Archivo de la etiqueta: Jesús García Moreno

Laguna Canaima y cascadas ( Vista aérea)

PARQUE NACIONAL DE CANAIMA (VENEZUELA) 1ª Parte. FOTOGRAFIAS DE Jesús García Moreno

Hoy les propongo la exploración  fotográfica de  una Ruta espectacular:

El Parque Nacional Canaima es un parque nacional ubicado en el Estado de Bolívar, Venezuela.

Fue instaurado el 12 de junio de 1962 y declarado Patrimonio de la Humanidad  por la Unesco en el año 1994.

El Parque Nacional Canaima fue nombrado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, por ser una reserva natural que cuenta con relieves abruptos especiales y únicos en todo el mundo, los tepuyes. Un tepuy es una montaña plana, que se alza aislada en medio de la planicie, proyectándose varios miles de metros por sobre la selva circundante. Las paredes son casi  verticales, y la cima  se destaca por su casi perfecta horizontalidad. Algunos de ellos se encuentran también en el lado de la frontera brasileña o guyana.

Se extiende sobre 30.000 km² hasta la frontera con la Guyana y Brasil, por su tamaño es considerado el sexto parque nacional más grande del mundo. Cerca de 65 % del parque está ocupado por mesetas de roca llamadas tepuyes. Estos constituyen un medio biológico único, presentando también un gran interés geológico. Sus acantilados escarpados y sus caídas de agua (incluyendo el Salto del Ángel, que es la caída de agua más elevada del mundo, a 1.002 m) forman paisajes espectaculares.

Los tepuyes más conocidos son el Monte Roraima, el más alto y fácil de escalar de todo el parque, y el Ayuan-tepuy, el más visitado, pues en este se encuentra la catarata o caída de agua más alta del mundo, el Salto del Ángel.

Se dice que los tepuy son rocas areniscas y datan del período en que América y África  formaban un supercontinente. A este tipo de relieve se le conoce comúnmente como Macizo Guayanés.

El parque es hogar  un pueblo aborigen de etnia caribe que se llamaba a sí mismo, Pemón. Estos tenían una relación espiritual con los tepuyes, y creían en que eran el hogar de los espíritus “Mawari”.   Los indígenas mostraron a los conquistadores españoles las extrañas formaciones que punteaban la sabana, y, sin poder creer en lo que veían, los europeos preguntaron cómo se llamaban: tüpü, les contestaron, que en pemón significa “montaña”. El vocablo fue adaptado como tepuy, y así se conoce mundialmente hoy a estas impresionantes estructuras geológicas, únicas en el planeta.

El parque está en un sitio lejano de la civilización.   El medio de transporte más común para acceder desde  ciudades cercanas, como Ciudad Guyana, y  recorrerlo, es a través  del aíre y a bordo de  canoas llamadas “curiaras” navegando, primero el rio Carrao y despues su afluente el Churrún, que nos lleva hasta la cascada Churún Merú, más conociada por Salto  Ángel.

Datos extraídos de Wikipedía.[wzslider autoplay="true"]

Rio Carrao con el Kuravaina Tepuy al fondo

 

Laguna Canaima, saltos de Hacha, Wadaima, Golondrina y Ucaima y al fondo los 3 tepuyes que acompañan cualquier vista de Canaima: El Nonoy-Tepuy (Zamuro) a la izquierda, el Kuravaina-Tepuy (Venado) al centro y el Topochi-Tepuy (Cerbatana) con su ligera inclinación a la derecha., ( Vista aérea)

 

 

 

 

Laguna Canaima: Detalle de la playa con las Curiaras (Canoas),

 

Laguna Canaima: Acercándonos al Salto Hacha
Laguna Canaima: Un paseo por el interior de la cascada
SONY DSC

Andando voy calle arriba, poema con motivo del 1.º de Mayo del 2014

SONY DSC

Andando voy calle arriba

Andando voy calle arriba
Arrastrando los pies entre la sangre y el cieno.
El rostro al cielo.
Los ojos a la tierra.
No es duro el camino sino la soledad.
Y no es amarga la soledad,
sino la ausencia de aliento tras las ventanas cerradas.
No es dolor mi dolor.
Me duele la indiferencia, la apatía me duele.
La inocencia fingida que cobija y protege como casa sin techo.
Mas… está vacía la calle.
Mi voz, mis pies, mis manos ocupan cada zaguán
golpeando las puertas cerradas con cadenas de silencio.
Limpiando con saliva la mugre de los cristales.
Limando esquinas angulosas.
Arrancado gritos a las alcantarillas.
Despertando a los perros agresivos
que clavarán en mí sus sonrisas pobladas de pedernales.
¿Por quién irá mi sacrificio?
¿Por quién seré desahuciado?
¿En qué cuenta de qué banco seré un ―debe‖ saldado?,
¿Un número rojo tachado?
Cuando la sangre me ahogue y me sepulte el fango,
dejad, entonces, descansar mi cuerpo en la arena de la playa,
bajo los adoquines arrancados…
y amanecerán las farolas, una a una, auroras de un nuevo día.


Jesús García Moreno, del poemario,«Entre Palabras»,

Editorial Poesía Eres tú, Madrid (2013)

MONÓLOGO DE UNA MUJER DESAHUCIADA. Por Jesús García Moreno

DSC03318
Pintura de Rosabel Suárez, de la Exposición dedicada a las mujeres saharauis ” Pinceladas para las madres de arena”

 

 

No te escondas debajo de la cama.

Ya no es un sitio seguro.

Dile a Paco que piense en los niños

Y que deje de mirar al balcón.

¡Tiene que haber un mañana!

No puede ser que todas nuestras ilusiones terminen

cuando los agentes de la Ley derriben la puerta,

ese señor con traje nos entregue los papeles,

y nos echen de la casa.

¡Aunque sea nos tiramos al monte, pero aquí no llora nadie!

La culpa no es nuestra, Paco.

Pagamos cuando te echaron del trabajo,

Seguimos pagando hasta que se acabó el paro.

Con fatigas y pasando hambre.

¡Pero hoy no llora nadie!

Nos castigan por pobres, las autoridades y los bancos,

sin haber robado y sin haber matado a nadie.

Estábamos engañados pensando que éramos de aquí,

pero los pobres no somos de ningún lado…

Paco, ¡levanta los ojos, mira a los guardias de frente!

Diles que no le vas a hacer daño a ese señor de traje

que se esconde tras ellos.

¡Niños, coger esos paquetes y mirar hacia adelante!

¡Todo lo que veis es vuestro…!

Y vuestra madre os lo dice… lucharemos por ello.

hqdefault

LA POESÍA ES UN ARMA CARGADA DE FUTURO. De Gabriel Celaya ( Interpreta Joan Manuel Serrat) Poema introductorio por Jesús García Moreno

Qué nos queda.

Di, que nos queda tras las  derrotas.

¿Esperar bajo el borrascoso cielo

a que la tormenta nos arrastre?

O, levantando la voz,

enfrentarse al poder del rayo y del trueno,

hasta acallar la injusticia

que unos pocos siembran

en nuestros surcos arados.

¡Qué nos oigan desde sus despachos oficiales!

Qué les tiemble el pulso al firmar sus decretos leyes,

ante el rumor que se extiende por campos y ciudades.

Que acaben comprendiendo el sentido de nuestras palabras:

“La poesía es un arma cargada de futuro” y el futuro llega esta noche.

Por Jesús García Moreno

Tema: La poesía es un arma cargada de futuro (poesía de Gabriel Celaya)

Intérprete: Joan Manuel Serrat

Álbum: Singles

Año:1976

 

LA POESÍA ES UN ARMA CARGADA DE FUTURO

 

Cuando ya nada se espera personalmente exaltante,

mas se palpita y se sigue más acá de la conciencia,

fieramente existiendo, ciegamente afirmado,

como un pulso que golpea las tinieblas,

 

cuando se miran de frente

los vertiginosos ojos claros de la muerte,

se dicen las verdades:

las bárbaras, terribles, amorosas crueldades.

 

Se dicen los poemas

que ensanchan los pulmones de cuantos, asfixiados,

piden ser, piden ritmo,

piden ley para aquello que sienten excesivo.

 

Con la velocidad del instinto,

con el rayo del prodigio,

como mágica evidencia, lo real se nos convierte

en lo idéntico a sí mismo.

 

Poesía para el pobre, poesía necesaria

como el pan de cada día,

como el aire que exigimos trece veces por minuto,

para ser y en tanto somos dar un sí que glorifica.

 

Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan

decir que somos quien somos,

nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno.

Estamos tocando el fondo.

 

Maldigo la poesía concebida como un lujo

cultural por los neutrales

que, lavándose las manos, se desentienden y evaden.

Maldigo la poesía de quien no toma partido hasta mancharse.

 

Hago mías las faltas.  Siento en mí a cuantos sufren

y canto respirando.

Canto, y canto, y cantando más allá de mis penas

personales, me ensancho.

 

Quisiera daros vida, provocar nuevos actos,

y calculo por eso con técnica qué puedo.

Me siento un ingeniero del verso y un obrero

que trabaja con otros a España en sus aceros.

 

Tal es mi poesía: poesía-herramienta

a la vez que latido de lo unánime y ciego.

Tal es, arma cargada de futuro expansivo

con que te apunto al pecho.

 

No es una poesía gota a gota pensada.

No es un bello producto. No es un fruto perfecto.

Es algo como el aire que todos respiramos

y es el canto que espacia cuanto dentro llevamos.

 

Son palabras que todos repetimos sintiendo

como nuestras, y vuelan. Son más que lo mentado.

Son lo más necesario: lo que no tiene nombre.

Son gritos en el cielo, y en la tierra son actos.

 

autógrafo

Gabriel Celaya

 

Captura

 

pobreza-andalucia--644x362

DÍA MUNDIAL PARA LA ERRADICACIÓN DE LA POBREZA. Poema homenaje por jesús García Moreno

 

 

Imprimir

 

 

 

pobreza-andalucia--644x362

 

 

Las ratas no lo saben

 

Las ratas al salir de sus alcantarillas

se sorprenden.

¡Los humanos están compitiendo con ellas por la basura!

 Las ratas no lo saben.

Ese gesto es una excentricidad de las personas.

Pero ya los guardianes de la moral,

que velan por las costumbres,

han tomado las oportunas medidas.

¡Los infractores serán severamente castigados!

Los proscribirán y exiliaran a las cloacas

con los que abusan de la caridad de Estado:

los enfermos crónicos,

los parados y los viejos.

Para evitar tentaciones, clausurarán los  recipientes.

Pondrán guardias a vigilar:

una pareja por contenedor de materia orgánica,

y un guardia armado en la boca de las alcantarillas.

¡No se puede permitir, por el bien de nuestra imagen,

que ningún ser humano le dispute la comida a las ratas!

 

Jesús García Moreno, del poemario “Entre el Asfalto y el cielo”

portada

ENTREVISTA SOBRE POESÍA A JESÚS GARCÍA MORENO

 

Jesús García Moreno:   “LEER ABRE LA MENTE, HACE COMPRENSIVAS A LAS PERSONAS, ELIMINA BARRERAS DE INCOMPRENSIÓN, DERROTA A LA SOLEDAD Y HACE LIBRES A LOS SERES HUMANOS”.

Imprimir

                                             Entrevista realizada por la Editorial Poesía Eres tú   (Club de Poesía)                                            

 

 

Foto propia

 

 

 

 

Título: ENTRE PALABRAS

Autor: Jesús García Moreno

Año de Publicación: 2013

Colección: Poesía

ISBN-13: 978-84-15006-60-2

Editorial: Poesía eres tú

     http://www.poesiaerestu.com

 

 

 

 

 

 Jesús García Moreno:   “LEER ABRE LA MENTE, HACE COMPRENSIVAS A LAS PERSONAS, ELIMINA BARRERAS DE INCOMPRENSIÓN, DERROTA A LA SOLEDAD Y HACE LIBRES A LOS SERES HUMANOS”.

 

 

Entrevista :

1º) Entre Palabras es el título de tu último poemario editado. ¿Qué esperas que el lector descubra entre sus páginas?

R.-Un trabajo literario que sintonice con él; que pueda hacerlo suyo. Mi deseo es que cada palabra y cada verso le lleven a una reflexión propia, capaz de acercarle a  los pensamientos,  las ideas y  experiencias expuestas, por supuesto, a través de una crítica racional y participativa. Yo ofrezco mi trabajo en un idioma que trata de ser común y ajustado, sin menoscabo  del mismo, por algunas licencias, que tratan de ser mínimas y ajustadas a la expresividad del poema. El lector debe poner su predisposición a descubrir  los nuevos caminos  propuestos a través de la lectura y la reflexión. Si no logramos esa conexión el trabajo no sirve de nada.

 

2º) El recuerdo hacia Antonio Machado está presente desde el principio del libro. ¿Qué ha significado y cómo te ha influido la vida y obra de este gran poeta?

R.- La poesía de Antonio Machado es consustancial y referencia obligada en la obra de generaciones de poetas y de amantes de la poesía. También para mí. De él aprendí que se pueden transmitir sentimientos, ideas y pensamientos profundos, cargados de razón, de pedagogía y belleza   con palabras cotidianas, cuyo significado es el que la gente le da y usa, con el que el pueblo se comunica diariamente. Y eso es muy importante para la comunicación poética. Mi libro, como homenaje al maestro, comienza con un poema dedicado, sobre todo, a la parte final de su vida con la que nos dejó constancia, no solo de su calidad como poeta, sino de la grandeza de su humanidad. Esas últimas semanas de su vida, cuyo conocimiento recomiendo encarecidamente a cualquier persona, nos explican por qué Antonio Machado sigue siendo una persona cuya referencia ética, política y humana sigue iluminándonos desde el faro de Colliure.

 

3º) ¿Cuándo descubres la poesía?

R.-Va a sonar a topicazo…No fui yo quien la descubrí, fue ella a mí, o cuando menos, desde que tengo noción de las cosas, ya en mi interior hervía algo, una inquietud  que me hacía unir palabras y ligar frases sueltas cuyo resultado me llenaba de satisfacción.

Mi muy temprana adicción a la lectura, la cual no he abandonado, algo debió ayudar. El caso es que esa sensación y yo crecimos juntos, tomamos conciencia de nuestra íntima relación, y hemos sido compañeros de por vida.

4º) Posees la licenciatura en Historia General. ¿Cómo entraste a la Literatura?

R.- Cómo era consciente de mí, llamémosle, afición literaria, decidí, por recomendación de algún profesor, iniciar Filología. Bueno, yo, por circunstancias personales, siempre trabajé de día y estudié de noche. Filología me resultó excesivamente dura, una carrera para dedicarle todo el tiempo del mundo. Acabé abandonando; y, tras un breve paréntesis, decidí estudiar Historia, que también me atraía mucho, sobre todo por la posibilidad que me ofrecía de profundizar en el conocimiento de la Historia del Arte, algo de lo que no me he arrepentido. Al final ser capaz de leer un cuadro de cualquier época o cultura, captar la esencia de una escultura, o extraer el mensaje de una fachada Gótica o un capitel Románico, por ejemplo, pues es algo que te ayuda a comprenden el interior y la motivación de los creadores de cualquier época, al tiempo que  refuerza la cultura propia, y abre caminos a la literatura.

5º) La poesía se ha difundido como un género literario minoritario. ¿Por qué lo elegiste para tu obra?

R.-Sí, hoy es así, pero en el pasado era el género popular y de comunicación por excelencia, no necesariamente a través de la lectura, pocas personas gozaban de ese privilegio, sino, más bien,   a través de la tradición oral, de la audición de los mensajes de los trovadores, juglares y otros artistas ambulantes, que necesariamente, para cerrar el círculo, debían expresarse en un lenguaje popular comprensible por todos. Ahora ¿Los poetas hemos perdido esa capacidad de comunicación oral? Tratando de hallar una respuesta a este alejamiento entre emisor y receptor, y su posible solución, me vino a la mente la imagen de un sutil y dulce trovador chino que, emigrado a cualquier reino de la Europa del siglo X, tratara de cantar o recitar sus hermosos versos en Mandarín, en las plazas y mercados de las villas. Imposible cerrar el círculo de la comunicación, podrían apreciar la armonía, el ritmo, la cadencia de su voz, pero no captar el mensaje encerrado en sus palabras. Desde ese momento decidí establecer una cruzada, con el claro objetivo de hacer que el contenido sea lo más asequible posible al lector o al oyente, sin menoscabo de la belleza rítmica y expresiva. Y si en alguna tertulia en las que participo, algún asistente se queja de la oscuridad del lenguaje de la poesía, yo siempre digo que es culpa de los poetas que escriben para iniciados.

Por lo demás, también he sentido la sensación de expresarme a través de la prosa. He escrito artículos, relatos cortos, guiones cinematográficos, pero siempre entre poema y poema.

6º) ¿Piensas que un escritor ha de ser un hombre comprometido? ¿Tú lo eres?

R.- Debo aclarar primero que en este punto no hago distinción: toda persona tiene éticamente la obligación de sentirse comprometido socialmente. Es nuestra vida y nuestro futuro lo que se están jugando en escenarios ajenos, cuando no ocultos, al interés común, y por actores cuyos guiones los ha escrito el ansia de poder y de dinero. No me atrae el seguir la vida como mero espectador, ya que, quiera o no, soy protagonista. Así trato de trasmitirlo a través de mis obras. Entonces, creo que sí, soy un hombre comprometido, además de poeta.

7º) Tu poemario está dividido en cinco partes y una final. ¿Hay algún nexo de unión en ellas?

R.-“Entre palabras” es un compendio, como un resumen de lo que yo consideré lo mejor de mi obra poética hasta el momento de la publicación. Por supuesto se han quedado muchos poemas en el baúl de los papeles. No obstante al plantearme su presentación impresa, pensé en darle un planteamiento cronológico ya que en el libro se recogen poemas escritos a lo largo de un tiempo, más largo que corto.

Pero recapacité, al percatarme de que no se detectaba entre ellos, tanto una diferencia por cronología como por la temática vertida. Así    traté de separar el contenido en secciones que estuvieran relacionadas con los distintos temas por los que hasta ese momento había discurrido mi trabajo literario, comenzando por un poema, a modo de apertura, que tratan de describir la situación mental del autor, ilusionado con su obra, y su capacidad de comunicar sentimientos cuando comienza, y otro, como colofón, en el que reconoce decepcionado su derrota ante las rebeldía de las  palabras.

 

8º) En los poemas de tu libro Entre Palabras encontramos rima y verso libre. ¿Dónde te manejas con mayor soltura?

R.-El otro día, conversando con un excelente poeta y amigo, tras un recital, acerca de mi postura sobre la importancia del ritmo, al que yo colocaba muy por encima de la rima, por su capacidad musical y expresiva, y, él que estaba de acuerdo conmigo, trajo a colación una frase del poeta portugués Fernando Pesoa, que yo desconocía, y que venía a decir que “…un poema   no tiene por qué estar rimado, pero sí ritmado”. Coincido plenamente con ese pensamiento, sin desdeñar la calidad de un poema, a priori, por su métrica o su rima, y, tras haber escrito alguno, reconozco la dificultad que esa forma de escribir impone al escritor.  Yo, retomando la esencia de la pregunta, diría que me muevo mejor entre ritmos muy trabajados, y rimas internas establecidas como apoyo a la sonoridad y al ritmo. Sin que ello suponga que se acierte siempre, por supuesto.

9º) ¿Tus versos nacen de algún estado emocional concreto o son resultado de un momento de inspiración?

R.-Mentiría si dijera que me pongo delante del papel sin unas cosquillas internas, motivadoras, lo que ocurre es que las he ido domando, redirigiendo y moldeando. Elaboro una especie de guión previo a partir de una idea; me pongo en camino y trato de que las “orejeras” que me aplico, no me permitan excesivos desmanes. Sí que dejo ir pinceladas que matizan imágenes, abro caminos que luego desarrollo. Yo soy bastante inconformista con el resultado, me obsesiona el sentido de las palabras, su capacidad para expresar, lo más fielmente posible, la idea original, y  el ritmo, que como dije antes, es, para mí, más importante que la rima o la métrica, me gusta que los poemas suenen bien al ser recitados, en eso soy un poco trovador.

10º) ¿De qué forma influye en tu obra la etapa de tu vida que pasaste por tierras catalanas?

R.- Mi lengua materna es el Castellano, en el escribo la mayor parte de mi poesía. No obstante me considero bilingüe, el Catalán me ha dado la oportunidad de leer y escuchar a grandes poetas y cantautores sin necesidad de recurrir a las traducciones. Desde los decimonónicos inolvidables, Mossén Cinto Verdaguer, Ángel Guimerá, Joan Maragall, o ya en el siglo XX Joan Salvat Papaseit, Josep Vicent Foix, Salvador Espriu o Gabriel Ferrater, entre otros me abrieron un horizonte paralelo a mi propia realidad por el que me deslicé gozoso, descubriendo nuevos mundos llenos de una belleza expresiva que me  enriqueció, ayudándome a consolidar mi camino, a diversificar mi capacidad creativa.

11º) ¿Crees que la poesía actual está en expansión o en receso?

R.- A juzgar por el número de personas que escriben versos en la actualidad, algunos con, una más que aceptable, calidad, y habiendo hallado un medio propicio para su publicación, a través de las redes sociales, pues, yo me atrevería a decir que el fenómeno está en auge…en cuanto a número de autores. Se pueden contar por miles.

Pero la cuestión da un giro copernicano si nos referimos a los lectores de poesía. ¿Por qué nos gusta tanto emborronar cuartillas con nuestras cuitas y problemas, con nuestros ensueños y frustraciones, con nuestras esperanzas y desilusiones?¿ Por qué lo lanzamos, sin pudor, al mundo, con la esperanza de que alguien lo lea y juzgue, cuando la mayor parte de nosotros no soportamos la lectura de más de tres versos de un poema ajeno?

En fin, yo prefiero que las personas sean capaces de expresar por escrito u oralmente sus sentimientos y emociones, y que sigan manteniendo la pretensión de que alguien les lea. Y aprovecho para recomendar que lean, que lean mucho. Leer   abre la mente, hace comprensivas a las personas, elimina barrearas de incomprensión, derrota a la soledad y hace libres a los seres humanos.

R.- 12º) ¿Estás trabajando en una nueva obra? ¿Qué proyectos literarios tienes?

R.- Bueno, tras la publicación de un compendio de mi poesía como ha sido “Entre palabras”, me plantee, casi de inmediato, la necesidad de dar un paso a delante, en la forma y en el fondo, a la hora de acometer un nuevo proyecto. Como horizonte parto de la angustiosa realidad por la que muchísimas personas están atravesando en estos duros tiempos, un mal sueño, del que uno cree despertar cada mañana, para volver a él cada noche. Es un libro socialmente duro, porque creo que es la hora de denunciar las injusticias que se están cometiendo, aunque he tratado de verter mucha comprensión por las personas que sufren una realidad que los desborda. El título provisional es

“Entre el asfalto y el cielo”, y muy pronto estará terminado.

NOCHE SIN FINAL ( Narración Corta). Por Jesús García Moreno

 

Fotografía de Jesús García Moreno
Fotografía de Jesús García Moreno

Creyó despertarse, sobresaltada por las  imágenes de un sueño que no podía recordar a pesar de su angustia. Cerrados los ojos;  el cuerpo crispado; quiso moverse, echar los pies fuera del lecho, tocar el suelo frío, incorporarse. Los miembros permanecieron yertos, rebeldes a la orden. Las gotas de sudor resbalaban por su frente hasta la almohada. Sintiendo que el peso de la oscuridad   la aplastaba contra el colchón y oprimía el aire hasta  hacerlo irrespirable. Confusa,  por la sensación que en su mente provocaba la negativa actitud de su cuerpo, se deslizó  hacia una nebulosa, que cruzó por el interior de sus pupilas, persiguiéndola con la sombra de una tristeza, naufragio de un recuerdo que crecía en nitidez, mientras ella era absorbida por ese fragmento de luz y penumbra.

—Las flores  blancas de aquel campo,  ocultaban mi cuerpo pequeño. Yo, cerraba  con fuerza los ojos; el corazón me latía fuerte, fuerte.  No quería oír la voz que me llamaba, cada vez desde más cerca. Tengo que salir corriendo, muy deprisa…sin mirar atrás.

El  chasquido de los pasos rompiendo las flores, anuló el impulso de su cerebro; sus piernas, sus brazos, permanecieron inmóviles, hasta que la bocanada de un aliento espeso le quemó el rostro, mientras una mano áspera le arañó un  muslo al  levantarle  la falda. Una lágrima, rodó por su sien y cayó sobre las flores muertas…

Antes de sentirse golpeada por un sentimiento de culpa, sintió su cuerpo  flotar y desplazarse como una hoja,  sobre un rio  de luz fluorescente,  que se precipitaba en forma de cascada sobre la cama de una habitación, que le resultó familiar.

 —El vértigo de la caída me hace  cerrar los ojos apretándolos con fuerza, pero mi cuerpo desciende suave hasta hundirse en el colchón. Las voces de  una discusión  resuenan en la habitación de al lado.  Yo no entiendo lo que dicen. Se oyen golpes, gritos de dolor, ruido de  muebles cayendo, un jarrón  que se rompe contra el suelo.

—Tengo miedo. Me quedo muy quieta sobre la cama. Aprieto los dientes y cierro los ojos, muy fuerte. Siento un líquido caliente que me  moja las piernas y  empapa las sábanas. Después, un portazo. Mi madre llorando en la puerta entre abierta de la habitación, la luz que entra de fuera me deslumbra, pero puedo  ver su cara roja por la sangre de los golpes, trasparente por el resplandor que hay dentro de su piel. Al perforarla  con un alfiler, los haces de luz que la  atraviesan  me deslumbran haciéndome desviar la mirada hacia mi silueta desnuda, recostada en el catre.

El alfiler, sin control, sigue  abriendo agujeros  de luz cegadora en la piel, cada vez más deprisa, más cerca…

Va a pincharme. Me pincha. Me atraviesa… Lloro, por mi imagen rota, pero, no siento dolor. No sangro por las heridas… ¡Quiero el dolor! Que me haga gritar, que ponga en marcha a mis pies, a mis manos…

Una luz rojiza se filtra por los vitrales de la nave, llena de columnas y velas.

Los haces de luz que atraviesan el humo, dibujan caminos de partículas, desde cielo hasta suelo, animando la  expresión  doliente de alguna imagen  que se retuerce en la prisión de su  peana.

Una música densa resuena por las bóvedas, multiplicando sus notas en ecos, que chocan entre sí; rebotan en las paredes, y se elevan al techo, impulsados por el calor de los hachones.

Estoy tendida sobre algo duro; los brazos me cuelgan por ambos lados del cuerpo hasta rozar el suelo...Mis piernas estiradas, inmóviles…

—Algo se mueve cerca de mí, su roce, arrastrándose, sisea en mis oídos, apagando el rumor de la música.

—Estoy asustada, aunque oigo palabras que no comprendo a mí alrededor. Pisadas que resuenan. Puertas que chirrían al abrirse y golpean al cerrarse.

—No estoy sola… respiro.

Un tacto suave, se me ha encaramado a la pierna, y la recorre, despacio, por el muslo hasta el vientre. Abro la boca, y un grito mudo me duele en la garganta…

—Me contraigo  y espero muy quieta. Mientras el roce avanza sobre mí el miedo va desapareciendo. Su tacto cada vez es más agradable…

—Mi resistencia va cediendo; la razón se doblega con la esperanza de  seguir sintiendo ese roce sobre mi cuerpo…

El rumor de las preces crece —me asustan—  mezclados con jadeos, cada vez más próximos.

—Abro los ojos,  miradas hirvientes clavadas en mí.

—¡Culpable!—Retumba un grito más punzante que el dolor.

Descubierta… avergonzada  por la congoja, llora lágrimas, duras como el cristal, que se adhieren a un rostro triste de madera pintada, de mirada  inexpresiva, que desde  una  hornacina, cubierto por un manto de terciopelo negro y un cuchillo clavado en el pecho, mira al cielo.

 

No hay voces, no hay música. El silencio espeso de la estancia es  roto por el reloj del campanario que da  la hora. El tiempo se expande por el aíre a caballo del sonido y se aleja hacia el infinito.

Voy a levantarme, iré hasta la ventana, para  verlo pasar…No siento el peso de mis miembros en su sitio, solo el reflejo de su imagen en el pensamiento.

Imagen  que se diluye, y vuela, vuela, entre la oscuridad y el tañido del bronce de las campanas, hacia la nada.

—¿A dónde voy?

 

Una   luz  blanca  ilumina la estancia. Se abre la puerta gris clara que comunica la habitación con un amplio corredor y entran dos personas.

Una voz pausada, surge por encima del agudo y constante pitido que llena el espacio.

—¿Pupilas?

—Dilatadas

—¿Pulsaciones?

—Cero

—¿Respiración?

—Negativo

—¿Temperatura?

—Fría y los miembros rígidos

—¿Los tubos y las conexiones?

—Todos en su sitio y conectados

—Hora aproximada del deceso… Alrededor de las cinco de la mañana

¿De acuerdo?

Enfermera, por favor,  de orden de que retiren a la difunta…

¡Ah! Y avisen a sus familiares

—Enseguida doctor

—¡Buenos días, enfermera!

—¡Buenos días, doctor!

 

Por Jesús García Moreno

ESTUDIOS LITERARIOS. “ENTRE PALABRAS” DE JESÚS GARCÍA MORENO. Por Raquel Viejobueno

http://poesiaerestu.com/entre-palabras-jesus-garcia-moreno/

“Y me puse allí donde termina la noche, para salvar el vacío que nunca deja el agujero de las palabras”

Y es así, como debo de expresar  una sensación tan rica, no de otra forma. Difícil objetivo desgranar parte de un poemario. Esta vez me he atrevido a entrar en los Universos de García Moreno, poeta que estuvo humildemente a la sombra de su propia obra poética. Sí, oyen bien, mientras florecían esos mundos, él caminaba sin saber que estaba latente, porque todo en el mundo tiene su momento, su forma, su continuidad, y su final.  Y allí estaba él, mirando hacia arriba, comprendiendo que eran sus sentidos, y no otros, los que tendrían que despertar esas neblinas. En cuestión de pocos años, fue creando y comprendiendo sus Universos, esos que ya estaban y que tuvieron que macerar, con su paciencia y su saber estar. Este poemario, en el cual les dejo la ventana y la puerta abiertas, no es sólo unas palabras bien avenidas, sino un conjunto de mundos entrelazando la voz del poeta.

Empecemos por observar un título que entre las grietas del entre, hay bosques, y mundos oníricos que García Moreno nos brinda. No hay vacío entre palabras, sino mudeces reconocidas como ecos, donde acompañan sus escalofríos, los de todos de una forma sensible para llegar al lector.

El poeta comienza su libro, asumiéndose preso de la propia poesía, y se lo confiesa  a Manuel, amigo personal, y sabe que son en sus propias campanas, donde la música de la poesía le obliga a bailar con la vida.

Es complejo, o prácticamente imposible no sentir la humildad del poeta, porque hay que ser humilde cuando se deja en el papel parte del alma, y sabes que ya no es tuya, sino de cualquier persona que se preste a leerla. Una y otra vez nos encontramos con la caída en la evidencia del poeta, de ese brote emocional de la palabra bien creada.

Importante es destacar el transcendente valor de la poesía machadiana en García Moreno, que se acoge como una gota de lluvia a un manantial, para ir directo a uno de los mejores océanos: ser poesía.

Así pues, “Entre palabras”, es un poemario, todo él, de poesía elaborada, sensitiva, humanista, cuidada. Digamos que es una cosecha con la mejor vid, para tratarla desde la lejanía del tiempo y beber un vino exquisito. Detiene sus pretéritos en recordar a sus retoños, porque es notable volver a atar lazos, aquellos que la madurez personal puede desatar, y recuerda a su niña, con su infancia paseándola por la acera, y sus ganas de crecer, y vuelve el recuerdo en poesía, para que el lector, puede ser esa niña, o esa infancia, o quizá el final del último verso.

No podía ser de otra manera, y es así como se construye a sí mismo García Moreno. Despertando mundos sublimes, oníricos, como aquel que llamamos “amor”, pero bien podría ser denominado “Vida”, porque la vida sin amor es una muerte jadeante y definitiva.

Es el poeta el que lo define como sinfonía de sentidos, galaxias, es decir, un Cosmos completo de esencia. La poesía sinfónica entre sueños, nos enseña a un hombre-poeta nostálgico, entregado  todo él, a un único despertar: amar. Es una razón poderosa entre las palabras porque son dedicadas a su compañera, única forma de concebir la vida, dando y creando, compartiendo el verso, siendo encabalgamiento en la línea del otro. Es su sensibilidad humana una madeja de sensaciones que al lector le quita la noche en la lectura.

Es entre músicas donde encuentra, no sólo un consuelo poético, sino también personal. El lector queda abstraído encontrándose a sí mismo en la melodía del chelo, o del oboe, y vuelve a ser el lector el que cierra las notas del poema, de los poemas, el acto de crear, de ser verso, o una voz entre palabras.

No estamos ante un escribidor de versos, sino, ante un poeta constructor de catedrales versadas, que nos da cobijo a todos, ofreciéndonos una paz interior, fuente, sin duda, de su trayectoria.

Hay tanto que decir entre esas palabras, como tanto que leer de lo que no está escrito, y por mucho que yo les diga, ponga, cuente, no es comparable, con poseer un buena luz y un poemario como “Entre palabras” de Jesús García Moreno.

Disfrútenlo.

Raquel Viejobueno