Archivo de la etiqueta: Conquista

6si3jah71zv276k_s

COMENTARIO SOBRE EL LIBRO LOS SIETE MITOS DE LA CONQUISTA DE AMÉRICA DE MATTHEW RESTALL.Por Jesús García Moreno

                        ÍNDICE

 

Referencias sobre el libro y el autor…………………………………………………………………..   pág. 3

Comentario sobre bibliografía del autor y

Escuela historiográfica………………………………………………………………………………………   pág. 4

Comentario del texto…………………………………………………………………………………………  pág. 5

Conclusión…………………………………………………………………………………………………………pág. 10

 

Identificación del libro:

RESTALL, Matthew: Los siete mitos de la conquista española.

Barcelona, Paidós, 2004, 307 págs., ISBN:84-493-1638-3

 

Título original:

Seven Myths of the Spanish Conquest

Originalmente publicado en ingles, en 2003, por Oxford University Press, Nueva York.

Traducción de Marta Pino Moreno

Introducción a la trayectoria del Autor

Matthew Restall cursó sus estudios universitarios en:

Universidad de Oxford, Inglaterra

BA, Honors, First Class, Modern History, 6/1986

Honorary MA, Modern History, 6/1989

Y en:

Universidad de California en Los Ángeles (UCLA)

Ph.D., Colonial Mexican History, 9/1992

MA, Latin American History, 3/1989

Actualmente es profesor en:

History Department                             612 Old Farm Lane

The Pennsylvania State University              State College, PA 16803

University Park, PA 16802-5501                 814-880-2484

814-865-1121                                   restall@psu.edu

 

Comentario sobre la  bibliografía del autor

Su obra es extensísima, tanto en la producción de libros como artículos, congresos y conferencias, intervenciones en programas de TV, y como asesor y participante en documentales y films.

La mayor parte de sus trabajos de investigación y divulgación, están basados en el estudio de los acontecimientos históricos, antropológicos, sociales y culturales que tuvieron lugar en el área denominada  Latinoamérica desde el descubrimiento de América, postrimerías del siglo XV, hasta  finales del siglo XVIII.

Escuela Historiográfica

M. Rastall, se considera  un historiador adscrito en la corriente  etnohistória, en relación directa con escuela teórica y metodológica “Nueva Filología”, centrando su objeto de investigación en la Mesoamérica del período colonial; sus aportaciones se basan en el estudio de de las fuentes primarias de las lenguas nativas de ese área resaltando la importancia crucial de estas fuentes para el conocimiento y la interpretación de las sociedades indígenas.

Esta disciplina se ha desarrollado en la intersección entre la historia y la antropología, aunque metodológicamente, según el propio M.Restall,“ En términos de su metodología y de la preparación de sus adherentes, la nueva filología se localiza principalmente en la historia, y con una incidencia menor en la antropología, con la participación de la lingüística, la historia del arte y otras disciplinas”.

 La aplicación de este método de investigación facilita el acercamiento a la realidad socio-cultural de grupos o sociedades  deficientemente estudiados, con independencia de la época o situación política por la que el  grupo estudiado atraviese.

Estructura del comentario

Para la realización del comentarios he  seguido el mismo orden que ha llevó a cabo el autor en   el planteamiento de su libro.

La figura de Cortés en la Conquista

1º.-El mito de los hombres excepcionales

En el caso de las expediciones para el descubrimiento y conquista de América, las circunstancias se presentaban oscuras para la mayor parte de los futuros participantes. ¿Qué movió a los  hombres sencillos, incultos, supersticiosos de la baja edad media a incorporarse a un proyecto tan arriesgado?

Para mí, la precaria situación personal y el soporte que al proyecto ofrecieron  la Iglesia y la  corona. Pero también tuvo influencia la “enigmática” personalidad del líder.

La gente siguió a Colón y Colón los llevo a tierra.

 Juan de La Cosa, los Hermanos Pinzones, Rodrigo de Triana, los marineros y demás empleos, todos fueron básicos en el descubrimiento, pero la acción fue ideada y dirigida por uno, Colón. El origen de sus motivaciones personales, como en el caso de Cortés, Pizarro y otros, fue el deseo de obtener fortuna y honores.  Para ello debieron  poner en práctica todas sus dotes de liderazgo y utilizar un nivel de astucia, diplomacia y agresividad que le granjearon el aprecio de sus hombres, si bien el nivel de aprecio, muy a menudo estuvo directamente relacionado con los beneficios obtenidos.

La fuente documental utilizada por la  historiografía clásica, los documentos llamados “las probanzas de méritos” y las Crónicas(pª 38-39),  documentos destinados a justificar los éxitos conseguidos para la corona, personalizados en los méritos del líder, han contribuido a su mitificación .

2º.-Mito del ejercito del Rey 

 

Parece que la creación del mito del ejército surge, como un hecho propagandístico a  mediados del siglo XVII, cuando ya  los ejércitos en Europa son una organización  poderosa y disciplinada,  y los tercios españoles la mejor infantería del continente. Qué mejor referencia para ese ejército que la conquista del continente americano.

 

La Hueste de la conquista estaba regida por  un sistema más parecido a la gleba utilizada por los señores feudales. en el caso americano, el reclutamiento se realizaba a expensas del promotor, como un contrato de dependencia, y con la aportación de esclavos, y  con la promesa de riqueza y mejora del estatus.

Parece lógico que entre los reclutados se encuentren ex soldados y oficiales con experiencia en el manejo de las armas y en el combate. Lo cierto es que las fuentes contemporáneas no hablan en ningún caso de un ejército con las connotaciones que ese término encierra.

3º.-El mito del conquistador blanco

 

A través de Mathew Restall, descubrimos la importancia que en la ejecución de la conquista y colonización de América, no solo estuvieron se realizaros con la intervención de castellanos, sino también por parte  miles de hombres libres indígenas o esclavos africanos, se personaliza la actividad en la gesta de Juan Valiente (p.92) que siendo esclavo adquirió honores y tierras luchando en Chile junto a Valdivia,  y  de millones de nativos que tomaron parte en ella como miembros activísimos, a menudo  utilizando la influencia de los conquistadores  para la obtención de  sus propios intereses geopolíticos, diferentes  de los intereses de los propios conquistadores, aunque bien manipulados y dirigidos por estos, en su provecho.

 La visión sobre el objetivo final de la conquista, aparte de la obtención de riquezas y honores personales, era más amplia y se enmarcaba en el sometimiento de la tierra y las gentes  conquistadas para mayor riqueza y poder de la corona que los legitimaba desde la metrópoli.

4º.-El mito de la completitud

 

De facto, y partiendo del acierto de la corona al tomar posesión para sí de las tierras del nuevo mundo, reservándose el derecho de otorgar títulos e imponer contratos bajo satisfacción del ”quinto” a la corona (p.109), para que los receptores de los mismos pudieran, bajo su responsabilidad y con cargo a su hacienda, organizar un flete, contratar una hueste y llevar a buen término lo pactado en contrato, no solo conquistar, sino  hacer viable el progreso económico en las conquistas,  bajo responsabilidad penal o pecuniaria por incumplimiento, como en los casos de Sebastián de Benalcazar o Hernando Pizarro,(p. 109).

La obligación de demostrar que se ha cumplido lo contratado de forma rápida y beneficiosa para el reino, llevaba a los conquistadores a justificar mediante los documentos “probanzas de méritos” y cartas a la corona la culminación de las tareas encomendadas.

La tajante actitud adoptada por la corona ante el incumplimiento de lo contratado por Colón en las Capitulaciones de Santa Fe, fue ejemplarizante en cuanto a la obligación de cumplir lo contratado, aunque esto desembocó en imagen falsa de la plenitud de una conquista que tardo siglos en completarse, y aun prosiguió con algunas grupos, después del proceso de independencia, como los araucanos de Chile, los charrúas de Uruguay, los mayas de Yucatán, o los indígenas de Argentina (p.117). También en lo relativo a la conquista espiritual se acordó una convención para que una de las bases que habían servido de justificación a la conquista quedara apta para un aprobado general a pesar de la terca pervivencia de mitos y supersticiones anteriores.

 

5º.-El mito de la comunicación

 

Aun hoy, en la época de la globalización y profusión de los medios, existen barreras gestuales de comunicación, que en según los habientes pueden producir malentendidos, ciertos gestos cotidianos en un área étnico-cultural son vistos de forma sorprendente en otra.

A nadie sorprende que entre las  diferentes culturas nativas, y la  cultura castellana se produjeran desencuentros, solo superados por la voluntad de comprensión y entendimiento.

Los gestos se interpretan antes que el lenguaje, pero el entendimiento a través de lenguaje es imprescindible, por eso los conquistadores recurrieron muy pronto al uso de intérpretes, Colón utilizó a dos de los cinco nativos que trajo a España en su primer viaje. Cortés, recogió a Gerónimo de Aguilar que por un naufragio aprendió maya, y a Malinche una nativa Nahua que conocía el maya y el nahualt(p.129) Malinche fue la voz y los oídos de Cortés, esta capacidad de comunicación que tuvo Cortés fue superior a la obtenida  en otras acciones de conquista, el interprete Felipillo con Pizarro, lo que pudo  propiciar situaciones complicadas. La cualidad político-diplomática de la intérprete Malinche, en mi opinion, fue un valioso refuerzo a la actuación de Cortés, al que sigue reconociéndosele un dominio de la oratoria por encima de la media. Lo cierto es que los conquistadores y los nativos ante el  problema  tuvieron que desarrollar la  capacidad de comunicación utilizando  traductores y/o gestos cuyo significado acabó siendo asimilado por ambos lados.

6º.-El mito de la devastación indígena

 

Matthew Restall, defiende con firmeza las causas naturales en la explicación  del mito de la devastación indígena, algo que, a parece como evidente cuando se analiza el estado actual de la cultura nativa. Los pueblos indígenas americanos, demostraron una alta capacidad de adaptación a las circunstancias cambiantes de su realidad cotidiana, lo que, a pesar de las
devastadoras que sufrieron y las masacres llevadas a cabo durante la conquista  y explotación de la colonización, y denunciadas principalmente por Fray Bartolomé de las Casas en su Brevísima relación de la destrucción de la Indias y por Fray Antonio Montesinos, en su célebre sermón a los colonos de La Española (P.156).

Así nahuas, mayas, zapotecas, mixtecos, otomís en México y Guatemala. Quechuas, aimaras en Perú o Bolivia, entre otros,  mantuvieron  su vitalidad étnica y sociocultural a través de una extraordinaria capacidad de adaptación,adoptando como propias instituciones como el Cabildo, que bajo se mantuvo bajo el gobierno de los indígenas y supuso una herramienta para el  desarrollo de la organización municipal indígena. Y superando situaciones como “[…] una pérdida de 40 millones de personas en un siglo, es probablemente el mayor desastre demográfico de la historia humana”(p.185). que Restall atribuye no a la intención de exterminio de los conquistadores, que necesitaban a los indios para su beneficio, sino por las enfermedades importadas.   Estoy de acuerdo con Restall, también cuando afirma que muchos historiadores han menospreciado la compleja vitalidad sociocultural de los pueblos nativos y su enorme capacidad de adaptación y superación.

7º.-El mito de la superioridad

 

M.Rastall, analiza el mito de la superioridad con una ecuanimidad y sentido común admirable, no puede uno menos que estar de acuerdo con  las aseveraciones que aporta como antítesis de las razones míticas que tradicionalmente han explicado la superioridad, con argumentos relacionados con el egocentrismo  de la civilización Europea: Mayor cultura, dominio del lenguaje escrito, superioridad militar y armamentística, etc. Todos estos  razonamientos conducen a la percepción de una clara y rotunda superioridad de una civilización sobre la otra.

No se puede negar la influencia de las armas, sobre todo la espada “[…]la única arma de eficacia incuestionable era la espada de acero. Por sí sola valía más que un caballo, un arcabuz y un mastín juntos”(p.203).

 Hay que tener en cuenta que los indígenas no poseían el concepto nación como las europeas y no presentaron un frente de lucha común contra el invasor, es más usualmente se aliaban con él para enfrentarse a sus enemigos locales tradicionales con claro ánimo de lucro.

Es evidente que entre las fuerzas de los conquistadores y los indígenas nativos, existieron diferencias que lograron decantar la situación hacia el lado de los castellanos.
El autor da tres como fundamentales “[…] Enfermedad desunión indígenas y acero explican gran parte del triunfo de la conquista”.

Desde un punto de vista más global, la conquista de América no fue solamente una situación de enfrentamiento entre dos contendientes, con capacidades distintas  para el desarrollo de una acción bélica de de conquista o defensa de territorio.

Tras el descubrimiento, la suerte de la forma de vida hallada en el continente estaba destinada a cambiar, y a cambiar drásticamente al verse impelida hacia “adelante” por el empuje de un mundo en una  fase de desarrollo que lo llevo a dominar a todas las formas de vida social del Globo en una centuria.

Conclusión

 

El libro de Matthew Rastall ha representado para mí,  un descubrimiento, una nueva posibilidad de abordar el estudio de la conquista de América a partir de planteamientos abiertos al conocimiento de la información aportada por todas los actores en conflicto. El nivel de mitología que a uno se le ha ido acumulando a lo largo de los años de formación no especializada en el tema se diluye, y los participantes individuales o agrupados, adquieren un matiz que los “reduce” a nivel humano. Las hazañas, las penurias las atrocidades, cobran una dimensión entendible, y explicable en el contexto de los acontecimientos.  Colón para Castilla, para Europa, descubrió un nuevo continente, poblado de seres humanos, y riquezas para explotar, ese hecho irreversible en sí mismo, y predecible, en un plazo más o menos corto, en el final del siglo XV apreciando la evolución de los descubrimientos marinos desde Europa, supuso un cambio radical, para los pobladores que en el habitaban y también para el continente  Europeo. Las riquezas aportadas al  viejo mundo, y su repercusión  en el desarrollo de la economía europea, permitió a sus naciones a partir de ese hito, evolucionar hasta convertirse en el centro del universo por varios siglos.

 Por Jesús García Moreno.

Licenciado en Historia