismes), el Servei Meteorològic de Catalunya (gràcies a les seves previsions s’elaboren els plans d’mergència) o el Centre d’Estudis d’Opinió (equival al CIS)
És lògic que des de les autonomies tot això és vegi com una intromissió en l’autogovern. Fa dècades, l’arribada al poder des diferents governs de l’Estat solia significar una negociació sobre els traspassos de competències sovint bloquejades i cada cop, des de els autonomies, s’assolien quotes més altes d’autogovern.
És lícit i lògic que una autonomia que tingui una vocació clara de convertir-se en nacionalitat i fins i tot nació, vulgui disposar de tots aquells mecanismes que li permetin al màxim deixar de dependre de Madrid.
Si el govern del PP assumís aquest rol i fos una mica més obert en qüestions autonòmiques, començarien a actuar per tots aquells departaments ministerials amb nul•les o escasses competències. Una bona mesura seria reunificar ministeris similars.
Penso que hi ha molta feina a fer i només espero que s’acabi fent bé, però dubto que el resultat final pugui ser del grat de tothom.
El titular del Periódico de dissabte, amb una paraula ho defineix a la perfecció: Recentralització.

DSC02514

L’AVE NOSTRE DE CADA DIA, DONEU-NOS-EL AVUI… Per Joan Ferré

 Madrid estrena avui el seu segon AVE a la platja. Amb aquest titular, el Periódico de Catalunya de dilluns 17 de juny, començava un petit estudi sobre la situació de l’alta velocitat espanyola. Amb la posada en funcionament de la línia Madrid-Alacant, els ciutadans de la capital i cort, tenen una segona opció per arribar a la costa llevantina després de la línia Madrid-València.
I es clar, davant d’una situació així, cal preguntar-se quins criteris segueix el Ministerio de Fomento a l’hora de prioritzar les línies d’alta velocitat. Tinc el convenciment que una segona línia cap al Llevant no portarà més gent a les platges, sinó que, simplement, diversificarà l’oferta. I els ciutadans de Madrid, encantats…
Estadísticament, la zona espanyola més poblada i que més recursos genera (industrials, agrícoles, comercials, etc.) és l’Est peninsular (des de Girona a Almeria); a més, inclou tres dels ports marítims més importants de la península (els de Barcelona, Tarragona i València); en canvi, en qüestió d’infraestructures, estem com estàvem a la dècada dels 70.
Durant el discurs d’inauguració de l’AVE Madrid-Alacant, Rajoy va dir que volia prioritzar el corredor ferroviari del Mediterrani, però no va donar cap data, per tant, estem al mateix punt mort que ens trobàvem abans de l’acte. El que no va explicar Rajoy és el perquè en època de crisi es segueixen construint línies d’alta velocitat i a sobre, subvencionant els bitllets (des de Madrid a Alacant serà més barat que fer el mateix trajecte en sentit contrari).
Però si ho concretem al nostre territori, ens en adonarem que el greuge encara és molt més gran. L’estació de referència es denomina l’Aldea-Amposta-Tortosa, però s’ubica al terme de l’Aldea i, des d’aquí, el transport públic fins Amposta i Tortosa és pràcticament inexistent.
Si et vols desplaçar cap a Barcelona o València ho has de fer per la N-340, la nacional més transitada de l’estat o per l’autopista de pagament AP-7. L’alternativa que havia suposar l’autovia A-7, està aturada des de fa anys: pel S a l’alçada de Cabanes (curiosament on es va construir l’aeroport de Fabra) i pel N a l’Hospitalet de l’Infant. Per tant, se salta tot el nostre territori.
I si parlem de les comunicacions ferroviàries, el tren més ràpid que circula per aquí és l’Euromed, que també passa de llarg i la resta de trens són antiquats i lents. Anar de l’Aldea a Barcelona costa pràcticament dues hores, el mateix temps que costava fa 40 anys. Segons la Plataforma pels Trens Dignes, el problema s’agreujarà considerablement quan entri en funcionament l’ample europeu, ja que des de l’estació de Tortosa a Tarragona s’hauran de fer dos transbordaments.
Cada cop que s’inaugura un tram de l’alta velocitat, els discursos del nostres mandataris es repeteixen: S’ha situat a Espanya a la primera categoria dels transports. Però la realitat és ben diferent, ja que la majoria del territori espanyol té infraestructures de tercera.
La qüestió és saber fins quan s’invertiran tants milions en una alta velocitat deficitària en detriment de les línies convencionals que, a la pràctica, són molt més útils.
La resposta, encara que sembli complicada, és molt senzilla: Fins que els nostres governants deixen de pensar que per a passar a la història, fa falta inaugurar al menys una línia de l’AVE.
Franco inaugurava pantans…

CATARSIS “A TERMINI”. Por Tomás Martín Serna

         Si no fuera porque no creo en los efectos perniciosos -ni benignos- del destino (el mitológico fatum de nuestros admirados clásicos) ni, mucho menos, en la supersticiosa creencia de la reencarnación, no tendría ningún reparo en afirmar que lo que nos está pasando se debe al castigo de los dioses por nuestros pecados y mala conducta en otras vidas anteriores. Muchos de nuestros inefables y respetables gobernantes tienen una explicación mucho más prosaica: hemos vivido por encima de nuestras posibilidades, malgastando y derrochando como manirrotos por doquier, y mofándonos de la socorrida y ejemplarizante fábula de la cigarra y la hormiga. Una prueba más de la inmensa caradura, falacia y cinismo que utilizan desde sus privilegiadas y gozosas poltronas.

       ¿De verdad piensan que somos imbéciles? ¿Es posible que en su fuero interno crean que aceptamos sin más sus explicaciones? ¿Quiénes han derrochado y abusado de las arcas públicas hasta la exasperación? ¿En la época de vacas gordas quiénes gastaban y tiraban el dinero en proyectos supercostosos, inútiles y, muchos de ellos, absurdos? ¿La burbuja inmobiliaria la crearon los ciudadanos o fueron las políticas financieras auspiciadas por los gobernantes en fatal complicidad con los bancos?… Pero, claro, es mucho más cómodo (y más falso y más vil) justificar el destrozo implacable del Estado del bienestar argumentando explicaciones  fuera de lugar para ocultar las innumerables fechorías que día a día se cometen.

       Nos quieren vender la moto, pero está claro que no lo consiguen. Hasta ahí podríamos llegar. Pero una y otra vez con sarcástica persistencia no cejan en su empeño de que: lo hacen por nuestro bien, de que no tienen más remedio que hacer lo que hacen (aunque no les guste), de que las cosas son como son y hay que aceptarlas así porque no hay más remedio, de que si aplicaran otras medidas sería peor, etc., etc.  Y así, poco a poco, paso a paso hasta la saciedad y la desesperación de la ciudadanía, que ve estupefacta cómo se va hundiendo en el barrizal sin que nada ni nadie impida y detenga esta lenta agonía.

       Y en las más abyectas declaraciones nos dicen que ya asoman vestigios de mejora macroeconómica; al mismo tiempo que los índices de desempleo siguen creciendo imparables (con leves y efímeras mejorías estacionales), los jóvenes emigrando involuntariamente para buscarse la vida, las pequeñas empresas asfixiadas por la falta de crédito bancario, la educación y sanidad en visible retroceso, las prestaciones sociales reduciéndose y las jubilaciones amenazadas…. Eso sí, nuestra prima de riesgo ha disminuido  ligeramente –aunque sigue siendo de las más altas de Europa-, y, según dicen, los peligros del rescate de Bruselas se detiene (por ahora)…. Para cerrar el indignante y trágico panorama se nos ofrece la impagable actuación del Presidente de la Comisión Europea que, sin ruborizarse y conteniendo no sé si la risa o las lágrimas, declara recientemente que: “España ya no es un drama”, ante el aplauso enfervorizado de nuestro gobernantes, rebozándose de placer por lo bien que lo están haciendo y lo contentos y felices que tienen a los españoles… En fin, si dadas las circunstancias, esto no es un drama que Santa Lucía le conserve la vista al señor Barroso y a sus analistas y consejeros socioeconómicos.

         Si al menos, los abundantes casos de corrupción protagonizados por políticos y banqueros tuvieran los efectos penales que se merecen, de forma justa y contundente, sin posibilidad alguna de redención por medio de triquiñuelas, favoritismos y paripés legales, no cabe duda que estaríamos dando algunos pasos efectivos en la necesaria y urgente regeneración de este país. Más que una regeneración me atrevería a decir que lo que necesitamos es una catarsis a tope (ética, política, social, económica, financiera, educativa, etc.); aunque no tengo muy claro si todavía estamos a tiempo para ello o ya es demasiado tarde; por lo que más que a tope quizá habría que decir `a termini´… Confieso que mi fe y esperanzas al respecto son escasas, pero siempre me quedará el consuelo de las palabras de Bertolt Brecht: `Cuando la hipocresía comienza ser intolerable  y de mala calidad, es hora de empezar a decir la verdad´… A lo que yo añado: y, sobre todo, de no dejarse engañar. Aunque, me temo, ambas cosas son insuficientes.

 

Tomás Martín Serna

HERÁCLITO DE ÉFESO Y EL OXÍMORON. Por Raquel Viejobueno


Me traslado a la antigüedad, donde, sin duda, están sustentados los pilares de todo lo que somos ahora. Una de las figuras retóricas que más me apasionan es el oxímoron. Para tratar sobre él, es necesario seguir las huellas de uno de los clásicos que más las utilizó, y que hizo de con esta técnica unas de las frases más bellas, Heráclito de Éfeso.

El oxímoron consiste  en usar dos conceptos de significado opuesto en una sola expresión, la cual genera un tercer concepto.

El significado literal de oxímoron es opuesto, “absurdo”, pongamos un ejemplo, “un instante eterno”. Con esta figura forzamos al lector a comprender el sentido metafórico. Está claro que los instantes no pueden ser eternos, ni la eternidad coge en un instante, así pues nos imaginamos al tiempo detenido, concentrado en un sólo momento donde nos otorga capacidad para pensar, que la persona que siente así el instante está pasando por un momento angustioso, donde el tiempo, al ser relativo para él o ella es eterno.

Esta figura retórica era muy utilizada en la poesía mística y amorosa, por considerarse que la experiencia de Dios o del amor transciende todas las antinomias humanas. Pero aclaremos para que el camino sea más fácil y no nos perdamos por derroteros complicados. Las antinomias es un término empleado en la lógica, de ahí que el oxímoron también está relacionado con las figuras llamadas de lógicas, también se le vincula con la epistemología que, en sentido laxo, significa paradoja o contradicción irresoluble. Pero pongamos ejemplos del fabuloso Heráclito para comprender:


“No te puedes sumergir dos veces en el mismo río. “

“El camino arriba y abajo es uno y el mismo.”

“El Sol tiene el tamaño de un pie humano”

“La virtud es la ruta más corta hacia la gloria”

El dominio del escritor es decisivo para poder construir frases y oxímoros tan brillantes como el protagonista de hoy, que aún lejano en el tiempo, está cerca en nuestra memoria.

Importante, también tener clara la idea que deseamos expresar y darle forma hasta llegar a la construcción más adecuada. El oxímoron es una figura compleja, que depende de la lógica y del tercer concepto que deseamos expresar y dejar en el papel para que el lector se  vea involucrado a la fuerza, sin dejarle escapar de las maravillosas garras de la literatura buena y universal.

A mí, como persona tejedora de letras, es una de las figuras que más me apasionan, quizá porque su sabiduría camuflada en la lógica me hace recapacitar sobre lo absurdo de muchas cosas, y sobre la contrariedad de otras tantas.

Mi admiración a Heráclito, que aunque antiguo, ha hecho brotar de mí una nueva inquietud, trabajar sobre esta apasionante figura.

 

Raquel Viejobueno.

DISPUTA ENTRE LA PLUMA Y LA ESPADA. RELATO CORTO. Por Cristófol Miró Fernández

 

 

 

Halláronse una soleada mañana un joven caballero y un anciano poeta bajo un árbol junto a las puertas de un castillo.

-Buenos días tengáis, anciano, tiempo sin veros, cierto que Dios os da salud y larga vida- díjole el joven caballero al anciano poeta que escribía un poema a la sombra del árbol que lo cobijaba- no os vi en la celebración de la victoria de mi última conquista.

-Os felicito, mi joven señor Don Enrique- respondióle el anciano poeta sonriente- oí que fue una batalla muy dura. Los enemigos fueron poderosos pero no hay nada más poderoso que la fuerza de Dios ayudando a sus protegidos.

-Cierto, cierto- respondióle el joven- y esta espada que llevo siempre conmigo pensad que rebanó más te un pescuezo a mis enemigos- repuso el caballero sacando el acero de la vaina y levantándolo en el aire y haciendo que el sol brillara en su reluciente hoja.

-Buen acero, pero mejor el caballero que lo blande- respondió el anciano poeta, mientras volvía a coger la pluma y escribía de nuevo sobre el papel que tenía sobre sus rodillas.

-Huelgo decir que no es veo muy impresionado ni convencido, mi señor Don Carlos- habló el joven noble contrariado.

-Al contrario, mi joven señor- repuso el anciano- os creo. Pero considero que hay armas más importantes que una espada blandida por un caballero por muy fuerte que sea su mano y muy diestro sea el caballero.

-¿Un arma más poderosa que una espada?- preguntó el joven incrédulo- ¿una catapulta, quizás?

-Una pluma- respondió el anciano poeta.

-¿Una pluma, decís?- preguntó con un ligero matiz de burla el joven caballero- ¿Cómo la vuestra, por ejemplo?

-Cierto, mi joven señor Don Enrique- respondió tranquilamente el anciano.

-Imposible, no hay arma más poderosa que una espada blandida por una mano poderosa.- repuso el joven caballero orgullosamente- en mi caso me mereció las felicitaciones del propio rey.

-Sigo diciendo que nunca deberíais subestimar una pluma- dijo el anciano.

-¿Por qué?- preguntó el joven noble.

-Ahora os responderé, mi joven señor Don Enrique.- dijo el anciano Don Carlos dejando la pluma y el escrito sobre sus rodillas- Vos dijisteis que habéis degollado muchos enemigos con vuestra espada…

-Cierto, así lo he dicho, y así fue.- interrumpió el joven noble al anciano poeta.

-…pero no habéis tenido en cuenta que fue un hombre con su pluma quien redactó la declaración de guerra previa al ataque dónde vos triunfasteis con vuestro hierro.- acabó el anciano.

-Eso no es importante en absoluto.- dijo ufano el joven noble.

-Cierto que sí es importante, mi joven señor, pues todo ataque va precedido por unos versos burlescos o una declaración de guerra.- repuso el anciano- Pensad que sin provocación no hay combate, y sin la pluma de un poeta o de un escribano un combate no es posible.

-Pero sin guerreros no es posible tampoco llevarlo a cabo- repuso el joven doncel.

-Cierto, tenéis razón. -admitió el poeta- Pero cuanto más insultante sea el poema o más ofensiva la declaración de guerra más guerreros se unirán al combate.- siguió el anciano- Y eso vale tanto para la guerra como para el amor, pues el ardor de ambos se inflama de igual manera.

-Poeta habíais de ser- habló el joven caballero- pues habláis de amor a un guerrero.

-Mala memoria poseéis, mi joven señor- le repuso el anciano poeta al joven mozo- pues no os acordáis del poema amoroso que me encargasteis para Doña Beatriz de Montero hace pocos meses.

-Cierto que os lo pedí, cierto- admitió el joven- ese poema para esa dama. Pero no entiendo que tiene eso que ver con el tema que tratamos vos y yo en nuestra conversación.

-Mucho, aunque no lo parezca. -respondió el anciano- pues el amor y el odio y la vida y la muerte son ambas caras de una misma moneda.

-Y la guerra al final se halla tanto en una cara como en la otra- siguió el joven caballero.

-Cierto, mi joven señor, tenéis razón.- admitió el anciano poeta- pero el amor consigue más que el guerra y el amor más que el odio.

-¿Y el amor a la guerra?- preguntó el joven caballero.

-El amor a la guerra es el amor a la muerte. El amor a la muerte es la negación de toda vida, y la negación de toda vida es lo contrario al amor y la belleza.- respondió el anciano.

-Sin duda tenéis razón- repuso el joven- eso es innegable. Sois un gran sabio, mi señor Don Carlos.

-Nadie es un gran sabio, mi joven señor- respondió el poeta- allá donde miréis hay alguien más sabio que vos en algo que vos o no domináis o sois un completo ignorante. Vos por ejemplo- siguió el anciano- sois un guerrero y yo jamás he cogido un arma en mis manos. En eso vos sois más sabio que yo, infinitamente más sabio.

-Así pues admitís que la espada es más fuerte que la pluma, mi señor.- dijo el doncel orgulloso.

-En absoluto, mi joven señor.- dijo el anciano- son complementarias ambas cosas. No habría guerra sin razones para hacerla ni sin soldados para llevarla a cabo. Ambas son complementarias, como el alma y el cuerpo. El cuerpo necesita el alma para vivir y el alma mientras reside en la tierra necesita el cuerpo para realizar acciones físicas.

-Curiosa la mención al alma y al cuerpo en este tema, mi señor.- habló el joven-. Y siguiendo en este tema, pues, en una guerra ¿quién sería el alma y quien el cuerpo, la pluma o la espada?

-El alma es la pluma, pues infunde razones para causar dolor. -respondió el anciano.- Tratados de guerra y paz se escriben con pluma, los escribanos y poetas somos los auténticos guerreros, pues damos razones para la guerra y movemos el mundo hacía donde deseamos hacerlo mediante la política y las leyes. El cuerpo sois vosotros, los guerreros que usáis la espada, -siguió el anciano-que sin daros cuenta seguís nuestros designios y mientras vosotros morís en los campos de batalla por nuestra culpa nosotros escribimos sobre vuestra muerte sin verter una gota de nuestra sangre en tal desgracia.

-¿Consideráis acaso que no tenemos los guerreros voluntad propia, que somos esclavos vuestros?- inquirió iracundo el joven.

-Os pido sinceramente disculpas, mi señor, no quería ofenderos.- se disculpó el anciano- pero cierto es que la pluma es el instrumento de la política y la religión, de las cuentas públicas y los escritos. Los escribas ponen por escrito los resultados de un conflicto bélico, sean positivos o negativos.

-Pero nosotros llenamos las arcas de los reinos con nuestro sacrificio- repuso el joven doncel, ya más calmado- y conseguimos hacer realidad lo que hay escrito en tinta sobre papel y pergamino.

-Como ya os dije, mi señor. -habló el poeta.- ambas cosas, la pluma y la espada, como el alma y el cuerpo, son complementarias entre sí. Aunque sigo diciendo que la pluma, como el alma, mueve la espada como el cuerpo, a realizar las acciones, nunca al revés, aunque ello no implique que la una sea más importante que la otra,- siguió el anciano- ambas son complementarias, ambas hacen la unidad.

-Pero con una espada, se conquistan ciudades,- prosiguió el doncel- y se aumentan las fronteras de los reinos hasta hacerlos imperios. El cuerpo provoca que haya menos almas capaces de realizar acciones físicas.

-Pero a menos almas capaces de realizar acciones físicas- repuso el literato- menos cuerpos para ayudar a que hayan más almas, mi joven señor Don Enrique, hasta el punto que sin cuerpos, aquella tierra queda abandonada, pues no hay gentes para tener descendencia futura.

-Debate curioso el que empieza hablando de una pluma y una espada, asuntos mundanos, y acaba hablando de almas y cuerpos, asunto celestial. -observó el joven caballero.

-¿Y qué es la religión salvo una guerra entre Dios y el diablo, entre el cielo y el infierno?- repuso el anciano- una guerra, pues vos sois guerrero, que deberíais tener en cuenta, pues no pocas luchasteis bajo la cruz en luchas fronterizas contra los sarracenos por la extensión no ya de los castillos, sino también de los monasterios, donde antes habían mezquitas y se leía el Corán.

-La pluma de los religiosos originaron no pocas guerras, tenéis razón, mi señor Don Carlos.- admitió el joven Don Enrique- y en ellas se vertió mucha sangre, tanto nuestra como de los adversarios con los que nos enfrentamos. Plumas y espadas, almas y cuerpos, la pluma de los religiosos fue muchas veces el alma que inició muchos conflictos ente vecinos, mientras nosotros, los guerreros, el cuerpo, luchamos por extender lo que el alma escribió en tinta y provocar muertes y sufrimiento, el misma alma, la misma pluma, que puede provocar gozo y placer con la misma ligereza que provoca daño y dolor.

-La pluma en sí misma es un simple objeto inocente, mi señor .- repuso el anciano- Los culpables somos nosotros de convertirla en un objetivo maligno. No olvidéis que es gracias a ellas que los pájaros vuelan por el aire. Sin ellas no podrían volar.

-¿Entonces el alma, la pluma, domina el cuerpo, o el cuerpo, quien la usa, domina el alma?-preguntó el joven caballero al poeta.

-El alma, la pluma, siempre domina el cuerpo, el alma.-respondió el literato- la pluma es el alma de la sociedad, del cuerpo social, pues lo domina y escribe leyes que el cuerpo social sigue y crea prejuicios que prosperan hasta crear ideas sociales que dominan esa misma sociedad, ideas que quedan fijadas como heridas sin cerrar que sangran al mínimo rasguño.

-Entonces el pluma conlleva cosas negativas…- objetó el noble.

-Pero también positivas, como leyes que nos son beneficiosas para nuestro bienestar y obras de literatura que nos deleitan y nos enseñan algo nuevo cada día, mi joven señor. -aclaró Don Carlos.

-Entonces, como vos decís, la pluma domina la sociedad, pues es su alma creativa mientras la sociedad es su cuerpo…-habló Don Enrique.

-Cierto, mi señor.- asintió Don Carlos.

-…como el alma al cuerpo. La pluma, que crea leyes que la sociedad, el cuerpo, sigue.-prosiguió el doncel, pensativo.-Y también creando perjuicios que crean guerras. Pero también hay leyes beneficiosas y literatura edificante y instructiva, y otras muchas cosas buenas que la pluma hace y la espada, llámese cuerpo, aprende de ésta.

-Me alegra ver que me habéis entendido- dijo el poeta.

-Y lo que he entendido es que hay muchas categorías de espadas, y no todas son de acero, pero todas son la expresión física del alma, de la pluma…-prosiguió el joven caballero-…y son el cuerpo de la sociedad, que hace realidad lo que el alma piensa.

-Sois inteligente mi señor, os felicito.- se congratuló el anciano.

-Y vos sois muy sabio, también, y creo que tenéis razón.- admitió el joven caballero humildemente- Mi espada, todas las espadas sociales, ya sean leyes o de cualquier otro tipo son supeditadas a la pluma, pues de ella emanan las normas que nos guían en el mundo. Temo deciros que debo dejaros, mi señor Don Carlos. El sol declina y se me espera en un banquete, pero he de deciros que ha sido un notable placer hablar con vos, y ruego me perdonéis si en algo os he importunado durante ese tiempo

-Ha sido un gran placer para mí también hablar con vos, mi señor Don Enrique- dijo Don Carlos.- Y no temáis, no hay nada más reconfortante que hablar con alguien que está dispuesto a aprender algo nuevo cada día. Si deseáis algo de mí, estoy a vuestra entera disposición cunado gustéis. Que paséis una buena cena, mi joven señor.

-Lo mismo os deseo, mi señor Don Carlos,- dijo el joven Don Enrique alejándose- y gracias de nuevo, mi señor por esta charla tan instructiva.

 

Autor: Cristóbal Miró Fernández

 

Fecha: domingo, nueve de junio del año dos mil trece.

hqdefault

Giuseppe Di Mauro recita “‘A livella” di Totò. (MAM).

Giuseppe Di Mauro recita “‘A livella” di Totò.

   Subido y Publicado en Yuotube por LibriSenzaCarta

 

‘A livella

Ogn’anno, il due novembre, c’é l’usanza
per i defunti andare al Cimitero.
Ognuno ll’adda fà’ chesta crianza;
ognuno adda tené’ chistu penziero.

Ogn’anno, puntualmente, in questo giorno,
di questa triste e mesta ricorrenza,
anch’io ci vado, e con dei fiori adorno
il loculo marmoreo ‘e zi’ Vicenza.

‘St’anno m’é capitato ‘n avventura…
dopo di aver compiuto il triste omaggio.
Madonna! si ce penzo, e che paura!,
ma po’ facette un’anema e curaggio.

‘O fatto è chisto, statemi a sentire:
s’avvicinava ll’ora d’a chiusura:
io, tomo tomo, stavo per uscire
buttando un occhio a qualche sepoltura.

“Qui dorme in pace il nobile marchese
signore di Rovigo e di Belluno
ardimentoso eroe di mille imprese
morto l’11 maggio del’31″

‘O stemma cu ‘a curona ‘ncoppa a tutto…
…sotto ‘na croce fatta ‘e lampadine;
tre mazze ‘e rose cu ‘na lista ‘e lutto:
cannele, cannelotte e sei lumine.

Proprio azzeccata ‘a tomba ‘e stu signore
nce stava ‘n ‘ata tomba piccerella,
abbandunata, senza manco un fiore;
pe’ segno, sulamente ‘na crucella.

E ncoppa ‘a croce appena se liggeva:
“Esposito Gennaro – netturbino”:
guardannola, che ppena me faceva
stu muorto senza manco nu lumino!

Questa è la vita! ‘ncapo a me penzavo…
chi ha avuto tanto e chi nun ave niente!
Stu povero maronna s’aspettava
ca pur all’atu munno era pezzente?

Mentre fantasticavo ‘stu penziero,
s’era ggià fatta quase mezanotte,
e i’ rimanette ‘nchiuso priggiuniero,
muorto ‘e paura… nnanze ‘e cannelotte.

Tutto a ‘nu tratto, che veco ‘a luntano?
Ddoje ombre avvicenarse ‘a parte mia…
Penzaje: ‘stu fatto a me mme pare strano…
Stongo scetato… dormo, o è fantasia?

Ate che fantasia; era ‘o Marchese:
c’o’ tubbo, ‘a caramella e c’o’ pastrano;
chill’ato apriesso a isso un brutto arnese;
tutto fetente e cu ‘na scopa mmano.

E chillo certamente è don Gennaro…
‘o muorto puveriello… ‘o scupatore.
‘Int ‘a stu fatto i’ nun ce veco chiaro:
so’ muorte e se ritirano a chest’ora?

Putevano sta’ ‘a me quase ‘nu palmo,
quanno ‘o Marchese se fermaje ‘e botto,
s’avota e tomo tomo.. calmo calmo,
dicette a don Gennaro: “Giovanotto!

Da Voi vorrei saper, vile carogna,
con quale ardire e come avete osato
di farvi seppellir, per mia vergogna,
accanto a me che sono blasonato!

La casta è casta e va, sì, rispettata,
ma Voi perdeste il senso e la misura;
la Vostra salma andava, sì, inumata;
ma seppellita nella spazzatura!

Ancora oltre sopportar non posso
la Vostra vicinanza puzzolente,
fa d’uopo, quindi, che cerchiate un fosso
tra i vostri pari, tra la vostra gente”

“Signor Marchese, nun è colpa mia,
i’ nun v’avesse fatto chistu tuorto;
mia moglie è stata a ffa’ sta fesseria,
i’ che putevo fa’ si ero muorto?

Si fosse vivo ve farrei cuntento,
pigliasse ‘a casciulella cu ‘e qquatt’osse
e proprio mo’, obbj’… ‘nd’a ‘stu mumento
mme ne trasesse dinto a n’ata fossa”.

“E cosa aspetti, oh turpe malcreato,
che l’ira mia raggiunga l’eccedenza?
Se io non fossi stato un titolato
avrei già dato piglio alla violenza!”

“Famme vedé’.. -piglia ‘sta violenza…
‘A verità, Marché’, mme so’ scucciato
‘e te sentì’; e si perdo ‘a pacienza,
mme scordo ca so’ muorto e so’ mazzate!…

Ma chi te cride d’essere… nu ddio?
Ccà dinto, ‘o vvuo capì’, ca simmo eguale?…
… Muorto si’ tu e muorto so’ pur’io;
ognuno comme a ‘nato é tale e quale”.

“Lurido porco!… Come ti permetti
paragonarti a me ch’ebbi natali
illustri, nobilissimi e perfetti,
da fare invidia a Principi Reali?”.

“Tu qua’ Natale… Pasca e ‘Ppifania!!!
T’ ‘o vvuo’ mettere ‘ncapo… ‘int’a cervella
che staje malato ancora e’ fantasia?
‘A morte ‘o ssaje ched’ ‘e?… è ‘na livella.

‘Nu rre, ‘nu maggistrato, ‘nu grand’ommo,
trasenno stu canciello ha fatt’ ‘o punto
c’ha perzo tutto, ‘a vita e pure ‘o nomme:
tu nu t’hè fatto ancora chistu cunto?

Perciò, stamme a ssentì’… nun fa ‘o restivo,
suppuorteme vicino-che te ‘mporta?
Sti ppagliacciate ‘e ffanno sulo ‘e vive:
nuje simmo serie… appartenimmo a mmorte!”

Captura de pantalla 2013-06-14 a las 20.19.26

“BARRIO QUERIDO”, poema escrito por KAILASH NOGUERA, poeta Gibraltareño. (MAM).

Kailash Noguera

Este poema, duro y fuerte, fue escrito por Kailash Noguera para una antología de escritores de Gibraltar que escriben en castellano, en un proyecto del Instituto Cervantes de Gibraltar.

 

Barrio querido.

Descampados entre edificios altos,

Niños juegan entre basura y asfalto,

Bellos momentos en sucios callejones

donde la risa y el llanto laten de los mismos corazones.

 

Paredes manchadas por pintura alegre,

Alegre pintura – Picassos del barrio,

Grafiteros expresando la luz, luz divina,

Luz del arte en interiores suicidas.

 

Casas en ruinas, abandonadas donde jóvenes desnudos intiman,

Bajo techos caídos, como arboles sin ramas en campos donde pobre es el verde.

 

Madres solteras, jóvenes pero viejas,

Viejas por el sufrimiento, maliciadas por la sabiduría Adquirida en el seno de la maldad.

Atractivas por la madurez, guerreras de la vida

Juzgadas por el mismo juez.

 

Perros viejos desde las aceras observan sus infancias reflejadas en los delincuentes juveniles que corren las calles,

perseguidos por los uniformes de la ley, el familiar sonido de las sirenas y la sombra maldita del caballo blanco.

 

Dulce aroma de chocolate quemado, litronas adornan los bordillos de los patios

Las niñas bailan flamenco y hip-hop al son de las palmas y el beat-box,

El cante, y rimas melódicas de la penumbra en las voces de los niños,

Banda sonora del barrio, princesas y príncipes sin castillos.

 

Reyertas, cuchillos y martillos, cicatrices en los nudillos,

Sangre gotea por las hojas de las navajas

Ratas y cucarachas, fieles vecinos son Lamentos y alegrías

laten de los mismos corazones, como la risa y el llanto en los sucios callejones.

 

Barrio marginado barrió pobre,

barrio bajo barrio conflictivo Infinitos nombres ¡Ay barrio, barrio querido!

DEL RESPETO Y OTROS CONSIDERANDOS, por Gabriel Alcolea.

Cada uno es muy libre de expresar su opinión, y ahí va la mía respecto a las incoherentes críticas que han recibido los chicos que no han “respetado” al deplorable y sectario ministro de Educación, el señor Wert.
Confundir los cuartos traseros con las témporas o las gallinas con los patos es algo muy frecuente entre nosotros, los seres “racionales”. No soy ninguna excepción cuando digo que el respeto es un sentimiento o norma muy personal e íntimo de cada uno. Asimismo, resulta extraño en estos albores del siglo XXI, ver como todavía hay personas que aclaman aquello de “toda persona es digna de respeto”, confundiendo los términos de urbanidad, educación, civismo, ciudadanía, cortesía, rectitud e innumerables vocablos más sobre la conducta generalizada de las personas.
Pero, lo que se considera como estricto respeto, va más allá de cualesquiera de aquellas acepciones y se produce hacia otra persona cuando el titular del respeto, su dueño y señor, lo da o lo presta, única y excepcionalmente, a la persona que cree acreedora de tal merecimiento y no por otro tema baladí, zafio o vulgar.
Para mí, “todas” las personas no merecen mi respeto. Yo no puedo respetar, darle mi respeto, por ejemplo, a un maltratador. Yo no puedo respetar, darle mi respeto, ni por asomo, a un fascista. Yo no puedo respetar, darle mi respeto, aunque quisiera, a un xenófobo. Yo no puedo respetar, darle mi respeto, aunque lo suplicara, a un pederasta. Y así, etcétera, etcétera, hasta un largo tramo de aberrantes personalidades o formas de ser que existen en el mundo.
Por ello mismo, entiendo -y aplaudo- la postura de los excelsos estudiantes respecto a su negativa al saludo a una persona que les está robando su futuro, sus vidas. Que está inculcando la separación, el odio y las diferencias sociales entre la juventud. Que está devolviendo a nuestros hijos a una etapa que creíamos olvidada. Que, como hace cuarenta años, está mezclando el partidismo sectario de la religión católica con la enseñanza. Que se está cargando, en resumen, la Educación Pública, favoreciendo de paso, a la privada o concertada.
También, por ello mismo, para mí está muy claro que las personas que confunden la protesta, la lucha contra la injusticia, la rebelión, el derecho a manifestar sus quejas, su razón, su libertad de expresión, etc. con la falta de respeto, falta de educación o agravio a “lo normalizado oficialmente”, deberían hacérselo mirar, o bien, olvidar las rémoras que, evidentemente y de manera atávica, arrastran de inmemoriales tiempos.
Alguno, tachándoles de “ignorantes”, hasta ha sido capaz de pedir que a esos chicos les sean negados determinados puestos de trabajo y excluirlos de futuros proyectos de investigación (sic)… a ver si así “aprendían”.
Para este tipo de personas, mi respeto tampoco existe. Por fortuna, ya quedan menos…