Archivo de la etiqueta: Justicia

Punto-retorno_EDICRT20130718_0001_3

ÈTICAMENT REPROVABLE. Per Joan Ferré

 Si us pregunto si sabeu qui és Borja María Zallana de los Acebos, segurament la majoria de vosaltres em direu que no. Si sou assidus del diari digital el Plural, que dirigeix el periodista català Enric Sopena, potser us soni el nom. Al Plural, fins fa poc hi havia un apartat que es deia el Rincón del Neocón que, suposadament, escrivia el tal Borja María Zallana de los Acebos, un nom força castís a la vegada que del tot caspós. Per les raons que siguin (poc importa) van decidir tancar la paradeta i, per tant, el Borjamari ha desaparegut literalment parlant.
Però no crec que el trobem a faltar. El president del Tribunal Constitucional (també l’anomenen con a l’Alt Tribunal) està presidit per Francisco Pérez de los Cobos que, quan vaig escoltar el seu nom quests dies i vaig saber de la seva afiliació política, inconscientment, em va recordar al Borjamari dels Nassos (no vaig poder fer-hi més)
Per tant, si canviem un nom per l’altre, les similituds seran tan grans que pot arribar a semblar que estem parlant de la mateixa persona. L’estereotip és ben bé igual.
Com que us conec (a tots i cadascú dels qui em llegiu) sé que esteu perfectament informats. Per tan no caldria explicar-vos que el president del TC (Francisco Pérez de los Cobos) era militant i donant del Partit Popular. Quan vaig escoltar per la ràdio que era donat, vaig pensar que a part de pagar la seva quota de militant, a part feia aportacions voluntàries al partit per a sufragar les despeses que ocasionava el PP (el que ignoro és si sabia és que els seus diners, dintre de sobres, anaven a parar a les butxaques dels dirigents populars).
Sembla que legalment és compatible ostentar un alt càrrec dintre de la Judicatura amb la pertinença a un partit com a soldat ras, però a la pràctica és èticament reprovable i l’honorabilitat no només s’ha de suposar, sinó que s’ha de demostrar en els fets dels dia a dia.
L’Alt Tribunal fa temps que està contaminat. M’és ben bé igual si la majoria de torn és conservadora o progressista, el TC no ha d’estar al servei dels interessos de la majoria governant.
Desgraciadament per a Catalunya, estiguin al poder els populars o estiguin els socialistes, quan des del TC s’han de emetre sentències sobre algun tema relacionat amb el fet català, aquestes sempre són contràries als nostres interessos. Es va demostrar amb l’Estatut de Catalunya que, després de veure el que es va veure, millor ens podríem haver quedat amb l’anterior i estalviar-nos tot el desgast polític que varem patir, sobre tot Pasqual Maragall… I ho seguirem veien al futur, temps al temps. Per tant, no és d’estranyar que des de Catalunya es demani la recusació de D. Francisco o directament la seva dimissió.
Fins que el tercer poder (1r Executiu, 2n Legislatiu i 3r Judicial) no aconsegueixi el que teòricament té reconegut per llei (la separació dels altres dos), la democràcia espanyola mai serà plena, ja que estarà controlada pel govern i el partit (o partits) que li donen suport en aquell precís moment.
Diuen els qui en saben més que jo, que les espanyols no tenim cultura democràtica. Vaig escolat no fa gaire a la SER que a Espanya hi ha molt antifranquista, però pocs demòcrates. Segurament no és així i en som més dels que es pensem o diuen; el que passa és que els altres fan molt més soroll i aquest fet comporta que se’n parli molt més quan, a l’igual com passa amb els arbitres de futbol, haurien de passar totalment desapercebuts.
No cal ser protagonista per a fer bé la seva feina en benefici de la comunitat i en alguns casos, és preferible no ser-ho mai.
Veritat D. Francisco dels Nassos?

Tribunal Supremo

TODO ES SEGUN EL COLOR DEL CRISTAL CON QUE MIREMOS (ALAYA VERSUS RUZ). Por Víctor Donamaría

 

Habrán observado, que el título de este artículo, está de  actualidad  plena y en  auge, el color de las gafas que nos ponemos para decidir o juzgar un tema, influye de forma importante, en el juicio que hagamos del tema en cuestión.

Hemos olvidado, o lo que es peor, nunca lo aprendimos, lo que es subjetividad, lo que es imparcialidad, lo que es ético, en fin lo hemos olvidado por no usarlo, o nunca nos  enseñaron lo que es honesto y deshonesto.

Estaban tan ocupados nuestros educadores (los míos eran los Hermanos de la Salle de las Escuelas Cristianas), en enseñarnos el catecismo Ripalda, ¡si eso de Dios es un señor omnipotente autor de todo lo bueno etc etc.!, Estaban tan ocupados en enseñarnos a cumplir las fiestas de guardar, a amar a Dios sobre todas las cosas, a honrar padre y madre, a no poner su santo nombre en vano, y especialmente a no fornica ni cometer actos impuros-nunca supe lo que significaba eso de fornicar, y cuando lo preguntaba me daban con la regla en los nudillos,- especialmente todo lo  del sexto mandamiento, y aquel otro de “no desear a la mujer del prójimo”. Cuando le dije al Hermano Tarcisio, que había unas prójimas por ahí, que eran totalmente deseables…. Me mandó una semana a la clase de los castigados, o sea una hora más de clase.

Iba tanto a esa clase de los castigados que mi madre  creía que salía una hora después del cole. Una vez que llegue a mi hora decidió que me había escapado.

Y he de significar que yo era un alumno de los buenos, aceptables notas, estaba entre los diez primeros siempre y eso que no ponía mucho interés en ser el primero o segundo, porque estaba mal visto por el resto de la clase. Se daba por hecho que si eras el primero o el segundo es que estabas “mimado” y eras un meapilas, así es que yo procuraba andar entre el tercero y el quinto, algunas veces fallaba y bajaba hasta el ocho o el diez, pero no me importaba, mi reputación entre la clase quedaba intacta. Emplearon tanto ardor en esas materias que supongo, se olvidaron o les importaba un bledo enseñarnos las otras, yo las aprendí y no todas, del comportamiento de mi madre y mi padre, sobre todo mi padre que no me dejaba pasar ni una, mi madre se olvidaba de vez en cuando  ¡Me quería tanto! Fue la única mujer que me ha querido por mí mismo, sin necesidad de, ya saben.

Pero ponernos las gafas de ver las cosas a nuestro libre albedrio es cosa del temperamento humano, quizás algún sicólogo/a, lo sepa,(ha de ser argentino/a preferentemente) yo no, y procuro ser imparcial, pero observo, camino y veo  y como diría Sam Spade, lo que veo por las calles, no me gusta.

Especialmente en el mundo futbolístico y político, en el primero no me meto ni voy a tratar el tema, he comprobado a veces en mis propias carnes, que tratar el tema futbolístico siendo imparcial, es del todo imposible. Personas ecuánimes, cultas, inteligentes, en cuanto sale a relucir que si el Barcelona, que si el Madrid, que si Messi, que si Cristiano, los alborotos que se organizan, superan a las discusiones de la prima de riesgo, o de si hay rescate o no hay rescate, o si la Deuda Pública es o no adecuada, o si el austericidio es o no conveniente, si Merkel existe de verdad o es un robot inventado por el Gran Capital,  jamás llegaremos a un acuerdo.

Supera incluso lo del matrimonio entre homosexuales y el aborto libre. Nos pondremos de acuerdo en estos temas, pero JAMAS,  en las ligas ganadas, si era justas, si no lo eran, si los valores del Barça si los del Madrid. Creo que superarían las discusiones antiguas cuando este país de nuestros pecados era taurinofilo y se discutía en los mentideros que si Guerra, que si Belmonte.

No vale la pena; las molestias que se ocasionarían serian mas, que las posibles ventajas de explicar el objetivismo en asuntos de futbol.

Me limitaré  a tratarlo solo en el ámbito político, y aunque aquí será también objeto de discordancias o desafecciones, (me encanta esta palabra, y pensar que la he copiado de un catalán…, no lo digo peyorativamente, lo especifico, pues se supone que yo he de escribir un mejor castellano que un catalán, pero en esto de los políticos  ya se sabe, son capaces de lo que sea por meter su mensaje)

Un ejemplo:

Sabrán Vds, que en estos últimos meses se está llevando a cabo una instrucción judicial, en Andalucía por el asunto de los falsos ERES (presuntamente esto de falsos, me dice el abogado que no me la pille, que ponga “presunto” en casi todo, así no tendré problemas aunque el articulo sea una castaña inteligible, pero… la Ley es la Ley)

La Jueza Alaya que lleva esta instrucción no cabe duda que goza de todas nuestras simpatías –las mías al menos, descaradamente si-

Seguimos sus apariciones imperturbables en la tele, arrastrando su “troiler” en el que suponemos lleva los documentos para meter en el talego a todo quisqui,. El taxi que la lleva hasta el edificio de los juzgados de la ciudad de la Torre del Oro se detiene, el taxista baja para ayudarla a sacar el carrito de los “disgustos”, ella rechaza amable y firmemente la ayuda del taxista. No hay un periodista que se atreva a ponerle la “alcachofa” el frente para que diga algo. Uno lo intentó y lo fulminó de una mirada, que nunca jamás volvió a intentarlo, de hecho,  nadie lo ha intentando otra vez.

Se apea del taxi con sus vestidos elegantes sin estridencias, su falda estrecha sin estridencias (algunos desearíamos lo fuese mas pero, no hay que ser “rijoso”) ni corta ni larga, a un centímetro sobre la rodilla bendita. La melena al aire, su cara morena, como Dios manda, su andar que asemeja los vaivenes de un galeón, ora babor ora estribor. Pero ella sigue firme sin mirar atrás, solo  adelante, como el mascarón de proa. El guardia de la puerta, veterano de la Policía Nacional, ducho en mil batallas y manifestaciones, cuando entra la Jueza Alaya, le abre la puerta la saluda militarmente como si estuviese saludando al mismísimo Mariscal Rommel.

La jueza  de nuestras preferencias entra, y asunto acabado.

La Jueza, emite considerandos, y órdenes de prisión, como se santiguaría un cura  loco. Ha estado de baja por enfermedad tres meses, enfermedad que nadie conoce (igualito que las estrellitas de la Tele) y parece que quiere ponerse al día y entran en la trena el personal sevillano que tuvieron la aviesa idea de apropiarse de lo ajeno (presuntamente repito) o facilitárselo a los “compis”.  ¿Qué coincidan sus autos y “considerandos” con maniobras del partido supuestamente de izquierdas PSOE y les jode el baile? ¡Que mas dá si lo hace la jueza Alaya sus razones tendrá! Decimos sus seguidores.

No cabe duda que nos cae, bien, a mi al menos como decía anteriormente y no me cansaré de repetir, ¡Soy muy subjetivo!

A otros les cae bien, sencillamente porque se dedica con total fruición al “entrullar” (me acabo de inventar este palabro) a los “sociatas” y a los sindicalistas, también supuestamente de izquierdas.

¿Qué lleve tres años con esta dilatada causa? ¡Que importa si esta “cortando el rollo al rojerío”!. Ahora a por Griñan, ya tenemos sin motivo aparente a la Magdalena en la causa, aunque su auto se anule al día siguiente, ella sigue impertérrita.

¡Y que conste que a mí me cae bien por otros motivos. ¡Soy subjetivo, por ser un sujeto, no puedo ser objetivo porque no soy un objeto!

Y además soy muy sensible, a ciertas virtudes de esta sin par jueza.

Por el otro lado y en la tierra del “chotis” . ¡Anda y que te ondulen a la permanen, anda y que te ondulen y que te den…!

La tierra de las olimpiadas 20020 (no hay error ¡si! 20020, miren los aros olímpicos y el logotipo), que ningún sufrido madrileño queremos, tanto nativos como “charnegos” perdón en Madrid no se dice “charnego” ni “maqueto” a los que no hemos nacido aquí, se nos llama por nuestro nombre y a los cinco meses, ya nos consideran iguales y madrileños.

Cosas del chulerio madrileño, ¡digo yo! como en Madrid som tdos fachas franquistas, pese  que le jodimos el invento al Generalito durante tres años y sufrimos mas bombardeos que Guernica y pese a eso, no estamos en el cuadro y es que somos fachas y franquistas nacionalistas “dixit”

Pues bien en Madrid la tierra del rompe y rasga, la de los mentideros de la Villa, la que le  declaró la guerra al mismísimo Napoleón, la que alberga la Verbena de la Paloma, y los toros de Carabanchel y la del mantón de Manila, si, esa ciudad de Madrid, que tiene un santo patrón, que debía ser un vago redomado, pues según las leyendas venían los ángeles del cielo y araban sus tierras en el Paseo de Santa María de La Cabeza, (su mujer otra santa) mientras el santo llamado Isidro, dormía la siesta a la bartola (fue un precursor de la holganza de los PIGS).

En esta Villa y Corte, que no ciudad, otro miembro de la Justicia, se dedica con la misma o superior  fruición que su colega sevillana a “entrullar” a supuestos corruptos, presuntos evasores fiscales., que han llegado a formar el Caso Gurtell que ha derivado en el Caso Bárcenas y que se seguir así las cosas derivará en el caso Financiación del PP (supuestamente, digo yo, no vaya a ser que…)

Y también  nos cae bien, a mi por motivos diferentes que los de la Jueza imperturbable, Alaya, quizás porque los que son objeto del “deseo” judicial, pertenecen a esa clase de individuos que siempre me han causado repugnancia y que me abochornan, como a la castiza ex lideresa.,

El Juez Ruz, de talante muy parecido a su colega de Hispalis, emite autos y considerandos, casi con la misma rapidez que la colega insigne, es más lento, la verdad, tiene la manía de consultarlo todo con el fiscal, que normalmente otros jueces no le hacen ni puñetero caso (supuestamente), pero avanza inexorable como un carro de combate israelí avanzaba por el Sinaí, no como un galeón en medio del oleaje, pero avanza, para cabreo e indignación de los ex compañeros del prolífico cajero/tesorero. devenidoen insigne negociante que como el Rey Midas convierte en oro todo lo que toca. Ora un cuadro pintador por quien sabe Dios, que le costó tres perros chicos, que lo vende por 300.000 euros ¡Y yo con estos pelos, que diría mi amigo Rubén!

Un terreno en la pampa, donde Jesús (El nazareno, no confundir con Jesús Navas)) perdió el bolígrafo, un terreno de nada se revalúa por arte de birli biloque en miles y millones de Euros. ¡Y yo , tanto estudiar y tantos títulos para terminar pagando el diez por ciento de las innuerables medicinas que tomo, y sin mas tierra que las macetas de la terraza!

Los telediarios muestran al Juez Ruz, con su aspecto aniñado, un ligero y rebelde flequillo, cuidadosamente peinado y cortado a tijera. Traje de Adolfo Domínguez, abrigo de ídem, corto, a la mode de Paris, grandes zancadas, y sin encomendarse ni a Dios ni al diablo o sea sin atender a ningún “medio”con media sonrisa se dirige a la Audiencia.

Este juez aparentemente no lleva enorme cartera con los pecados de la trama o mafiosos (presuntamente digo yo), los video/tele/vigilantes deducimos que debe portar en el interior de su impecable terno, una “tablet” de 32 gigas por   lo menos, con toda la trama que su colega de allende los sures lleva en su troiler rodante.

Se sospecha que dado su aspecto aniñado debe llevar en su Tablet, la última edición de Juegos de Tronos, ¡Son muchas horas en la Audiencia, muchas horas de declaraciones, muchas horas de sexo, mentiras y cintas de video. ¡Pobre rapaciño, tan joven!

Este Juez llamado RUZ, también goza de las simpatías de una parte del espectro político (y nunca mejor escrito lo de espectro, pues son todos unos fantasmas de cuidado,-supuestamente-) y por ende y consecuencia también padece el odio furibundo de la parte contraria del espectro, o sea lo del color del cristal Rayban modelo Aviator, que nos pongamos. Y ¡cómo no! goza de mis simpatías, y por razones totalmente contrarias a las simpatías que le tengo a la jueza andalusí.

Hay un hecho, en el que las dos partes del espectro o de la ideología, coinciden, en la de estimar que ambos intencionadamente para perjudicarles, están llevando a cabo una Causa General contra su partido, una Vendetta en toda regla, los de droite, se creen perseguidos por uno, los de la gauche por otra.

Y yo en un alarde de subjetivismo e independencia (y valga la chorrada) admiro a ambos, pero reconozco que por causas diferentes.

¡Que siga la fiesta! Hay otros en la reserva, el juez Castro y la Corona (supuesta mente, presuntamente, etc etc) para descargar nuestros odios y nuestras admiraciones.

¡Que no hay justicia! ¿Y qué importa la justicia con lo bien que lo pasamos?

¡Y sin mencionar a Messi! por aquello de las suceptibilidades sin animo deofender, y presuntamente por supuesto.

rajoy-recortes

“LIGA” 2012: GOLEADAS QUE LLEVAMOS Y LAS QUE NOS ESPERAN SI NO ESPABILAMOS. Por Ana González.

 A continuación se ofrece un análisis de la “Liga” 2012, es decir, el relato de las goleadas que llevamos los ciudadanos durante este año, y las que nos esperan si no espabilamos.

 

 

 

 

No es sino un resumen irónico de las reformas y recortes que estamos padeciendo.

 

Tras este vídeo solo me queda desear que en el 2013 no perdamos de vista nuestros objetivos… y que tengamos salud y fortaleza para lucharlos hasta el final.

 

Ana González

26 de diciembre de 2012

 

suben-un-116-las-denuncias-de-familiares-y-amigos-de-mujeres-maltratadas-450x299

LA LUCHA DE LOS PARIAS. Por Silvia R. Hernández

“Yo podría ser el último paria de mi reino, un leproso abandonado por todos, sin recuerdo y sin esperanza de goce alguno, y aún quisiera vivir.”
Jacinto Benavente (1866-1954) Dramaturgo español.

Esta frase del gran Benavente es un canto a la vida. Un canto que firmo sin dobleces.
Porque puede ser cierto que a menudo la vida es injusta; que las diferencias económicas y sociales son inaceptables y cada vez más grandes; que el hombre (género) sigue creyendo que está por encima de la mujer, a pesar de que ésta ha sabido demostrar a lo largo de la Historia que es tan capaz como él; que la mujer se mantiene ciega ante la dominación del hombre y la consiente, quizás por miedo; que los ancianos ya no son esos venerables antepasados, si no un estorbo con el que no se sabe qué hacer en una sociedad tan acelerada que su ritmo nos exaspera; que los grandes hombres de estado no están ahí para mirar por el bien de sus gobernados, si no por interés económico propio; que el mundo lo dirigen los bancos y juegan al tanto tienes, tanto vales; que el amor es un sentimiento sobrevalorado porque todos sabemos cantarle al amor, pero pocos saben anteponerlo a otros valores más tangibles; que nadie apoya a la gente que lucha por sus derechos porque es agotador luchar por otros sin beneficio a cambio; que hay temas intocables en este país, cuando nos dicen algo que no queremos oír; que el capitalismo no es el mejor sistema de organización social como él mismo ha demostrado; que ya da igual izquierda que derecha porque aquí lo que importa no son los principios, si no la pasta; que la educación, base del progreso, está bajo mínimos y ya sólo se trata de que los niños cumplan con las normas establecidas, aunque sean idiotas potenciales; que los desheredados no tienen horizonte al que mirar porque lo han alejado tanto que no hay mirada que lo vislumbre; que quizá ya no pasen más trenes a los que subirnos, ni vías donde esperarlos; que cuánto menos honrado, mejor le va al pollo; que hay comida de sobra en el mundo para que no exista el hambre y nadie parece darse cuenta; que ser discapacitado es tener que hacer el doble para que te reconozcan la mitad; que sigue importando el color de la piel sin importar lo que hay debajo; que hay muertos de primera y de segunda, puede que también de tercera en función de quién te pega el tiro; que la preocupación por lo propio es directamente proporcional al desinterés por lo ajeno; que lo que queda lejos nos es indiferente; que hay personas que viven sin patria por capricho político; que los que vivieron sin dios ni patria siguen en las cunetas en tumbas indignas por defender aquello en lo que creían; que sigue habiendo gente que muere por defender unas ideas que no son consonantes con el neoliberalismo imperante; que los niños cada vez están más desatendidos merced a la vorágine vital en la que andan metidos sus progenitores; que la iglesia sigue haciendo daño a pesar de que su cometido es justamente el contrario; que los lúcidos molestan porque ponen sobre la mesa las fisuras del sistema; que cada vez se lee menos; que sabemos mejor quién es Belén Esteban que Punset; que vivimos a espaldas de la madre naturaleza, sangrándola hasta reducirla a una escombrera; que la Historia y las humanidades en general están denostadas a favor de aquello que estudia lo material; que la información es parcial porque hay más preocupación por no perder el laboro que por contar la verdad; que todo se mueve por dinero, a mayor cantidad de parné, más movimiento; que nadie parece tener la solución a este embrollo cuando resulta relativamente fácil establecer prioridades sociales.
Pero, a pesar de todo lo anterior, también es cierto que otro mundo es posible y que quizá con el empeño de todos pueda ser una realidad. Por eso, como Jacinto Benavente, aunque no tenga posibilidad de goce alguno, quiero vivir. Y luchar. Y espero que muchos más se unan a la lucha.

Balanza-de-la-Justicia

LO INJUSTO DE LA JUSTICIA. Por Ana María Olivares.

Se dice que el orden social procede de la Justicia, derecho fundamental en cualquier sociedad desarrollada y democrática. Una sociedad justa es aquella que hace cumplir las leyes, estableciendo igualdades en derechos para todos los ciudadanos, sin tener en cuenta el status social, religioso, político o económico de cada individuo. Esto no es nada novedoso ni reviste en los medios de comunicación interés de cobertura de noticia porque, por su obviedad, deja de ser asunto noticiable. Esto, aun aparentando ser una perogrullada, no lo es dado el desinterés que manifiesta el mismo Poder Judicial ante hechos tan concretos como el que aquí se expone. ¿Qué pensaría usted, amigo lector, si tras asistir a un juicio por atropello a una niña, cuyos daños recibidos psíquica y físicamente son irreversibles dada la gravedad del accidente, y, además, se hubiese demostrado a lo largo de la vista judicial, negligencia por falta de atención en la conducción por parte del acusado, incumplimiento de las normas de circulación, incomparecencia de testigos y otros hechos delictivos comprobados, y, a pesar de todo ello se emitiera un fallo favorable al infractor de la ley?. Sin duda laguna su justa capacidad deductiva le llevaría a pensar que se estaría cometiendo un grave atentado al derecho de libertad y protección de los derechos humanos establecidos en la Constitución. Además, y sin faltarle razón, pensaría que pertenecemos a una sociedad en  que la consideración y respeto a la persona a través de la justicia es una real falacia, o una consecuencia derivada de los sistemas capitalistas discriminatorios en países del Tercer Mundo: “tanto tienes, tanto vales.”

Todos hemos sido testigos, directa o indirectamente, de hechos delictivos que no han sido condenados por los tribunales, aun cuando las pruebas presentadas como acusación de culpabilidad hablan de condena. Tal circunstancia, consecuentemente, nos lleva a perder el respeto al sistema jurídico, y, como derivación, la pérdida de credibilidad en los derechos de defensa que debe ser base fundamental en la convivencia y libertades humanas, y, a su vez, nos ha desposeído de la confianza en el sistema de valores que transmiten las normas sociales y democráticas aprendidas en la escuela en cuanto a igualdad, lo que ha determinado, por obvias razones, poner en práctica la Ley del Talión tan injusta como inhumana, sobre todo en sociedades poco desarrolladas en valores democráticos. Tal falta de consideración hacia el sistema judicial, por parte de la sociedad, se está incrementando cada día más debido a la parcialidad del sistema jurídico, y a la ausencia de los derechos constitucionales en la igualdad a ser defendidos ante un tribunal de justicia. Este principio tan elemental debería de estar presente en cualquier sociedad amante de la ley y el orden, marcando comportamientos adecuados, junto a la ausencia de carencias de normas de equidad en la aplicación de la Ley, y todo ello debidamente avalado por el sistema del poder judicial en la igualdad y en el derecho que nos otorga la Constitución en el uso de la Ley.

Nada debe quedar al desamparo, desprotegido de racionalidad y equidad aunque provenga del poder judicial, si en contra nos topamos con casos de injusta resolución como ocurrió con un fallo judicial tras un atropello en circulación vial a una niña, decidiendo el Tribunal no otorgar compensación, ni por parte del seguro, ni del conductor que produjo el accidente, porque así lo valoró injustamente “la justicia” incompetente de un juez. Pero lo peor de todo ello son las secuelas que quedaron marcadas en la niña, desposeyéndola de sus capacidades de salud sin que nadie hiciese nada en contra de tal atropello físico, moral, judicial y social, a no ser el cariño y preocupación de su propia madre. Verlo para creerlo, pero así se desarrolla, en ocasiones, la igualdad en el seno de la sociedad.