Captura de pantalla 2012-11-01 a las 01.50.02

!BASTA YA DE ABUSOS, BASTA YA DE ARRUINAR ESPAÑA!, por Victor Donamaría.

Se podría añadir a este título, aquella frase que figuraban en las pancartas de las manifestaciones contra los bombardeos a Palestina, en las que decíamos: ¿Cuántos más tienen que morir? Porque ya han muerto varias personas por culpa de la maldita crisis que la inoperancia e ineptitud de nuestros políticos, estatales y europeos, no saben afrontar o lo que es peor no quieren hacerlo.

Ayer un desesperado ciudadano se arrojaba al vacío desde su vivienda y está en la UCI, en estado muy grave.

Antesdeayer otro, al ver que una comitiva judicial, se acercaba a despojarle de su vivienda que no había podido seguir pagando, se suicidó. Cuando entraron los funcionarios judiciales, además de cumplir con su abominable tarea, dieron parte a la policía del cadáver que tenían frente a  ellos.

No sé cuántas muertes  han habido por este motivo. Con una es bastante. Pero lamentablemente han sido muchas más, y últimamente cada día una muerte nos entristece al leerlo u oírlo en los medios.

Recuerdo (en fotos en blanco y negro) que cuando el Crack o la Gran Crisis como se la llamo de 1929, los que se suicidaban eran los millonarias y banquero que al ver que se habían arruinado, no podían afrontar sus vidas con los millones que les quedaban, querían los que habían perdido, y se arrojaban desde las ventanas de las oficinas de Wall Street o de Mahattan.

Ahora en nuestra desprestigiada España, no son los banqueros ni especuladores los que se quitan la vida, ¡NO estos señores por llamarlos de alguna forma políticamente correcta, podían llamarles estos bastardos, y me quedaría también correcto, en lugar de dispararse un pistoletazo en la boca, pleitean con la justicia por unos bonus, o premios que ellos mismos se han asignado por su ruinosa gestión.

La justicia hace gala de su icono ES CIEGA Y LENTA.

El trabajador, ante las promesas y facilidades que pringosos y engominados empleados de banca ofrecían, aturdido por las facilidades que le prometían, compró el piso! Y el coche y los muebles también podrían entrar en la operación  a precio de hipoteca!, un 2,5%! Firmaron el contrato hipotecario y se fueron a vivir allá donde Cristo perdió el bolígrafo y dicen no lo encontró.

Urbanizaciones a medio terminar, sin servicios de alcantarillado, sin alumbrado público, el agua racionada, sin transportes públicos, sin colegios, sin nada de nada; pero las sucursales de los Bancos nacionales e internacionales, refulgían en medio de tanta dejadez y falta de vergüenza.

Cuando contrariando a las promesas de políticas relevantes como Rato, el dimisionario del FMI y arruinador de Bankia, políticos como Alvarez Cascos que en las tribunas de la plebe, aseguraban que si se construían pisos era porque se vendían,

El Innombrable, (José María Aznar) se atusaba el bigotillo hitleriano, y prometía que en breve alcanzaríamos a Francia en el PIB, a Italia ya la habíamos rebasado, y que habíamos avanzado en  nuestro desarrollo, el DOBLE que Francia y Alemania juntas (Ahora suplicamos prestamos, y ¡por favor! no digan que los estamos pidiendo).

¿Para qué seguir?, ya todos sabemos lo que ocurrió y está ocurriendo, pero nuestros políticos, la camada, la piara, la cuadrilla, la reata, la reala, (pongan los adjetivos descalificativos que se les ocurran, todos servirían) de políticos más ineptos y corruptos en la historia de España, ya plagada de políticos corruptos e ineptos de toda la vida, se han agarrado al Clavo Ardiendo de los teutones luteranos del ahorro, han dictaminado que DEBEMOS SER castigados, porque “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”, lo cual ya sabemos todos que es una falacia que el espantajo de la derechona  del Gran Capital blande con total descaro.

Alemania con suicida actitud de las políticas de ahorro y ante las elecciones que se avecinan, que no les son favorables a la Cancillera, se cierra en banda y “castiga” a los países del Sur por hacer de cigarras y dormir la siesta cuando los pobrecitos obreros de Hamburgo (que cobran el doble que los del Sur) trabajan sus 8 horas diarias.

Todos o casi todos, los organismos internacionales incluidos el FMI ¡Pásmense! Avisan de que esta política de “recortes” traerán mas recesión , con mas recesión no se alcanzará el déficit que Alemania exige ( no sé porque que, si es un Estado más en la Unión) , a mas recesión menos ingresos más paro etc etc. La espiral diabólica y no la de Luca Pisano, que era la espiral aurea.

Ante la inoperatividad de los políticos, jueces, bancos, los impagos se producen, y los bancos que son los culpables de la crisis y que reciben la ayuda del Estado (del pueblo) por 98.000 millones de euros o 1.780 per cápita, quieren cobrar su deuda, como sea y caiga quien caiga, que como ya sabemos quién cae es el mismo de siempre está cayendo desde que el mundo es mundo. El proletario. El ciudadano de a pie. El que suscribió acciones preferentes u Obligaciones Convertibles, o sea los parias de la tierra, la famélica legión que dice la Internacional.

El banco, insensible, sin alma ¿Quién ha dicho que un banco debe tener alma? Envía al juzgado la deuda del ciudadano, el juez, al igual que el banco, sin alma sin piedad, como aquellos jueces del Oeste, que juzgaban al cuatrero en la sala y al instante le pasaba la soga por el cuello el Marshall designado.. Este juez, envía el “operativo” a echar de su casa al delincuente que ha tenido la osadía de no pagar el recibo de la hipoteca durante dos meses o 1.500 euros en total. El “operativo” o sea Secretario del Juzgado, policía municipal, policía nacional (por si acaso están allí los de la Plataforma contra el desahucio), vestidos como Robocop se aprestan a ir al barrio del Gallinero, poblado por insignificantes y sucios gitanos rumanos, ni siquiera gitanos españoles, y cuando llegan se encuentra con el cadáver del inquilino  que ha dejado de pagar el piso que deben desahuciar. Llaman al Samur, para que se lleve el fiambre y  lo envíen a Rumania de una  puta vez. Y a seguir desahuciando.

¿No hay una forma de parar estas canalladas, entre políticos, jueces, abogados, bancos, asociaciones de consumidores, ¿  ¡Solo es reunirse y pensar!.

Porque el drama es que ni siquiera entregando el piso, se cancela la deuda, porque esta es inferior en valor, de lo que debe el inquilino, ya que la deuda esta “engordada” por el propio banco al incluir otros enseres y al “inflar” los valores de la hipoteca para ganar más dinero, solo era cuestión de extenderla más años.  Se hacían hipotecas de hasta 50 años. Como dice el bolero ¡Toda una Vida!

Se están estudiando  las bases,  u “hoja de ruta” como se dice estúpidamente, para crear un banco “malo” que acoja a los activos “contaminados”, para que en  los balances de los bancos solo reflejen activos “limpios”. Esta operación costará dinero y mucho, ya hemos anticipado 98.000 millones como decía en párrafos anteriores. Entre estas cifras mareantes de millones a nadie se la ha ocurrido incluir las que podrían compensar el desahucio de los 385.000 habidos desde 2.008 y los que vendrán.

Antes de tomar la medida de quedarse con el inmueble, ¿No se le ha ocurrido a nadie estudiar cada caso, ver la viabilidad VITAL del sujeto a desahuciar, donde vivirá, cuántos hijos tienes que ingresos  le quedan?

Apunto una idea. En los casos de desahucio  el banco se queda con la vivienda y como esta fue sobrevalorada, se queda con una  deuda sin pagar en sus  cuentas  de Deudores, añadida a la cifra de valor que se aumento a la hipoteca real.  Lógicamente esta cifra contable pasaría a engrosar todo este valor  de los  impagados del Banco.

Si el Banco en lugar de desahuciar al inquilino, le ofrece que siga viviendo en la  casa que ya es propiedad del Banco, con un alquiler social, hasta que el ex propietario, mejore su posición económica, entonces se le aplicaria un alquiler  de mercado. Así este ciudadano no tendría que ir a la calle a vivir de la caridad de amigos, ongs y familiares y el Banco tendría este valor del piso como deuda que se está cobrando y no habría de enviar a perdidas o contra la provisión de morosidad, o a ese engendro que se va a crear que le llaman eufemísticamente “Banco Malo”, que entonces tendrá que hacerlo al 50% de su valor. ¿Cómo pierde más el Banco, traspasando este piso desahuciado al 50% de su valor o quedándoselo en propiedad e ir cobrando todos los meses una cantidad en concepto de alquiler

Si no de esta forma de otra parecida, pero paren ya, esta canallada sin razón y además improductiva económicamente para ambos, entidad financiera y cliente.

¡Bastante castigo tiene con perder la propiedad de su casa, denle la posibilidad de seguir viviendo!

Bancos, jueces políticos, medios de comunicación TODOS TIENEN QUE PONERSE A PERNSAR, no se puede seguir pisoteando tantas veces a tantas gentes y siempre a los mismos.

¡Más humanidad

Portada 2

CARLOS ÓRDENES PINCHEIRA EN SU POESÍA

 


BIOGRAFÍA DE CARLOS ÓRDENES PINCHEIRA

El 29 de agosto de 1939 nace, en Santiago de Chile, Carlos Órdenes Pincheira, de descendencia española, ya que sus abuelos maternos emigraron a últimos del siglo XIX al país que le vio nacer. Considera dicha descendencia como un regalo, y le sirve para crear vínculos sentimentales con una tierra, que aunque nunca ha visto, la toma como suya. Es importante conocer el marco social-histórico de un poeta para poder clasificar y entender de mejor manera su obra literaria.

 

Autor que se torna innovador, no sólo por su estructura poética, sino por la forma de utilizar y plasmar la palabra, tanto en verso como en prosa, es también innovador en la manera de dirigirse al mundo.

Aprendió a escribir y a leer solo, su único deseo era tener un diccionario, que consiguió durante una semana, prestado por la patrona de la pastelería donde trabajaba. Contaba con dieciocho años. Interiormente avergonzado porque nadie supiera que no sabía leer ni escribir, se esmeró a la luz solitaria de un candil a esculpir, poco a poco, frases y versos, ideas que le dejaban aislado en la mirada del mundo. El poeta frente a sí mismo, esa imagen de reflejos, esa “Caverna” interiorista, como en su momento, hace siglos, explicó Platón, él se vio reflejado en las sombras de la propia luz que le servía para el aprendizaje más fructífero que pudiera tener: la escritura.

La madurez poética como humana le permite ver su alrededor como una enorme amalgama de estupidez e intolerancia. Se percata, desde el principio, del papel injusto que le toca vivir a la mujer en esta tragicomedia del ser humano, y desde muy atrás crea recitales poéticos, donde las mujeres poetas son las protagonistas. Comienza su andadura como antologador, que le da un prestigio y coherencia únicos.

 

Miembro de la Sociedad de Escritores de Chile, se rodea de poetas con los cuales comparte amistades y sentimientos por la libertad de la palabra. Muchos de ellos fallecidos actualmente dejan una huella importante en el sentir de Órdenes Pincheira.

En la actualidad tiene publicados más de treinta y tres libros.

Fuente de documentación su web oficial www.carlosordenespincheira.com

 

 

 

En el viento…

de “Poemas para un lobo en fuga” año 2008

 

 

Hace siglos

se gestó nuestro temblor,

¿en qué lugar nació en la muerte la unión?

era celeste tu silencio,

arrodillada junto a un verde fuego,

en llantos secretos

talvez tropezamos frente al huracán…

 

Sombra en plenilunio, costumbre

de caminar

detrás de mi sueño

aunque se han amontonado centurias…

 

No sé como se perdieron los pasos

cuando en medio de las bromelias

un llorar de guitarras

estremeció mi cuerpo de madera…

 

El planeta giraba en la piedra del camino.

 

Dormía el lobo apaleado por autómatas;

de plomo derretido era la noche,

¿recuerdas?

tú y yo éramos

un poco de estiércol

en las manos heladas del viento…

 

 

INCERTIDUMBRE

De “La tierra pide silencio”

 

 

Pies heridos

en tremendo temblor helado,

entre oxidadas lunas y

vientos sin memoria,

solo,

más solo

que el corazón de los niños muertos,

olvidado

hasta por la rata

que un día comió mi pan.

 

Dispuesto a ganar,

a perder,

en un duelo de párpados y dientes,

busco

una piedra

en donde apoyar la nostalgia,

este sueño

forjado entre puños sangrantes,

vivo aún,

de pie,

como un árbol salpicado de llagas.

 

Nada en la ciudad,

ni la gota salada

de un mordido astro,

ni el tierno vientre de una espiga.

 

Sobre los hombres

caminas

los perros,

vomitan negros ladridos,

afanados

en triturar,

moler una a una las últimas hojas.

No me asustan.

No retrocedo.

 

Qué importa la carcajada

que va muriendo

bajo mi suela herida.

Y qué

la burla envenenada

cayendo, deslizándose por mis harapos.

 

Sólo el frío

me enreda los huesos,

sabe

de mi derrota

cuando un mar enlutado

posee a la tierra y

los pájaros

se arrancan los ojos

para olvidar que nacieron sin nido,

sin patria

ni pan.

 

Entonces,

caer,

caer en sollozo estrangulado:

¡que no mueran de angustia

mis pequeñas auroradas,

dulces hijas

del hombre vencedor de las bestias!

Es posible

que esta luvia no termine.

 

No tengo edad

ni nombre

ahora que el agua se confunde

con la médula,

vierte

hielo

sobre nieve.

La tarde es engullida por los zorros.

 

¡Un lugar -grito-,

un rincón,

una esquina

donde pueda desmayar tantas culebras grises!

 

¡Sólo eso!

 

Para que esta niña frutezca

lo mismo que un sol nuevo,

tenga

aroma y

música

su pan…

 

Más allá

de la lluvia,

de este hueso harapiento

que apenas puede sostener la niebla,

tal vez

se me permita

esculpir una estrella…

sí, tal vez…

inexorable distancia

de “Pastora” año 2011

 

eres letras en la pantalla…

un rostro en la niebla,

sensación extraviada en la ciudad madrileña…

 

 

aunque la distancia devora tus pupilas,

dices amarme…

no se desmayan milagros

del firmamento, ilusión en el aire envenenado…

un canción compartida

es la esencia

que no puede mirarse en el agua…

 

 

pastora,

tus labios de fuego dibujados, sentires, y

España que me duele

con sus pueblos profundos y saturados de antiguos encantos…

 

alguien a la sombra de las grevilleas evoca un cantar…

Todos somos deseos dentro de esta vida que parecer correr entre pasillos de indiferencia y dolores.  Les dejo este poema donde podemos sentir ese fuego, alucinación de los años  en que todos  hemos ardido, hemos sido fuego de un sentir y hacer. Puede que el ser humano este ciego de ignorancia, de absorber  irrisorias formas de burla, pero nunca podrá despegarse de lo que la Natura le otorgó: ser pasional, fuego con su compañera, esclavo de ese instinto que tenemos. No hay momento más bello que un hombre y una mujer rozarse, tras esa gasa de pasión y deseo. El mundo de sentidos, de roces y de pieles con el mismo idioma hace que el poeta sea sensitivo, y refleje con su mejor pluma ese mirar desde arriba.

 

Pastora se asoma tras la puerta verde, decenas de invisibilidades corren por la pradera de un mundo destinado a la ruina.

 

Seamos ese roce de pasiones entre la brisa de una sonrisa.

 

Disfruten estos versos.

Pulso Digital

 

 

 

JOVEN FUEGO

 

Entre tus albas,

lloros y gemidos

a humedecer este aún verde tronco…

 

Verás como desfilarán

distintos ruiseñores,

campanarios

saturados de duendes multimatices…

 

Hermosa gemidora

tanto pisar estrellas

el potro tiene cansado los cascos…

 

Llegará

con cargamento de antiguas puertas:

saldrán arreboles

reservados

desde casas ya fantasmadas…

 

Frescor de la noche no marchitará la llama…

 

Entre tus tiernos maderos

dejaré una fogata que nunca dejará de arder…

 

Carlos Órdenes Pincheira

 

 

 

 

Balanza-de-la-Justicia

LO INJUSTO DE LA JUSTICIA. Por Ana María Olivares.

Se dice que el orden social procede de la Justicia, derecho fundamental en cualquier sociedad desarrollada y democrática. Una sociedad justa es aquella que hace cumplir las leyes, estableciendo igualdades en derechos para todos los ciudadanos, sin tener en cuenta el status social, religioso, político o económico de cada individuo. Esto no es nada novedoso ni reviste en los medios de comunicación interés de cobertura de noticia porque, por su obviedad, deja de ser asunto noticiable. Esto, aun aparentando ser una perogrullada, no lo es dado el desinterés que manifiesta el mismo Poder Judicial ante hechos tan concretos como el que aquí se expone. ¿Qué pensaría usted, amigo lector, si tras asistir a un juicio por atropello a una niña, cuyos daños recibidos psíquica y físicamente son irreversibles dada la gravedad del accidente, y, además, se hubiese demostrado a lo largo de la vista judicial, negligencia por falta de atención en la conducción por parte del acusado, incumplimiento de las normas de circulación, incomparecencia de testigos y otros hechos delictivos comprobados, y, a pesar de todo ello se emitiera un fallo favorable al infractor de la ley?. Sin duda laguna su justa capacidad deductiva le llevaría a pensar que se estaría cometiendo un grave atentado al derecho de libertad y protección de los derechos humanos establecidos en la Constitución. Además, y sin faltarle razón, pensaría que pertenecemos a una sociedad en  que la consideración y respeto a la persona a través de la justicia es una real falacia, o una consecuencia derivada de los sistemas capitalistas discriminatorios en países del Tercer Mundo: “tanto tienes, tanto vales.”

Todos hemos sido testigos, directa o indirectamente, de hechos delictivos que no han sido condenados por los tribunales, aun cuando las pruebas presentadas como acusación de culpabilidad hablan de condena. Tal circunstancia, consecuentemente, nos lleva a perder el respeto al sistema jurídico, y, como derivación, la pérdida de credibilidad en los derechos de defensa que debe ser base fundamental en la convivencia y libertades humanas, y, a su vez, nos ha desposeído de la confianza en el sistema de valores que transmiten las normas sociales y democráticas aprendidas en la escuela en cuanto a igualdad, lo que ha determinado, por obvias razones, poner en práctica la Ley del Talión tan injusta como inhumana, sobre todo en sociedades poco desarrolladas en valores democráticos. Tal falta de consideración hacia el sistema judicial, por parte de la sociedad, se está incrementando cada día más debido a la parcialidad del sistema jurídico, y a la ausencia de los derechos constitucionales en la igualdad a ser defendidos ante un tribunal de justicia. Este principio tan elemental debería de estar presente en cualquier sociedad amante de la ley y el orden, marcando comportamientos adecuados, junto a la ausencia de carencias de normas de equidad en la aplicación de la Ley, y todo ello debidamente avalado por el sistema del poder judicial en la igualdad y en el derecho que nos otorga la Constitución en el uso de la Ley.

Nada debe quedar al desamparo, desprotegido de racionalidad y equidad aunque provenga del poder judicial, si en contra nos topamos con casos de injusta resolución como ocurrió con un fallo judicial tras un atropello en circulación vial a una niña, decidiendo el Tribunal no otorgar compensación, ni por parte del seguro, ni del conductor que produjo el accidente, porque así lo valoró injustamente “la justicia” incompetente de un juez. Pero lo peor de todo ello son las secuelas que quedaron marcadas en la niña, desposeyéndola de sus capacidades de salud sin que nadie hiciese nada en contra de tal atropello físico, moral, judicial y social, a no ser el cariño y preocupación de su propia madre. Verlo para creerlo, pero así se desarrolla, en ocasiones, la igualdad en el seno de la sociedad.