ESPAÑA, EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS … CORRUPTAS. Por Gabriel Alcolea.

 

Mal sigue la cosa. Para el PP y para los que no son el PP. Las recientes noticias no escandalizan ya a nadie. Lo asumimos con la mayor naturalidad y, por desgracia, parece que hasta con resignación. De buena mañana, nos desayunamos con datos que todo el mundo, aún sin pruebas, sabe que suceden en esta España corrupta., y que, por sí solos, deberían ponernos los pelos como escarpias.
Mientras, según los datos del INE (publicados por EFE) la mayoría de las SICAV -sociedades permitidas por los gobiernos españoles para que por el 1% de impuestos, las grandes fortunas tengan su refugio financiero- han incrementado su patrimonio en un 50%. Asimismo, se da cuenta de que en el segundo trimestre del año, la renta disponible en los hogares españoles ha descendido el 3,20%. Por si fuera poco, el 21,80% (más de diez millones) de los españoles están por debajo del umbral de la pobreza. Dos millones trescientos mil niños de esta preclara España no pueden ver satisfechas sus necesidades básicas y un millón setecientos mil hogares no perciben ni un sólo euro al mes. Miles y miles de personas desahuciadas de sus hogares nos ponen el corazón en la garganta, mientras tenemos que tragarnos que entre sólo cien personas de este perverso mundo se repartan en el pasado año 180.000 millones de euros.
Claro no es de extrañar que ante esta situación, hayamos sido nombrados “campeones” de la Unión Europea, como país miembro de la misma donde más desigualdades sociales existen. ¡¡Vamos, una verdadera calamidad!!…¡¡Y no pasa nada…!!. Para colmar el vaso, un señorito de esos de “gente bien” -como, indolentemente, dice Rajoy- ahorra 22 millones de euros en un santiamén y…¡¡sigue sin pasar nada!!.
Visto lo visto y lo que aún tendremos que ver, resulta, cuando menos lamentable, oír, ver o leer a los comentaristas, tertulianos, sociólogos, economistas, escritores, pensadores y otros especímenes propios de cualquier foro de actualidad, tratando “la crisis” a la orden y dictado que les imponen.
Aun sabiendo de antemano (así está constantemente demostrado o bien convenientemente ocultos) que todos los datos facilitados por los estamentos gubernamentales, como los que facilitan las instituciones financieras oficiales, las propias entidades bancarias y cualquier otro organismo relacionado con el mundo financiero, son datos preparados en la justa medida que corresponde al bien de sus intereses; estos señores que, diariamente, inundan las mentes de los españoles en los medios de comunicación, son incapaces de facilitar al español común una sola verdad, un sólo atisbo de realidad, una sola argumentación positiva, de: primero, la verdad del por qué hemos llegado a esta situación y, segundo, de qué forma podríamos salir de ella, sin suspender un solo derecho adquirido por las clases trabajadoras.
Remedios y soluciones distintas a las adoptadas las hay. Es algo que está en la mente de cualquier español medio: las enormes y cada día más pronunciadas diferencias sociales entre las clases dominantes y las clases empobrecidas por ellas, el sistema impositivo fiscal, el fraude y la corrupción y el endeudamiento de empresas y bancos.
Sí. Ese es el quid de la, por otra parte, eterna cuestión. Ahí está todo lo necesario para salvar a España de esta mentira en que nos quieren enfangar por el tiempo suficiente y necesario como para poder privatizar todo lo que ahora aún es público. Ahí están los medios necesarios para salir de esta corrupta podredumbre humana a la que ya estamos llegando. Pero, claro, ¿quién tiene el valor suficiente para tomar el timón y encauzar el rumbo que conviene a la mayoría de los ciudadanos?. ¡Ese es el problema!
Nosotros, los trabajadores y las clases “pasivas”, el ciudadano común y corriente, no somos los culpables de esta hecatombe. Nosotros no somos quienes hemos vivido “por encima de nuestras posibilidades”. Nosotros, por desgracia, cuál cordero inocente, nos hemos limitado a poner un papel cada equis tiempo en una urna. ¡¡Algunos ni eso tan siquiera!!. Del resto, se han ocupado ellos, los políticos actuales, los gendarmes represores -sicarios- de los poderosos que han hecho el papelón para sus capos.
Las cifras facilitadas al conjunto de la sociedad -suponiendo que sean reales- sobre nuestra Deuda Pública y Privada, hablan a las claras dónde está en realidad el problema. Es el endeudamiento de las empresas privadas y las entidades financieras el que difícilmente puede ser amortizado y sobrellevado por las mismas. Es en realidad este despilfarro especulativo, sin el debido retorno inversionista, el que ha llevado la duda a los evaluadores de nuestra situación financiera. Es aquí donde han tenido en cuenta las escasas sinergias aportadas por el destemplado entramado que forma el empresariado español.
El problema no es la Deuda Pública, sino la privada y, claro, todas las corruptelas que los gobernantes de turno en permanente apaño con las grandes empresas y bancos del país se permiten así mismos con total burla del español de a pie.

MUJER, POEMAS. Por Elisabeta Galben Botan

 

Reseña de Elisabeta Galben Botan

Vengo de un país coronado por la leyenda y marcado por la tiranía  del régimen comunista, Rumania. Buscando la Tierra Prometida y la libertad en el redondo del mundo, en el año 2002 llegué en tierras de Don Quijote y empecé a hilar mis sueños literarios.

Me enamoré del género lirico desde a una edad muy temprana, cuando la poesía anidó en mi alma sembrando rasgos feministas.

Nota introductoria de Pulso:

La poesía de Elisabeta, tiene una virtud que sobresale por encima de sus palabras, de sus versos: suena sincera, arrastras ecos de  experiencia, experiencia  que solo puede surgir de un estadio de profundo convencimiento y compromiso con lo expresado, lo vivido, que  dicho así, con  sincera sentimentalidad  y sencillez,  desarma.

Otra gran virtud a resaltar en su poesía es su  capacidad para  superar la dificultad que  la creación literaria, y por antonomasia la poesía, ofrece a los que la crean en una lengua no nativa, no materna. Es una poesía que entronca de raíz con la corriente de la poesía de la experiencia tan en boga en España en las últimas décadas del siglo pasado y del presente, que no  debemos dejar pasar sin leer. Por Jesús García Moreno

 

 

 

MUJER

Soy una partícula

que no encaja

en la realidad del hombre.

Mi sombra

se quedo en su alcoba

desde la primera vez

que me entregue

en la desnudez del amor.

Voy tejiendo

mi dignidad

con franjas

de dolor y luz,

volando

con alas de luto

sobre los cementerios

de sueños asesinados

por la tortura.

La iglesia

bendice

al hombre todopoderoso,

mientras la mujer

se aminora

por el derrame

de amor

que le pide la vida.

BÚSQUEDA

Huellas de pasos,

sobre la arena de los relojes,

que buscan todavía,

a través de una dimensión,

con recuerdos suspendidos,

sobre el temblor acompasado

de la aorta,

empeñada,

en fabricar esperanzas,

sublevada,

contra la soledad.

Instantes perdidos

en el abismo de las no-palabras,

desembocadas por el viento,

al borde del Mundo.

Sentimientos deformados,

que no pueden ser reciclados

en el taller

del maestro Tiempo.

El milagro del Amor

suplica otra oportunidad,

a la Vida apresurada

de mudarse en el Cosmos.

VUELO ROTO

La muerte

tenebrosa,

se me presentó,

con el semblante

del hombre degenerado,

que lleva sus muslos empaquetados

en la caja craneal…

donde se ocultan:

el complejo de Edipo

y otras frustraciones

y represiones,

amontonados,

como los murciélagos,

en la obscuridad de la caverna.

Estoy luchando con la muerte.

Y me resisto

más de lo posible.

Pero la desesperación

me envuelve,

tras echar mi alma

muy lejos…

Mi cuerpo está desecho

bajo el peso de la oscuridad

en temblor y lágrimas.

***

La luz del alba

me encuentra descompuesta

en un montón de migas…

¡Dios, cuántas migas!

¡Dios, como duelen!

El dedo pulgar

se me ha quedado entero,

y una parte del alma,

que no han sido lesionados

por la furia desenfrenada

de la muerte.

Y sé,

que podre forjarme

otras alas con ellas.

He recogido las migas

y sigo mi camino,

arrastrando un sueño harapiento,

en un vuelo cojitranco,

por el aire que apesta a tristeza.

EXILIO

Exilio.

Tentación

de la Tierra Prometida.

Salí caminando,

sólo con algunas franjas

de historia,

en mi alforja tejida con sueños,

buscando la libertad,

en el redondo del mundo.

En la loca búsqueda,

me encontré a mí misma,

sedienta de jugar

con la magia de las palabras.

 

Captura de pantalla 2013-01-26 a las 00.45.19

IUS MALETRACTANDI, por Pascual L. Romero

 

 

 IUS MALETRACTANDI

 

 

 

 

Este encabezamiento no es más que el principio del fin de una época. La época feudal. Su significado no es otro que “El derecho del señor a maltratar a su siervo” y no eran más que unas leyes que intentaban reforzar un sistema que se iba descomponiendo.
En el ultimo estadio del sistema feudal su capacidad económica estaba al límite por su crecimiento demográfico y por las malas cosechas, que no podían mantener de una manera equilibrada a señores y vasallos.
Otra manera de entender las relaciones sociales se abría paso, los “burgos” ó ciudades y con ello el comercio, todo ello de una manera que hoy llamaríamos microscópica.Y llego la crisis.
Llego la peste negra.
Según dicen la peste llego por Génova ó Venecia, “burgos” que comerciaban de una manera intensa con Asia. El azote de la enfermedad fue en tres oleadas durante varios intervalos de tiempo, pero sus efectos fueron tan devastadores que en algunas zonas de Europa se perdió el 60% de su población. Según cuentan las crónicas 1/3 de la población de Europa sucumbió y eso era algo que el sistema feudal no pudo digerir a no ser que se restablecieran de una forma drástica los privilegios feudales que habían regido durante tanto tiempo y que se fueron “dulcificando” en los periodos de bonanza.
Los vasallos abandonaban los campos del señor feudal, porque otro seños feudal les daba mejoras en su “vasallaje” con lo cual había una tensión entre ellos-los feudales- ó los “vasallos” abandonaban los campos para ir a los “burgos”.
Para acabar con esa “competencia desleal” entre señores feudales y evitar la fuga no ya de “cerebros”, si no de mano de obra, el poder no se le ocurrió otra cosa que retroceder por medio de las leyes a “tiempos mejores” vividos por ese sistema que aseguraban a esos “poderes facticos” su supervivencia.
¿Y qué tiene que ver “eso” con lo que nos está pasando?, pues “na”.
A no ser que las leyes que nos imponen “IUS MALETRACTANDI” sean un retroceso abismal para que un grupo de personas vivan mejor, para que otros sigan viviendo igual.
¡Ah!, en aquellos tiempos hubo muchas revueltas, aplastadas con gran violencia.
Pero de aquello que caducó- el sistema feudal, incluso con leyes que apoyaban “su sistema”- nació el Renacimiento.