ESTUDIOS LITERARIOS. MONÓLOGO INTERIOR. UNA MENTE SIN CENSURA por Raquel Viejobueno

MONÓLOGO INTERIOR . UNA  MENTE SIN CENSURA

Todos los momentos no pueden ser deterioros de la persona, aún, en los peores tiempos, la mente cabalga, o está obligada a surcar por praderas distintas. El monólogo interior abre una técnica nueva dentro de la narrativa, mundos donde los autores descubren que no tienen censura, que pueden sacar a flote mil y un delirio, sensaciones, turbaciones, que pueden estar sujetas a la inconsciencia, a lo incoherente, pero que son pilares de la psicología humana, materia de estudio, no sólo en el psicoanálisis, sino a través, del campo que nos ocupa, la literatura.

Maticemos pues las primeras técnicas del monólogo interior, y como tras los estudios de Freud, gira de postura para ofrecernos mil mundos, dentro de otras realidades, donde los laberintos son inquietantes.

El monólogo es aquella modalidad narrativa que cede la palabra a un personaje para que pronuncie y de voz a sus ideas, pensamientos, inquietudes – siempre dentro del relato- sin que nadie le pueda responder.

Desde la aparición de la novela de Joyce “Ulisses” en 1922, el monólogo gira  su técnica y nos encontramos con un diálogo interiorizado, siempre en soledad, utilizando un lenguaje íntimo, desde esa estrechura, soledad y conciencia del que lo expresa. Debemos puntualizar que el monólogo es una técnica muy antigua en la novela, incluso, más aún que la lírica.  El concepto universal de monólogo lo definía como la aparición del inconsciente, la yuxtaposición de pensamientos- siempre íntimos- de una forma dispersa, desgranados, y en muchos casos, sin enlaces lógicos, en un principio.

Así pues, podemos decir que es reflejo de la conciencia, sin tener una intención racional, o dicho de otra forma, se produce de manera espontánea, caótica. El objetivo fundamental  del monólogo, es introducir, de forma directa al lector en la vida interior del personaje, evidentemente sin que exista ninguna intervención por parte del autor para explicar dicha vida interior, o  dicho comportamiento del personaje.

Pero en la actualidad, los monólogos interiores pasan por tener un dominio de la conciencia, ya que una de las características importantes del personaje es la lucidez para afrontar un autoanálisis.

Este cambio de técnica en la actualidad viene ligado a los descubrimientos de Freud en el campo del psicoanálisis. Todos los estudios del subconsciente abren para los narradores, todo un mundo desconocido, donde sin duda deben  ir dando forma, y reflejando aquello que no pasa por la censura, los campos donde se encuentran los sueños, los delirios, y las fantasías.

Habiendo tejido, muy brevemente, esta técnica tan apasionante, no nos queda más que  descubrir en nosotros mismos todos nuestros submundos, para que la realidad se llene del eco que corresponde.

De esta forma, aún, todavía, nos queda mucho que decir…

Raquel Viejobueno

Captura de pantalla 2013-02-06 a las 22.59.00

LA METAMORFOSI DE RAJOY, por Joan Ferré Verge.

En poc temps, Mariano Rajoy ha passat de ser un polític mediocre (quan exercia de cap de l’oposició) a ser un pèssim governant. O dit d’una manera molt més metafòrica, el cuc, després de passar per capoll, no sempre s’acaba convertint en papallona, de vegades ho fa en escarabat.
Durant el darrer mandat de Zapatero, mentre es desinflava la bombolla immobiliària i s’accentuava la crisi, Mariano Rajoy es va limitar a criticar el govern fent una oposició destructiva sense aportar cap solució que ajudés a pal•liar la situació de crisi ni donés el més mínim suport al govern socialista. En l’única cosa que es van posar d’acord va ser a l’hora de reformar la Constitució per establir un sostre de despesa pública. Curiós…
Però ara les tornes han canviat. El dia 20-N de 2011, els votants van donar majoritàriament el suport al candidat Rajoy com a cap de llista del Partit Popular. Pràcticament sense programa electoral, Rajoy va assolir una còmoda majoria absoluta simplement amb la promesa de donar la volta a la situació com si es tractés d’un mitjó. Un any i escaig després la situació ha canviat tant que de difícil ha passat a ser insostenible.
Mentrestant, Rajoy ha demanat el suport de l’oposició per a poder portar a terme les mesures econòmiques i socials que, segons la Merkel i ell mateix, Espanya requeria. Aquestes mesures, basades en la contenció de la despesa pública, en lloc de crear 3 milions i mig de llocs de treball (tal i com va pronosticar González Pons), n’ha destruït 2 milions; es a dir, si quan va formar govern Rajoy hi havia a Espanya uns 4 milions d’aturats, ara n’hi ha 6 milions.
Però hi un fet que durant tots aquests anys s’ha mantingut invariable: la poca confiança que transmet Rajoy quan ha de sortir a donar explicacions davant de situacions complicades.
Com a ministre d’Aznar, Rajoy no va ser convincent a l’hora d’explicar el desastre del Pretige. Com a president del PP, la corrupció li va passar per davant dels morros sense que se’n assabentés. Finalment, com a president del govern, està vivint els dies més convulsos que mai ha viscut la democràcia espanyola sense saber, un cop més, prendre les mesures adients. De fet no ha pres cap mesura. Rajoy, juntament amb el seu govern, opta per negar-ho tot i amenaçar en querellar-se contra tots aquells que gosin difondre informacions compromeses per als populars. La qual cosa em fa plantejar una pregunta: El PP també haurà de pagar els famoses taxes judicials de Gallardón? Igual no tenen prou diners a Suïssa per a poder pagar-les…

 

Rajoy passarà a la història per dues frases molt concretes:

1.- La que va dir quan era Ministre de la Presidència i portaveu del govern d’Anar al qualificar l’escapament de fuel del Prestige com uns filets de plastilina… I
2.- La que va pronunciar només fa uns dies a Alemanya quan va dir: Tot és mentida menys algunes coses que han publicat els diaris.

 

Tot un estadista que, desgraciadament, no rebrà mai el reconeixement que es mereix per part de ningú (heu entès la broma, no?)

SEÑOR RAJOY, LOS ACTOS DE FE PARA LAS IGLESIAS, por Fernando Sabido Sánchez

Señor Rajoy, su discurso televisado desde las catacumbas de Génova 13, sin permitir que los periodistas en nombre de todos los ciudadanos que queremos saber la verdad de lo que ha ocurrido con las finanzas de su partido pudieran ni tan siquiera verle la cara de cemento en directo, y mucho menos rebatir su discurso, fue una desvergüenza más a la que nos tienen acostumbrados los políticos en este país.

Todo ES FALSO, dijo Vd., con la misma convicción con la que en su momento puso sus manos en el fuego por Camps, los implicados en el Gürtel, por el mismísimo Bárcenas, hoy un apestado y el demonio que quiere dinamitar su Partido, en el que estuvo veinte años campando a sus anchas con la confianza de sus antecesores y de Vd. mismo.

¿Todo se debe a una conspiración del / la innombrable? ¿Conspiran contra Uds. los políticos de su partido y empresarios que han reconocido la verdad de los apuntes? ¿No tiene el Sr. Bárcenas (tesorero del PP, DE SU PARTIDO, cuando se ingresó el dinero), una cuenta con 22 millones de euros en un Banco suizo? ¿son falsos los informes de la policía que asocian los apuntes de ingresos con los de la trama Gürtel? ¿cree que somos imbéciles cuando nos quiere hacer comulgar con la publicación de su declaración de la renta, en la que lógicamente sólo estarán sus ingresos oficiales? ¿una auditoría interna con declaraciones juradas de los posibles corruptos, forma parte de los evangelios?

En fin, confiemos en la Justicia y en los periodistas que están investigando los famosos papeles y estoy seguro que algún día se tragará sus palabras, y pasará por la vergüenza de tener que volver con indignidad, a esa profesión tan rentable que abandonó por su amor a los pobres de este país que tanto le necesitábamos.

 

 

 

 

LA CANALLA Y LAS TRAGADERAS

La canalla es un término que, coloquialmente, se le aplica a la gente baja, a la gente ruin. Tiene muchas más acepciones como chusma, gentuza, morralla, rastrero, pillo, vil, bandido, miserable, granuja, sinvergüenza, etc.

Al reino de España, al Estado español, un grupo de depredadores de lo público,de la dignidad, de la seriedad, del decoro, de la honradez, de la decencia, en suma, de vestirse y calzarse por los pies, la está llevando no sólo a otros tiempos pretéritos, sino, precisamente, al sitio donde a esa misma calaña de cavernícolas le interesa que pazca el pueblo español: la desidia, la ignorancia y la más completa abulia por lo que debiera ser algo sagrado, la política con mayúsculas, además, claro, de la más absoluta indigencia mental y pecuniaria.

Evidentemente, esto no se produce de la noche a la mañana. Los padres de la “patria”, cuando recibieron la herencia del inmundo dictador, supieron dotarse de las normas, estrategia y táctica adecuadas para llevar a cabo este lento proceso al sitio donde convenía a sus espurios intereses. La herramienta principal para llevar a cabo esta ignominia se la otorgaron poco tiempo después con la anuencia y la promesa del reparto del botín habido, con las fuerzas de “oposición” de aquel entonces: los partidos de “izquierdas” (haciendo de tripas corazón -decían ellos, todo sea por el bien del reino- vendieron al mejor postor los ideales, las luchas, los sacrificios, su bandera y…hasta sus muertos) que, previamente, claro, habían sido legalizados para la ocasión. Esa herramienta, no es otra que la famosa Constitución española, donde se termina de fraguar el mayor robo que a pueblo libre alguno se le pueda hacer: la elección de su máxima magistratura, la elección de su Jefe de Estado.

Los que, por suerte -o desgracia, vaya usted a saber- hemos tenido que sufrir la vivencia de toda esta interminable etapa de hipocresía, mentiras, engañabobos, enriquecimientos y expolios ajenos, cambiándonos cuatro derechos individuales por el adormecimiento y al amansamiento general, lo llevamos advirtiendo día tras día. Pero las masas son reacias a eludir prebendas fáciles y prontamente ofrecidas y afrontar desde la educación cívica y la racionalidad la reivindicación de lo que verdaderamente nos hubiera librado de esta plaga de corruptos e ineptos políticos: la auténtica soberanía del pueblo, la democracia verdadera.

Dícese de las tragaderas en algunas de sus acepciones como las propias a lo que conlleva la inocencia, la credulidad, la ingenuidad, la tolerancia, etc. Y así parece ser que le ha venido sucediendo a un pueblo, por lo general, en la inopia política, por su secuestro dictatorial durante más de treinta y cinco años. ¿Quién de nosotros estaba capacitado políticamente para dar su veredicto ciudadano a una norma como la Constitución del 78 ?. ¿Que legitimidad puede tener aquel proceso realizado en tales circunstancias?. ¿Quién de los españoles está verdaderamente capacitado para emitir tales sanciones?. El engaño se ha perpetuado a través del sistema electoral y también a través de las tragaderas que sigue teniendo la mayoría del propio pueblo español.

Hemos estado tragando y tragando lo que hiciera falta y menester con tal de dotarnos de cuatro voluntades políticas prestadas y poder tener derecho a un televisor de plasma, unas vacaciones pagadas y que nuestro hijos pudieran realizar estudios universitarios. No es poco, bien es cierto. Pero hemos seguido sin preocuparnos de lo esencial que hace posible el avance real y positivo para los ciudadanos de un país. Dotarnos de DEMOCRACIA.

Hemos seguido cambiando churras por merinas. Hemos seguido cayendo en el engaño y en el timo del tocomocho. Hemos seguido tragando y tragando, porque en el fondo no hemos sido capaces de soltarnos de la mano del “padrecito” que todo español necesita desde su nacimiento.

De nuevo, la historia nos está demostrando que la desidia es el peor pecado que un pueblo pueda cometer. Lo pagaremos -lo estamos pagando- otra vez y muy caro.

La situación es gravísima y la involución y el riesgo que ello implica hacia un régimen tecnócrata y manipulado o, peor aún, hacia un régimen de corte militarista, apenas ya si es posible revertirla.

Sólo los partidos políticos pequeños, no implicados en esta maraña viciada de perversión, sobornos, cohechos y prevaricaciones, pueden salvarnos de lo que nos está viniendo encima. Pero esos partidos no podrán hacer nada sin la voluntad, los votos, la ayuda del pueblo, de las gentes, de las personas que día a día están viendo como son conculcados todos los pequeños y fútiles derechos que hasta ahora les han regalado torticeramente.

Es la hora del pueblo sí…pero del pueblo culto y mentalmente preparado para saber cómo y con quién ha de jugarse el futuro de sus hijos. Es, ahora o nunca.