Archivo de la etiqueta: Cristófol Miró Fernández

El periplo de Hannón a Camerún. Por Cristófol Miró Fernández

Relatado en una placa de bronce depositada en el templo de Ba’al Hammon de Cartago y desaparecido tras la toma de la ciudad por Roma el año 146 a.c., parece ser el único documento púnico auténtico que nos ha llegado, según Demerliac y Meirat, y del que se conserva una versión griega hecha en el siglo IV o III a.c., contenida en el Codex Palatinus Graecus 398, fols. 55r-56r de Heidelberg.
La fecha exacta se desconoce, pero se suele situar sobre el 500 a.c., por lo que puede ser o del siglo V o del VI a.c., y su guía no fue un sufete, o miembro del senado cartaginés, sino un militar cartaginés.

Etapas del viaje

El viaje transcurrió por variados lugares que pueden ser rastreados en la actualidad mediante la moderna historiografía. Las1 etapas de su viaje fueron la calzada de Gibraltar, Thimiaterion, el Cabo Soloeis, un ago situado más adentro, Karikon Teichos, Gytte, Akra, Melitta, Arambis, el río Lixos, donde viven los etíopes al otro lado de la región de los lixites, la isla de Kerne, el río Cher(me)tes, un lago con tres islas, un río habitado por cocodrilos e hipopótamos, Kerne, al pie de las selváticas y altas montañas, una bahía, el Golfo “Cuerno del Oeste”, en el que había una gran isla, un lugar (no accesible) en una región volcánica, la montaña Theon Ochema, el Golfo “Cuerno del Sur”, con una isla parecida al “Cuerno del Oeste”.
Estos lugares ¿a qué lugares actuales se refieren? Tras mucha discusión, los historiadores han intentado ubicar sus etapas, y Thymiaterion, colonia fundada por Hannón, puede ser la actual Tánger, Larache o Mehdiya, en la desembocadura de Oued Sebou.
Mehdiya es la candidata perfecta para ubicar a Thymiaterion, pues el Periplo habla de que la calazad de Gibraltar está a dos jornadas del lugar, y Gibraltar no cumple esas condiciones, mientras Larache es ya una antigua fundación fenicia anterior a Hannón.
Siguiendo la estela de Mehdiya, el Cabo Soloeis puede ser ubicado en el Cabo Cantin actual, mientras Karikon Teichos, Gytte, Akra, Mélita y Arambis han de estar ubicadas entre el Cabo Cantín y el Oued Dra.
Mogador no puede ser vista como Karikon Teichos. No es una nueva fundación, sino un simple reforzamiento del elemento fenicio por los colonizadores libio fenicios de Hannón, y eso indica los hallazgos fenicios del siglo VII-VI a.c.
Pasemos ahora al río Lixos. Identificado muchas veces como el Oued Dra, en los lixites no se puede ver a las gentes de la ciudad de Lixus, sino a las gentes nativas del sur del río Lixos, con los que los fenicios ya habían entablado contacto anterior.
Kerne es un enigma. O puede ser la isla Herne en la Bahía del Río de Oro o una de las islas de la Bahía Arguin (mapa superior). Según el Periplo está frente a Cartago, lo que no ayuda a descubrir la localización exacta…a no ser que Herne sea mucho mayor que su superficie atribuida en el Periplo a Kerne. Pero hay un dato que habla con claridad. Se dice que Hannón “viajó en dirección al sol naciente durante un día”. Si seguimos al Periplo y este dato llegamos a la Bahía Arguin.
Tras fundar Kerne Hannón navegó por un brazo del Senegal y remontó a su vuelta el otro, y tras volver a Kerneinició un viaje a Gabón, alcanzando la Bahía de Benin (supuestamente) tras 19 días de viaje, en el lugar llamado “Cuerno del Oeste. Tras cuatro días de viaje avistó el Monte Camerún, llamado en el Periplo el volcán del “Carro de los dioses”, y tras dos o tres días más de viaje alcanzó el “Cuerno del Sur”, la Bahía de Biafra.
Y ahí se acabó el viaje. Agotadas las provisiones, dio media vuelta y volvió a Cartago.

La fecha del Periplo

La fecha es muy difícil de determinar. Todas las indicaciones de los antiguos historiadores son demasiado generales, pero el hecho que Heródoto (484-425 a.c.) no la mencione en sus obras implica que es posterior a este autor. ¿Se llevó a cabo a 2mediados del siglo V a.c.? No se sabe seguro, tampoco, los argumentos no son sólidos a este respecto, pero se piensa que los cartagineses pudieron hablar a Heródoto del intento de Sataspes, bajo el gobierno de Jerjes (486-465/464 a.c.) de circunnavegar África, y que fueron cartagineses o libio-fenicios los que siguieron la estela de Sataspes e informaron a Cartago de este hecho. Pero antes de esta época no vivían gentes púnicas en la costa occidental de África.
Si buscamos la fecha del suceso de la batalla de Hímera (480 a.c.), el estado cartaginés debido a su crítica situación no puede pensarse que esta fuera la época cuando se realizó el Periplo…así pues conviene ubicarlo históricamente a inicios del siglo V a.c. Pero aquí aparece otro escollo que dificulta su cronología. El historiador Hecateo de Mileto (550-476 a.c.) (mapa del mundo griego hecho por Hecateo arriba) visitó Melisa, una fundación de Hannón, con lo que de nuevo la fecha vuelve a retroceder de nuevo hasta más allá del 500 a.c., sobre el 525 a.c., lo que puede coincidir con la política cartaginesa del momento.

La razón del Periplo

Sencillamente fue el hecho de fundar colonias, lo que no debe extrañar si tenemos en cuenta que Cartago misma fue fundada por tirios entre el 850 y el 820 a.c., o hubo fundaciones como Sexi, la actual Almuñécar, o Gadir, la actual Cádiz, en 3Is-Saphan-Im, la actual España. Y que buscaran nuevas fuentes metales tampoco debe extrañar, pues es sabido como los buscaban en la antigua Tartesos. La fundación de Kerne respondió a estas dos motivaciones combinadas.
Se piensa que tal vez buscara oro en África occidental, o cobre en la región de Akjoujt (Mauritania) (mapa lateral) o cinc y estaño en los Jos-Plateaus (Nigeria). No podemos decir con seguridad que el Periplo fue un fracaso, pues las noticias reunidas por los cartagineses fueron muchas y de provecho durante esta aventura marítima, pero tampoco puede ser calificada de completo éxito en la zona al sur del Kerne…

Autor: Cristóbal Miró Fernández

Noviembre de 1895, Würtzburgo, Alemania. Por Cristófol Miró Fernández

Experimentando con los rayos catódicos

 

Catódicos 1ª

 

Los tubos de rayos catódicos hacía muy poco que habían sido inventados el año 1875 por Crookes (1832-1919), descubiertos por Plücker (1801-1868) en el año 1859, y un brillante científico prusiano llamado Willhelm Conrad Röntgen (1845-1923) (foto superior) en la universidad de Würtzburgo estaba probando la fluorescencia que estos producían.

Durante su experimento observó que en una pantalla cercana aparecía una fluorescencia que desaparecía cuando pagaba el tubo…los rayos atravesaban la materia, así pues probó esta observación con todo tipo de materias sólidas, ya fuera madera o aluminio.

 

Rizando el rizo

 

2ª

 

Lo probó también con plomo y observó entonces que el plomo no era atravesado pero sí que se podían ver los huesos de su mano que sostenía el anillo de plomo. Su descubrimiento era muy importante, pero ¿cómo hacer que lo conociera el mundo? Sacando una foto…de la mano de su esposa (foto superior). Usó de nuevo un aro de plomo con su esposa, el efecto fue el mismo, y le sacó una foto. Los rayos x habáin sido inventados…y fotografiados para que nadie tuviera duda de la autenticidad de su descubrimiento, en noviembre del año 1895.

 

Los rayos de la incógnita

 

 

¿Cómo llamarlos? No tenían nombre…así pues, similar a la extraña momia hallada en Egipto por la profesora Joann Fletcher y el profesor Zahi Hawass el año 2002 en la tumba del Valle de los Reyes perteneciente a Amenofis II, llamada KV-35, llamada Lady X, por no poder darle el nombre de Nefertiti, quien se piensa que realmente es, estos rayos fueron llamados rayos X, y como tales fueron presentados pocos días después de su descubrimiento.

3ª

No sabía cómo se producían, eso sí, se sabía que aparecían cuando un haz de electrones muy energéticos se aceleraba al chocar con una superficie metálica. Röntgen había hallado un medio de iluminar el cuerpo humano (foto superior), y su descubrimiento hizo historia.

 

Un Nóbel el año 1901

 

Se hizo muy famoso y este descubrimiento, que se hizo de modo fortuito en el marco de un experimento universitario, pudo usarse de modo ilimitado, sin ser objeto de patentes. El desarrollo de la medicina en el campo de la diagnosis médica fue fulgurante, y Röntgem obtuvo el Premio Nóbel de Física el año 1901.

 

Autor: Cristóbal Miró Fernández

HISTORIA DE LA ANESTESIA. Por Cristófol Miró Fernandéz

anestesia
“El sacamuelas”, cuadro del pintor flamenco Theodor Rombouts (1597-1637), refleja el dolor del paciente que era operado sin la ayuda de la anestesia.

 

 

Año 4.000 a.c. Primera referencia histórica al uso del opio en Sumeria.

Siglo V a.c. Hipócrates combate el dolor con una esponja de mar impregnada con una preparación de opio, beleño y mandrágora.

Dioscórides (año 50 d.c) utiliza el término “anaisqhsia” (sin sentido) para describir los efectos de la mandrágora.

Galeno (130-200) define el dolor como una sensación originada en el cerebro.

Paracelso (siglo XVI) emplea el láudano (mezcla de vino y opio).

Leonardo Da Vinci (1452-1519) hace una descripción anatómica de los nervios en el cuerpo humano y los relaciona directamente con el dolor.

Año 1776. Joseph Priestley descubre el óxido nitroso (o gas hilarante).

Año 1800. Humprey Davy sugiere los efectos analgésicos del óxido nitroso.

Año 1823. El médico inglés Henry Hill Hickman anestesia animales con CO2.

Año 1831. Soubeiran y Liebig sintetizan de forma independiente el cloroformo.

Año 1842. Crawford W. Long utiliza por primera vez el éter etílico para extirpar el tumor de un paciente.

Año 1844. El dentista Horatio Wells emplea el óxido nitroso como anestésico.

Año 1846. El 16 de octubre, William Thomas Green Morton hace una demostración pública del uso del éter para la resección de un tumor de cuello.

Año 1853. Alexander Wood inventa la aguja hipodérmica. Charles Pravaz diseña una jeringa precursora de las actuales.

Año 1853. John Snow administra cloroformo a la Reina Victoria en el parto del príncipe Leopoldo.

Año 1855. Friedrich Gaedcke aísla el alcaloide cocaína de la hoja de coca.

Año 1864. Von Baeyer sintetiza el ácido barbitúrico.

Año 1885. Leonard Coming produce anestesia epidural inyectando una solución de cocaína entre las apófisis espinosas de las vértebras dorsales.

Año 1903. Fischer y Von Mering descubren el barbital.

Año 1905. Einthom sintetiza la procaína, primer anestésico local de síntesis sin los efectos secundarios de la cocaína.

Año 1934. J.S. Lundy emplea el pentotal en cirugía.

Año 1943. Löfgren y Lundqvist sintetizan la lidocaína, muy utilizada en odontología.

Año 1950. C.W. Suckling sintetiza el halotano, anestésico general administrado a millones de pacientes en todo el mundo hasta la década de los 80.

Año 1963. Stevens sintetiza la ketamina.

Año 1965. R.C. Terrel sintetiza el isuflorano.

Año 1966. Primer uso clínico del enflurano.

Año 1977. Kay y Rolly introducen el propofol en la práctica clínica.

Año 1992. Uso clínico del desflurano.

 

Autor: Cristóbal Miró Fernández.

5

FRANCIA: SU GOBIERNO Y SOCIEDAD BAJO EL SEGUNDO IMPERIO ( y 3ª). Por Cristófol Miró Fernández

 

Imprimir

 

 

 

 

5

 

No todo va a ser banca y ferrocarril.

 


Rue des capucins, año 1913, París. Oficina del Crédit Foncier, creado en los años 1850 bajo el régimen imperial bonapartista.

La base de toda economía son los trabajadores de clase humilde, y Francia no era diferente en esto al resto del mundo, sobre todo teniendo un “emperador socialista” que era tan amigo suyo y los deseaba proteger. El crédit foncier (arriba) fue beneficioso para los campesinos con recursos, pues les daba créditos que los ayudaban a modernizar sus campos, y con sus campos abasteciendo a las industrias, obviamente se necesitaban trabajadores para los mismos, y los salarios eran buenos para la época hasta la depresión del 1857, por lo pronto. Pero también el emperador deseaba crear su particular versión de los Talleres Nacionales del 1848, y siguiendo a sus fieles sansimonianos que tan bien hacían su trabajo, ideó unas unidades de trabajo de tipo militar para roturar tierras yermas y así expandir la agricultura, pero no fueron excesivamente tenidas en cuenta…pero sus proyectos para crear asilos y hospitales sí tuvo éxito, y las medicinas fueron repartidas de un modo gratuito por el gobierno a los necesitados. Se creaba un estado incipiente donde el welfare state era una vaga realidad, pero dio unos inmejorables resultados para el emperador, asistido por los sansimonianos, que lo convertían en amigo del pueblo sin ninguna duda.

Otra cosa eran los sindicatos, y la ley Le Chapelier del 1791 seguía vigente. Radical como era, socialista como era Napoleón III, decidió hacer algo al respecto. El año 1864 se declaró legal el derecho a la huelga de los trabajadores y se permitieron crear sindicatos, que por otra parte se creaban igual, fueran o no legales, lo que constituía aceptar un hecho consumado por parte del emperador, al mismo tiempo que las grandes sociedades de empresarios. El Imperio nacionalizador se teñía de un ligero barniz liberal y socialista sin ceder un ápice en su control nacionalizador de la economía.

La cuestión es que Napoleón no era un dictador al uso de los dictadores posteriores. Él no era proteccionista, sino que deseaba introducir a Francia en el mundo del libre comercio a escala internacional. Y esto era por una razón muy sencilla: las fábricas e industrias sin materias primas no producen, no pueden funcionar, y si n funcionar no producen riqueza para el estado ni trabajo para sus obreros, y sin fábricas que produjeran tampoco podía granjearse el apoyo de banqueros ni burgueses, ni crear sociedades…en definitiva, necesitaba el libre comercio para hacer tratos comerciales con otros estados que tuvieran las materias primas que él necesitaba para hacer funcionar Francia y generar riqueza y asegurarse la lealtad a su persona. No podía evitar apoyar el libre comercio, era un asunto vital para Francia.

En este contexto conviene recordar como los estados del sur de los futuros Estados Unidos de América surtían a Francia de algodón o como Francia asimismo prestaba dinero al México de mediados del siglo XIX, entre otros muchos factores. El libre comercio era vital para Francia…y no sólo en el continente americano. Europa también era cortejada por Francia. Bélgica estaba ya muy industrializada y tenía productivas minas de carbón que podían surtir a Francia de este material, muy necesario para sus fábricas y sus ferrocarriles en expansión, y es que Francia no tenía carbón…la unión comercial con Bélgica más que ser importante para Francia era vital para su economía. Incluso los belgas deseaban esta unión comercial, pues Francia tenía un mercado internacional que podría ir muy bien a la economía belga…pero no pudo ser. Los ingleses y el Zollverein alemán se opusieron a Francia y salió derrotada en esta batalla económica. Pero pronto volvió a la carga, golpeando a Inglaterra en su corazón: su comercio.

Atacó a Inglaterra reduciendo los derechos de importación y en Inglaterra, que desde la derogación de la Ley de Cereales de 1846 se estaban imponiendo los que apoyaban el libre comercio, se encendieron todas las alarmas. Desbaban ser amigos de Francia, poder importar productos ingleses a Europa a través de Francia, y Napoleón III había golpeado justo en ese blanco de un modo más preciso que lo hiciera Guillermo Tell en la manzana sobre la cabeza de su hijo. Inglaterra estaba deseosa de firmar un tratado de libre comercio con Francia y Napoleón III, que cometió un error, superó las reticencias del Cuerpo Legislativo, firmó un tratado de libre comercio con la Gran Bretaña en 1860. Digo que fue un error porque hizo que perdiera el apoyo de muchos industriales en un momento complicado para Francia, pues aún no había superado la crisis del 1857 y la importación de productos ingleses competía con la industria francesa en crisis, lo que hacía más difícil la recuperación económica de Francia…

Pero no abandonó a los industriales franceses a su suerte. Aportó 40 millones de las arcas públicas para que estos industriales modernizaran sus maquinarias de producción y así poder competir con Inglaterra en igualdad de condiciones. Francia no podía quedar tras Inglaterra en la carrera industrial, pero fracasó. No pudiendo invertir todo el dinero deseado en la modernización de Francia y su industria, se demostró que Inglaterra era incapaz de ser superada por ningún otro país europeo. A este tratado anglo-francés lesucedieron otros tratados con otros países europeos y Europa se adentraba por la senda del libre comercio de mano de una Inglaterra muy mecanizada y una Francia incapaz de seguirle el ritmo.

 

El Imperio cojea.

 

6

Fotografía de la Guerra de Crimea (1854-1856) en la que Francia intervino al lado de Inglaterra (y Cerdeña) contra Rusia.

El año 1860 el Imperio entraba en dificultades. La crisis del 1857 no había acabado de sacudir Francia y como ya dije antes, el tratado de libre comercio con Inglaterra descontentó a muchos industriales. Para seguir con la sucesión de contrariedades conviene volver atrás en el tiempo, y recordar la Ley Falloux del año 1850, cuando, como presidente de la República Napoleón III, ubicó bajo supervisión religiosa toda la enseñanza francesa. Eso unido a que desde el 1849 tropas francesas protegían Roma de los revolucionarios italianos que desde Cerdeña querían crear un reino unido, eso convertía a Napoleón III en un paladín de la religión católica, pero con su apoyo a estos mismos revolucionarios contra la católica y conservadora Austria, se enajenó el apoyo de muchos religiosos que lo consideraban un traidor (sobre todo si tenemos en cuenta que los sansimonianos lo llamaban su emperador socialista, y Roma, tras el año 1848, era antiliberal y anti socialista). A partir del año 1860 todas estas presiones y contradicciones internas irían socavando el Imperio lentamente. Napoleón III, consciente de estos hechos, dio más libertad de acción al Cuerpo Legislativo, lo que hizo que la oposición tuviera más campo de acción para criticar al Emperador, por otra parte, lo que hizo que creciera más la presión sobre el gobierno imperial. El Imperio evolucionaba de un modo natural y nada podía hacerse para evitarlo, así que entre el 1860 y el año 1870 el Imperio fue conocido con Imperio Liberal (siempre con muchas reservas este término), mientras el propio Imperio entraba en guerra consigo mismo en un proceso evolutivo interno que nadie sabría cómo habría culminado de no haber caído en Sedan en 1870.

El Imperio es la paz, pero la guerra es el fausto supremo, decía Napoleón III en sus discursos el año 1852…y no se puede negar que esto es así. De hecho el término latino Imperium designa un gobierno militar, y que se sepa hasta ahora, ningún imperio, que no sea comercial, se ha fundamentado sobre bases pacíficas, y los imperios comerciales hasta cierto punto (recordemos la expansión japonesa durante la Segunda Guerra Mundial hecha para fundar una esfera de co-prosperidad económica asiática era en cierto modo un imperio comercial con sede en Tokyo conquistado a base de las armas de sus soldados y tampoco olvidemos la United Fruit Company de inicios de siglo XX que consistió en un imperio comercial norteamericano en Sudamérica basado sobre la supremacía de los Estados Unidos en los países con un régimen político derechista dominados por la Guardia Nacional, un cuerpo policial militarizado hecho por instigación norteamericana…y así muchos ejemplos más a recordar). Las guerras de Napoleón III lo fueron haciendo conocido en Europa como emperador belicoso y comprometido con los intereses europeos y las independencias nacionales, pero su propio éxito causó su caída. De la lucha en Crimea (foto superior) en 1854 pasó a luchar contra los austríacos junto a los sardos (era un favor por ayudarlo contra Rusia en Crimea), de ahí fue a México y de México (entre 1863 y 1867) a Sedan (el 1870), donde aislado políticamente cayó víctima de un nuevo imperio, el alemán…

Sedan, Sedan fue su perdición, pero todas sus guerras anteriores fueron cimentando su derrota poco a poco. Tras Crimea, la unión con Inglaterra auguraba felices futuros, pero Cerdeña lo torció todo. Este pequeño aliado hizo el favor a Francia de luchar contra Rusia, a cambio de otro favor posterior, que era luchar contra Austria-Hungría para crear un reino de Italia, lo que conllevó que Austria se enemistase con Francia y desease la destrucción del Segundo Imperio. Pero Italia quería una capital, y Roma era la capital deseada para el nuevo país una vez creado…el problema era que desde el año 1849 era protegido el Papa por Francia y sólo había un modo de conquistar Roma y concluir la consecución el Estado, que Francia evacuara Roma, y sólo se podía conseguir de una manera, derribando a Napoleón III del poder. Otro aliado en contra de Napoleón III antes de Sedán, y si a ello sumamos que tras Solferino Napoleón III traicionó a los italianos haciendo la paz unilateralmente con Austria, los italianos no confiaban en Napoleón III…y llegó la toma de Veracruz el año 1863. Ingleses y españoles se retiraron de México, pero los franceses no lo hicieron, pues quería Napoleón III crear un imperio al estilo del americano de su tío Napoleón I…una señal de alarma para los ingleses, que deseaban dominar toda Sudamérica económicamente como ya dominaban Brasil…Napoleón III pretendía crear un nuevo imperio con centro en México y los Estados en guerra del sur de Estados Unidos como base de partida y quitarle el poder a los ingleses…sólo había una solución: adiós Napoleón III del poder y adiós Segundo Imperio. A ello habría que añadir que el Canal de Suez era un plato muy apetitoso para Inglaterra y que Francia era su dueña, y los ingleses hubieran querido ser sus nuevos comensales, como fueron a partir del 1875, de muy buena gana…

Maximiliano de Austria era tío del Emperador de Austria-Hungría y fue hecho emperador de México y ayudado a luchar contra Juárez por los franceses, que en cuanto vieron que el norte ganaba la guerra en los EUA el año 1865 y no podían derrotar a Benito Juárez, abandonaron a Maximiliano a su suerte y volvieron a Francia, quien murió ejecutado en Querétaro el año 1867. Una buena razón para desear la caída de Napoleón III por parte de la Corte austríaca…pero ahí no acaba la cosa. España en 1870 estaba en busca de un rey para el trono español, y Bismarck había conseguido convencer a los españoles para que se le pidiera a un familiar Hohenzollern del trono prusiano para ser nombrado rey. Francia consiguió que el futuro Hohenzollern español renunciara al cargo, desairando a los españoles, que por otra parte estando enredados en la guerra de Cuba del año 1868-1878 y sus propios problemas internos surgidos del caos revolucionario del Sexenio Revolucionario del 1868 tampoco podrían haberlo ayudado aunque hubieran querido…en fin, que estaba aislado completamente tras el reguero de guerras que contra unos y otros había hecho desde el año 1853 hasta el año 1870, rodeado de enemigos que deseaban su caída. Y así fue como solo y aislado políticamente el Segundo Imperio Francés cayó en Sedán el año 1870 frente a un astutísimo personaje llamado Bismarck que había esperado hasta que Francia no tuviera aliado alguno que lo ayudara contra él…

Y en Sedan culminó un régimen de 18 años de duración, consumido por la guerra interna dentro de Francia por su apoyo al mismo tiempo a la iglesia, a los italianos revolucionarios, a los obreros y el socialismo y a los industriales franceses y al libre comercio, y la guerra externa contra Prusia. Y así caía el primer dictador moderno,  en un régimen de gobierno que nadie pudo determinar con exactitud hasta que llegaron Hitler en Alemania, Mussolini en Italia, Carol II en Rumanía, Alejandro II en Yugoslavia, Pilsudski en Polonia, Primo de Rivera en España y gentes como ellos en los años 20 y 30 a lo largo de todo el mundo, aunque sería digno recordar que Alexis de Tocqueville ya lo previó, como previó que en el siglo XX los Estados Unidos de América y Rusia serían grandes potencias…al parecer, Alexis de Tocqueville, como Nostradamus, parecía tener dotes proféticos notables, o una más que notable capacidad de observación del mundo que lo rodeaba. Elijan ustedes lo que prefieran, al fin y al cabo, el don de profetizar y de observar atentamente suelen ser ambas caras de una misma moneda en muchos casos…

 

Autor: Cristóbal Miró Fernández.

4

FRANCIA: SU GOBIERNO Y SOCIEDAD BAJO EL SEGUNDO IMPERIO (2ª parte) Por Cristófol Miró Fernández

 

Imprimir

 

 

3

De Cortes y ciudades

 


 

La Corte tenía que ser el espejo de la nueva Francia, y tenía que ser brillante. Más que eso fue deslumbrante dejando atrás en su fasto a Viena o San Petersburgo, con un palacio como las Tullerías con sede de poder. Habiendo de casarse con alguien como buen emperador que dejara heredero de sus dominios, Napoleón III eligió a una célebre belleza española, Eugenia de Montijo, que habría de vivir hasta el año 1920. Se dijo que era un matrimonio por amor, lo que acabó de completar el cuento de hadas francés con su suntuosa corte. Pero las Tullerías no eran París…París era una ciudad de callejuelas estrechas y barrios obreros, donde quienes vivían en ellos podrían alguna vez salir del sopor donde estaban sumidos y levantarse de nuevo contra el tirano que gobernaba Francia como lo hicieron ya antes en diversas ocasiones…y eso había que evitarlo, pero con disimulo, sin mostrar sus auténticas intenciones, maquillándolo un poco…o un mucho.

Primero se llamó a Haussmann (imagen anterior), el más célebre creador de ciudades del momento. Hecho esto, Haussmann proyectó hermosos edificios de todo tipo con amplios accesos y creó boulevares y plazas que acababan en bellas perspectivas urbanas junto a emblemáticos edificios o monumentos…mientras se modernizaba el alcantarillado y el abastecimiento de agua, se tiraban al suelo 40.000 casas y se construían 100.000…y lo más importante de todo, se daba trabajo a la población obrera, lo que convirtió al emperador en un héroe popular mientras inconscientemente lo ayudaban a destruir sus antiguos barrios obreros que los hubieran ayudado a destruir su poder si su héroe se convertía en diablo en un momento dado…los obreros ayudaban a su Emperador a burlarse de ellos sin darse cuenta, pero París bien valía…una reforma integral.

 

Evolución económica bajo el Imperio

 

4

 

Napoleón III deseaba pasar a la historia como un ingeniero social, cierto que no podía ser de otra manera, puesto él mismo clamaba por ser quien eliminara la diferencia de clases sociales que separaba y dividía la sociedad francesa. Su obra anticapitalista de juventud (La extinción de la pobreza), su crítica exitosa a una Asamblea republicano que lo catapultó al poder el año 1850 como un radical político ficticio y su apoyo al sufragio universal masculino hizo que los sansimonianos lo llamaran “el emperador socialista”, pero esta designación era contradictoria, pues primero el socialismo incluye implícitamente la idea de un régimen gubernamental republicano, lo que es incompatible con un régimen monárquico como el napoleónico, por lo tanto esta designación titular llevaba a un gravísimo error de concepción del mismo, pero a Napoleón III le iba magníficamente pues el pueblo lo consideraba amigo suyo y su aliado contra las clases altas, cuando la realidad era completamente al revés…

Saint-Simon era un utópico que apoyaba la centralización económica, junto con su control, por parte de un régimen industrial planificado luchara contra el liberalismo. En definitivas cuentas, Saint-Simon abogaba por un sistema económico nacionalizado y centralizado como el que creó la Unión Soviética en el siglo XX, para lo cual crearon una banca de inversiones desde donde esperaban dirigir el desarrollo económico a través de la concentración de los recursos financieros, es decir, de un banco nacional y propiedad del Estado. Esto implicaba un gran peligro, pues dependía todo el desarrollo de Francia de la buena o mala salud del gobierno, y este era un rasgo dictatorial que implicaba que controlando las finanzas, el Estado controlaba todos los resortes del Estado completamente. De nuevo vemos aquí rasgos soviéticos en el régimen napoleónico francés del Segundo Imperio…

Idearon asimismo una nueva institución bancaria, el Crédit Mobilier, que conseguía fondos vendiendo acciones en público y así conseguía fondos para comprar acciones en las nuevas empresas industriales a desarrollar. El otro banco nacional creado fue el Crédit Foncier, un banco que concedía préstamos al campesinado para desarrollar la agricultura francesa. No se puede decir que lo tuvieran mal pensado en el gobierno, como ayudar a desarrollar la industria, pues a más materias primas, más expansión de la industria por más volumen de productos manufacturados derivados de los primeros, y con un gobierno controlando este proceso, era el gobierno (Napoleón III) quien recibía los mayores beneficios en forma de apoyo social a su régimen.

Francia vivió una era de gran expansionismo a escala mundial, y la aprovechó para favorecer a su Imperio. Se descubrió oro en California y Australia y esto unido a las facilidades de crédito, crearon un considerable aumento en la demanda de dinero en Europa, lo que influyó en una economía inflacionista que implicaba una constante subida de precios en Francia, y junto con la subida de valor de todas las monedas, esto hizo que nacieran un gran número de nuevas sociedades y de inversiones en Francia. Napoleón III llegó en el momento justo al gobierno francés para crear su Segundo Imperio y merced al control soviético de la economía francesa usar el oro de California y Australia para hacer avanzar Francia a la velocidad de una locomotora desbocada…porque en los ferrocarriles también se notó este progreso pues en los años 1850 Francia pasó de 3.000 kilómetros de vías férreas a 16.000…un “ordem e progresso” brasileño al estilo francés pero contemporáneo en el tiempo.

El ferrocarril movió a Francia hacia delante, pues la demanda de vías, raíles de hierro y material auxiliar para este trabajo, sin contar el de las estaciones a construir, hizo que la industria y la minería tuviera trabajo asegurado y el paro descendiera en picado. No olvidemos tampoco que en la España de Isabel II, hasta la época de la guerra civil del 1936, el ferrocarril fue un monopolio francés hasta el punto que se importaron hasta las palas para hacer las obras, y las compañías ferroviarias, todas privadas, eran en su mayoría francesas. Pero volvamos a Francia, donde se unieron a las 55 pequeñas líneas de ferrocarril en seis grandes regionales, racionalizando la línea ferroviaria francesa, mientras los vapores sustituían los barcos de vela y madera a marchas forzadas. El mundo entero favorecía a Francia, desde California hasta Australia…mientras en Suez una compañía francesa construía el canal entre 1859 y 1869, convirtiéndose Francia en propietaria suya aunque el principal accionista, aprovechando la caída del Imperio tras Sedán, fue el gobierno británico a partir del 1875.

Todo iba como la seda y aparecían grandes sociedades, sobre todo en ferrocarriles y la banca. El año 1863 el negocio inversor se abrió a las personas de pocos medios con el “derecho de responsabilidad” en el que cualquier inversor sólo podía perder el valor nominal de sus acciones aunque la sociedad se hundiera o fuera insolvente. Con esta medida todo quien no se atrevía a invertir invirtió en sociedades que activaron los ahorros de toda la nación y crearon un nuevo mundo donde surgieron muchos nuevos ricos mientras la bolsa estaba en constante auge y los financieros un nuevo renombre en tierra gala…los socialistas santsimonianos demostraron ser grandes tecnócratas.

1

FRANCIA: SU GOBIERNO Y SOCIEDAD BAJO EL SEGUNDO IMPERIO. Por Cristófol Miró Fernándezl

 

 

 Imprimir

 

Francia del año 1852 al 1870 vivió bajo el gobierno del Segundo Imperio, heredero y copia actualizada y modernizada del Primer Imperio, bajo la autoridad de Napoleón III, sobrino de Napoleón I. Un hombre menos inteligente que su tío, que subió al poder manipulando una sociedad en crisis y enfrentada entre sí tras la Revolución de Febrero del año 1848 y cayó víctima de una batalla en Sedán en 1870 y víctima de las propias contradicciones y desgastes sufridos con el paso del tiempo por Francia…

 

Napoleón III el político.

 

1
Entrada de Napoleón III en París por el Arco del Triunfo, el día 2 de diciembre del año 1851

Año 1852, Napoleón III se convierte en emperador de Francia el 20 de diciembre…un año antes ha salido ganador mayoritario de unas elecciones posteriores a un golpe de estado dado el 2 de diciembre del mismo año (imagen superior) que derribó a una Asamblea Legislativa surgida de una revolución que en el año 1848 había derribado a un rey revolucionario, Luis Felipe de Orleans, siendo Luis Napoleón presidente de esta misma república desde diciembre del año 1848…había llegado prometiendo ser una ayuda para el hombre común derribando el poder de los grandes plutócratas que reprimían al pueblo…para convertirse en un Emperador autoritario derribando la vida democrática en Francia para gobernar como hizo su tío Napoleón I.

Diferente de su tío completamente, Luis Napoleón no sobresalió como soldado ni administrador, al contrario de lo que había hecho su tío, aunque no se puede considerar a Napoleón III como un ignorante. Era un político. Napoleón I nunca habló en público, Napoleón III no bajaba del estrado y era un enamorado de los mítines políticos, y esa es una diferencia muy importante entre ambos personajes, pues Napoleón III, que había subido políticamente jugando hábilmente con las gentes francesas y sus deseos de seguridad y estabilidad política y social tras los Sangrientos Días de Junio de 1848, conocía que en el mundo del 1850 la opinión pública tenía un peso social mucho mayor que en la Francia del 1800. Napoleón I subió con la ayuda de una Convención que era una dictadura inestable y débil en medio del mundo caótico y sumido en la guerra surgido tras la Revolución Francesa, mientras Napoleón III subió al poder en tiempos de relativa paz, en una Europa que de nuevo ardía en las revoluciones nacionalistas del 1848 y que buscaba un camino a seguir tras los caóticos momentos que se sucedieron entre febrero y diciembre del año 1848 con la frustrada revuelta obrera de junio de este año. Su éxito se puede entender si nos damos cuenta de lo dividida que estaba la Asamblea Legislativa francesa. Dividida así nada podía hacer ante un hombre que poco a poco los fue venciendo a uno por uno de los contrincantes que allí habían, ya fueran monárquicos, socialistas, sus únicos rivales serios, como los socialistas fueron los más duros rivales de Hitler hasta el incendio del Reichstag cuando los ilegalizó, o republicanos “políticos”…su fuerza era superior, y como presidente fue cortejando a las gentes con promesas hasta que llegó al poder.

Era, o se presentaba, como un avanzado a su tiempo en materia de nuevos avances científicos y en general de todo progreso moderno. De hecho había sido un asiduo en el uso de putsches para provocar revueltas sociales, lo que le conllevó la cárcel bajo Luis Felipe. Como radical hablaba de la soberanía el pueblo en el ejemplo del sufragio universal masculino, que él mismo había revocado en 1850 para reponerlo después el año 1851. El sufragio era un tema harto complicado en Europa, que consideraba que el sufragio universal masculino, al dar voto a los obreros, no era compatible con un progreso económico personificado en el gobierno de la burguesía y los terratenientes. Él dijo que alcanzaría un punto medio donde estos serían sinónimos de progreso, y donde el sufragio universal masculino no fuera sinónimo de la llegada al poder de los socialistas.

Su propaganda política se asemejaba a las ideas de Francisco Franco el día 19 de julio del 1936 cuando a las preguntas de un periodista sobre si las elecciones eran el reflejo de un sentimiento popular de representación política y él le respondió que no tenían valor alguno para representar a la sociedad ni sus grupos formantes. Napoleón III consideraba que una vida parlamentaria dividía y debilitaba el gobierno de un país, que la Revolución de Febrero había caído en una vorágine de caos y desgobierno que había llevado a una Asamblea que sólo favorecía a los poderosos, siendo la representación del gobierno de unos pocos sobre unos muchos reprimidos y que el Imperio haría que estos muchos reprimidos era un nuevo modo de ver la política, un modo que arreglaría esta situación sin solución visible, y que gobernaría en beneficio de todos, ricos y pobres, eliminando la lucha de clases inherente a toda sociedad industrial. Como a muchos otros, a partir del año 1848, le importaban menos las formas de gobierno que las realidades sociales y políticas. En fin, que era decididamente antidemocrático, pues la democracia, según él, sólo llevaba a un gobierno donde los ricos tenían representación política y poder, pero los pobres ni una cosa ni la otra…si observamos a Hitler atentamente veremos exactamente las mismas ideas que sostenía Napoleón III y casi de un modo idéntico su modo de llegar al poder, aunque obviamente con algunas diferencias lógicas.

 

Instituciones del Segundo Imperio

 

2

Boulevard Henri, antes de la actuación urbanística del Barón Haussmann y posteriormente a esta misma operación urbanística.

Se podrían calificar como escandalosamente, y explícitamente, antidemocráticas y eran una modificación escasa de las que Napoleón I había modelado durante su Consulado. Tras el emperador había un Consejo de Estado de expertos que redactaban la legislación y aconsejaban en cuestiones técnicas y un Senado elegido a golpe de decreto por el Emperador con una importancia escasa, sino nula. Pero no podía el Emperador enajenarse el apoyo popular, así que había un Cuerpo Legislativo elegido por sufragio universal masculino…relativamente. Las elecciones estaban cuidadosamente manipuladas por el gobierno para que siempre ganara quien favoreciera al gobierno. Nombraba un candidato oficial, el propio gobierno, y literalmente obligaba a todos los funcionarios públicos del distrito a que le dieran su apoyo inquebrantable. Ello no implica que no se permitieran otros candidatos, era necesario para un juego democrático falso y figurado, pero estaban en tales condiciones desfavorables que tenían su derrota por segura…pues no podían ni hacer reuniones políticas y la calidad del papel que pegaba a las paredes con su candidatura era de mucha peor calidad que la del candidato oficial del gobierno…todo acababa siendo un teatro orquestado por el gobierno para simular una democracia, pero todo el mundo sabía que quien acabaría siendo el actor principal, y el único que recibiría aplausos del público asistente a la obra, sería el candidato gubernamental.

El Cuerpo Legislativo no tenía poder real ni era independiente del poder imperial. No tenía iniciativa legal alguna si no se lo permitía el Emperador, quien decidía de un modo autónomo e incontestable, con la ayuda del Consejo de Estado, sobre guerra, paz, el ejército o la política exterior (de un modo idéntico a lo que ocurre actualmente en la Rusia postsoviética). En cuanto a empréstitos ni hablar toca de quien cortaba el bacalao era Napoleón III y podía pedir empréstitos cuando su imperial deseo lo considerara oportuno…

Y ahí no acababa la cosa…pues estaba prohibido por ley que nada que lo que se dijera en el Parlamento fuera conocido por el resto de población francesa, siendo la política de un secretismo tan total y con un carácter tan despótico como podía serlo bajo Luis XIV en el siglo XVII. Si sólo cinco miembros de este cuerpo legislativo lo deseaban, el público tenía prohibido la entrada al Parlamento, con lo que literalmente al pueblo se le impedía no ya tomar parte en las decisiones políticas, sino ni tan sólo conocerlas. La política francesa se había convertido en un régimen dictatorial, despótico y caprichoso donde un solo hombre (y su camarilla privada) hacía y deshacía como su imperial albedrío decidía los destinos de otros muchos millones de personas que tenían que acatar sus designios sin poder hacer nada más que decir “sí, buana”.