Archivo de la etiqueta: actualidad

EN BUSCA DE UN ÁGORA: USOS CÍNICOS Y USOS CLÍNICOS( nº1) Por Manuel Álvarez Machado

Hace unos años leí un ensayo del sociólogo francés Pierre Bourdieu en el que acertadamente, en mi modesta opinión, venía a decir que el conocimiento “de que es lo que hace que las cosas sean como son” podría impulsarnos tanto a aceptarlas sin debatirlas o cuestionarlas, cómo a sugerirnos todo lo contrario, es decir, a alentarnos a combatirlas. Este conocimiento, aplicado al de la comprensión del funcionamiento de los complejos mecanismos sociales, podría inducir a actitudes diferentes y contrapuestas, a dos usos distintos de un mismo conocimiento,  que él llamaba “uso cínico” y “uso clínico”.

Cínicos

Los que optaran por un “uso cínico” probablemente pensarían que, puesto que el mundo es como es, lo mejor sería aceptar una estrategia que les permitiera explotar las normas en su provecho, sin atenerse o considerar si son justas o no, o si le agradan o desagradan.

Los que optaran por un “uso clínico”  serían propensos a pensar que ese mismo conocimiento podría ayudar a combatir con más eficacia todo aquello que consideraran incorrecto, dañino o nocivo para nuestro sentido moral.

De la existencia o realidad de estos diferentes usos podemos sacar la conclusión que el conocimiento de las cosas no determina el modo en que pueden ser utilizados, y que ello supone en última instancia una oportunidad de elección, que los hombres, si libres, pueden ejercer en libertad.

Clínicos

Ahora bien, si el conocimiento no determina el modo en que puede ser utilizado, y reducimos estos modos a los que hemos llamado “uso cínico” y “uso clínico”, la pregunta es ¿qué es lo que hace que las personas opten por uno de estos dos usos?. Para complicar un poco la respuesta (a la larga para facilitar soluciones) observemos que en la línea divisoria entre los espacios de ambos usos se sitúan muchas personas que con frecuencia cambian de orilla, pasando del cinismo a lo clínico o viceversa (pero esto será tema en otra ocasión).

Pues bien, en una lectura rápida parece acertado establecer que hacia el uso cínico convergerán las personas más proclives a priorizar el interés propio como el objetivo fundamental (o tal vez podrían pensar que es el más viable, o único), y que hacia el uso clínico se encaminarán aquellos que consideren los sentidos morales como objetivos prioritarios para una vida social correcta, o mínimamente correcta.

¿Egoísmo frente a altruismo o solidaridad?. Tal vez.

Nuevamente volvemos a preguntarnos ¿por qué unos priorizan unos objetivos y otros priorizan objetivos distintos, que difícilmente congenian o congeniarán entre sí?. Seguro que son muchos los factores, aunque algunos tengan una mayor incidencia, pero dejemos para otro momento su búsqueda y localización.

Lo que sí queremos decir, y advertimos ahora, es cómo afectan estos “usos”, en una primera y sencilla aproximación, a los elementos base situados en el tablero socio-político, ese del que hablamos en el artículo anterior.

Teníamos, y usaremos nuestro país como ejemplo para facilitar la exposición, en el tablero: al Partido Popular, en el gobierno, básicamente al PSOE en la oposición parlamentaria, a los bancos, entidades financieras y grandes capitales apoyando a los primeros y a los movimientos ciudadanos (de uno en uno o colectivos) apoyando a los segundos.

El primero proyecta su sombra sobre casi dos tercios de la superficie. El segundo sobre el tercio restante. Los bancos, entidades financieras y grandes capitales proyectan su sombra sobre la superficie ya sombreada por el P.P. y parte de la sombreada por el PSOE. Los movimientos ciudadanos apenas se proyectan sobre el tablero.

Y es, en parte, coherente que los movimientos ciudadanos no se proyecten sobre el tablero socio-político existente, pues la mayoría de sus partícipes no creen en él, especialmente la juventud.

La consecuencia es que la mayoría de la ciudadanía que se siente representada y ocupa espacio, en ese tablero socio-político, acepta el “uso cínico” como el modo adecuado o correcto de actuar en sociedad y en las relaciones humanas., quedando el “uso clínico” en franca minoría e incluso, en estos momentos, en regresión.

La mayoría cree o piensa que no hay alternativas a lo que sucede, que es imposible el cambiar el rumbo de las cosas, que son sueños o utopías las demandas e intentos de los que defienden “usos clínicos”.

Yo creo en las posibilidades de los “usos clínicos”, creo en esos sueños e ideas que otros dicen son utopías, y por ello deseo que los espacios que rodean a los que así pensamos se vayan ocupando por gentes que piensen de forma similar, que actúen “clínicamente”.

¿Cómo se puede ampliar el espacio de los “clínicos” y el número de sus ocupantes?. No es fácil, jugamos en inferioridad, para empezar casi carecemos de lugar de reunión.

¿Lugar de reunión? Si no son hoy apropiadas o válidas las instituciones clásicas de la democracia, o son simplemente insuficientes, ¿dónde ubicarnos?, probablemente sean espacios públicos y privados simultáneamente (estos segundos entendidos como “de los ciudadanos”, no de “propietarios”), espacios en los que se encuentren, dialoguen y se entiendan lo publico y lo privado, espacios en los que las preocupaciones privadas se conviertan en temas públicos, o en los que en las preocupaciones privadas se adviertan temas de preocupación pública; espacios donde puedan renacer y cobrar nueva forma ideas como “bien público”, “sociedad justa” o “valores comunes”. No son encuentros entre la ciudadanía y el poder clásico, son espacios en los que pensar y debatir cómo unir y armonizar los deseos y necesidades privadas con una actuación pública.

Desde tiempos lejanos el Ágora ha sido espacio publico y privado. Tal vez tengamos que recuperarlo, actualizándolo y adecuándolo a nuestro tiempos, y posibilitando cauces para que sean efectivas y realizables sus decisiones. Por Manuel Álvarez Machado

  

EN BUSCA DE UN ÁGORA DONDE LOS PROBLEMAS PRIVADOS PASEN A SER PÚBLICOS.(nº3) Por Manuel Álvarez Machado

 

Los que llamamos, en este artículo, problemas privados son aquellos que pertenecen a la vida cotidiana de las personas, los problemas reales con los que se encuentran y se enfrentan en el día a día como consecuencia de la compleja, difícil y complicada sociedad en la que vivimos y del entorno físico en que ésta se desarrolla.

Son problemas cuyos efectos se perciben individualmente, y son tantos como la inmensa suma de problemas que puedan percibirse por todas las personas o habitantes en un determinado espacio, momento o periodo definido de tiempo. Una gran parte de esta suma de problemas individuales se podrían agrupar, por similitud y por afectar a muchas personas en el mismo tiempo y espacio, en tipos diferenciados. Otros serían menos amplios en el número de personas que perciban sus efectos, incluso podrían ser singulares, pero todos son problemas que en un momento dado podrían concretarse y afectar a otros ciudadanos.

No son los problemas que puedan tenerse amparados por deseos particulares que no tengan su origen en las causas y efectos de la vida en sociedad, en los efectos de la naturaleza o en los del medio natural. Estos serán también privados, pero solamente particulares, los otros, los que nos interesan y ocupan, son privados pero a la vez colectivos.

La solución de estos problemas privados, precisamente por afectar o poder afectar a muchas personas a la vez, por tener su origen en el funcionamiento de la sociedad, en lo que ésta ofrece o carece, o en la fuerza de la naturaleza, difícilmente puede darse individualmente, siendo su racional proceso de solución de carácter colectivo, a través de actuaciones públicas.

Por ello es necesario transformar estos problemas privados en problemas públicos, para que su solución se afronte con la fuerza de los poderes públicos.

Cuatro serían los pasos, para alcanzar las soluciones de estos problemas. El primero, obviamente, el concretar y definir el problema por un número amplio de personas, ocasionalmente por un número escaso o singular. El segundo el que lo expongan en el foro adecuado (Ágora) para informar y transformar el problema privado en problema público. El tercero, que como consecuencia de esta publicidad del problema, los organismos públicos, es decir , los organismos creados por los ciudadanos precisamente para que los representen y gestionen los problemas privados transformados en públicos, asuman la obligación y la responsabilidad de solucionarlos siguiendo las instrucciones genéricas o específicas que el pueblo les de, desde el ágora. Finalmente, a través de sistemas de control, comprobar que estos problemas, ya públicos, están o en el proceso de solución ordenado o adecuado, o solucionados.

Dicho así lo anterior, puede parecer que es relativamente fácil el proceso, pero la historia nos dice lo contrario.
Las dificultades surgen, fuertes, en el segundo paso, en la existencia de un foro en el que se puedan exponer los problemas privados para transformarlos en públicos.

En la antigüedad, en tiempos de la Grecia clásica, existía el Ágora, ese espacio que la ciudad, la polis griega, tenía para las reuniones de los ciudadanos, una plaza pública, un parlamento urbano donde se practicaba la democracia real, la democracia directa. Los tiempos fueron cambiando estos hábitos, fueron cerrando el acceso a aquellos espacios, y en las modernas democracias, esas que llamamos representativas, los poderes de hecho los han limitado al espacio que soporta una urna, al ejercicio de emitir un voto cada cierto tiempo, normalmente entre dos o cinco años años. Ya no opina el pueblo y apenas se le escuchan sus reivindicaciones, reclamaciones o sugerencias. Opinan los partidos políticos a través de sus diputados o, para ser más certero, a través de sus dirigentes (casi siempre escasos), que, cada vez más distantes del punto de encuentro y comunicación con el pueblo, se creen con capacidad y legitimación para suplantar la voz del pueblo y sus intereses por la suya y los propios, que acaban por creer son los ajenos. Se engañan y se crean una falsa conciencia.

No se si consciente o inconscientemente, pero la realidad es que los políticos se han ido olvidando de los problemas privados del pueblo al haberse desconectado de él por la contínua eliminación de los espacios de comunicación, por la desaparición de aquellos lugares que antiguos griegos llamaban ágoras.

Y hoy prácticamente esta cortada la comunicación, corte que han aprovechado otras fuerzas, que ahora llaman y llamamos “mercados”, para ser ellos los que imponen sus criterios a las instituciones públicas, pero para solucionar sus “problemas particulares”, que no son otros que el seguir acumulando riqueza y poder, prescindiendo como prioritarias de las soluciones de los “problemas privados” del pueblo, que evidentemente dificultarían la consecución de los objetivos de los nuevos directores.

En consecuencia, si el proceso de solución de los problemas privados por transformación en públicos queda bloqueado por carecerse de foro, espacio o ágora, resulta evidente que hay que crearlos nuevamente. Hay que crear ágoras nuevas, espacios nuevos.

Y creadas las nuevas ágoras ¿van a poder los ciudadanos, desde ellas, contactar con las instituciones públicas, y éstas seguir los mandatos populares que reciban para solucionar sus problemas privados una vez transformados en públicos?.

Difícilmente. Desde luego a corto plazo parece casi imposible. Las otras fuerzas, “los mercados”, dominan ahora las instituciones públicas y la mayoría de la clase política y partidos que las hacen funcionar y actuar, obviamente en apoyo de los intereses de “los mercados”. Y no parecen dispuestos, los “mercados”, en ceder el terreno, que conquistado, creen ahora definitivamente suyo.

Esta dificultad, aunque importante, no debe impedir que se intente constantemente su desmantelamiento y el conseguir que las instituciones públicas regresen a atender y solucionar los problemas privados transformados en públicos. Hay que insistir. No hay que ceder en el empeño.

Pero tampoco debe impedir que a la par, alcanzada la localización de nuevas ágoras, se desarrollen desde éstas otras actuaciones que complementen las que lo publico pueda hacer, si las hace, o directamente desarrollen actuaciones al margen de las que puedan hacer las instituciones públicas, dominadas por los citados “mercados”.

Si, repito la frase: “actuaciones al margen de las que puedan hacer las instituciones públicas”. Y como no, para que esto sea posible: “hay que crear ágoras nuevas, espacios nuevos”.

Como podemos ver, los pasos tres y cuatro antes indicados quedan sujetos, en importancia y desarrollo, a la creación de las ágoras y al tipo de actuaciones que en ésta se den.

Concluimos este artículo insistiendo en la necesidad de crear nuevas ágoras, nuevos espacios en los que proponer, debatir, acordar y ordenar su ejecución con las instrucciones necesarias, pero iniciando simultáneamente un proceso fundamental que sugiera, proponga y fomente actuaciones, cívicas y siempre pacíficas, al margen de las que puedan hacer las instituciones tradicionales públicas.

En próximos artículos hablaremos sobre las posibles ágoras o espacios a utilizar y empezaremos a desgranar las posibles actuaciones que los ciudadanos pueden realizar por si mismos.

 

EN BUSCA DE UN ÁGORA: CAUSAS DE LA PRIORIZACIÓN EN LA ELECCIÓN DE OBJETIVOS ( Nº2) Por Manuel Álvarez Machado

 

Las causas o factores que contribuyen a la priorización de los objetivos que nos vamos marcando a lo largo de la vida, y por lo tanto que inciden en la toma de decisiones, actuaciones y actividades que desarrollamos en ella, son muchas y diversas, no solo por su naturaleza sino también por sus orígenes.

Todas tienen su importancia, unas son más influyentes que otras y algunas alcanzan el rango de decisivas. Estas últimas suelen tener, para una mayoría de personas, un origen externo, y varían según las características del periodo histórico que analicemos, incluso según zonas o ámbitos geográficos. Entre ellas estarían las que podríamos agrupar como derivadas o generadas por los poderes establecidos y dominantes en cada momento, y son las que ahora nos interesa considerar.

Estas causas o factores externos, transmitidos a los habitantes de un espacio más o menos concreto por diferentes procedimientos, podríamos dividirlos en los que generan “distracción o entretenimiento” y los que generan o informan inequívocamente de “quien tiene el poder y los medios de los que dispone para mantenerlo y hacer cumplir sus decisiones”.

Ambos grupos forman parte, como pinzas, del sistema de control del poder.

El primero crea una aparente imagen y sensación de libertad individual, entretiene y, mientras, aparta a las gentes de las actividades de cuya participación se les pretende excluir. ¡Elija entre cine o futbol – nos dicen hoy – !, y ya existe libertad individual.

El segundo, directa o indirectamente coercitivo, crea la base para una obediencia incontestable.

Estos segundos factores han ido evolucionando con los tiempos, pero en el fondo siempre han sido los mismos si atendemos a sus objetivos: control y dominio sobre el pueblo a través de la angustia y el miedo, cara y cruz de la misma moneda.

En los tiempos más recientes, en los que los incrementos demográficos y, a pesar de algunos, las mejoras y avances sociales conseguidos, dificultan la utilización de factores determinantes como los “garrotes” o medios similares de fuerza, éstos han ido concretándose y transformándose en procedimientos sicológicos más sutiles.

No es que se hayan abandonado los más primitivos, que frecuentemente violentos siguen siendo utilizados, es que se han desarrollados otros, que, aunque siempre han existido, ahora son de aplicación silenciosa, masiva y tremendamente efectiva.

Nos referimos a todos aquellos que provocan o pretenden provocar “incertidumbre”, “inseguridad” y “desprotección” entre los ciudadanos. Factores que no solo son impedimentos para adoptar remedios individuales frente a los problemas que detecten y planteen, sino que resultan poderosos impedimentos para instrumentar remedios colectivos. Como dice Zigmunt Bauman (1) “las personas que se sienten inseguras, las personas preocupadas por lo que puede deparar el futuro y que temen por su seguridad, no son verdaderamente libres para enfrentar los riesgos que exige una acción colectiva; carecen del valor necesario para intentarlo y del tiempo necesario para imaginar alternativas de convivencia; y están demasiado preocupadas con tareas que no pueden pensar en conjunto, a las que no pueden dedicar su energía y que solo pueden emprenderse colectivamente”.

Obviamente, en un mundo muy globalizado, en el que gran parte del poder político, y del económico, queda fuera del poder de las instituciones políticas existentes, sean de países democráticos como si no lo son, éstas últimas poco pueden hacer para colaborar en la lucha ciudadana contra la inseguridad, agotándose, por lo tanto, con facilidad y rapidez los esfuerzos que las gentes realicen. Bueno, poco pueden hacer, y parece que poco podrán hacer, al ser cada vez más poderosas esas fuerzas políticas que detentan, desde espacios muy distantes del espacio público políticamente institucionalizado (mercados financieros, medios de comunicación, entidades de crédito y de seguros, grandes fortunas,….), el verdadero poder.

Y con la angustia de la inseguridad, de la no certeza y de la sensación de desprotección ante la eventual manifestación de la no seguridad, es relativamente normal que se produzcan creencias de que “no hay alternativas”, el miedo presiona en silencio, avanzando el número de personas que manifiestan una creciente apatía política, “ya que no es necesario buscar más allá”, y se desarrolle un oscuro y lamentable conformismo. La puerta hacia los “usos cínicos” esta abierta, y entrecerrada la de acceso a los “usos clínicos”. Mientras las desigualdades avanzan en el mundo.

En consecuencia podríamos decir que la política, tal y como la conocemos en estos momentos históricos en los países llamados democráticos (en los demás más claramente), será impotente para hacer lo que se espera de ella: “exigir a todas y cada una de las formas de asociación humana una justificación en términos de libertad humana de pensar y actuar, y pedirles que salgan de escena si se niegan a hacerlo”, (nuevamente palabras de Zigmunt Bauman), pues el verdadero poder siempre mantendrá una distancia segura de la política institucional, a la que domina e impone sus decisiones.

¿Solución?, Difícil pero nunca imposible. Hay que recuperar altas cotas de certeza, de seguridad y de protección, para favorecer el regreso al “tablero social” de los “usos clínicos”, abandonando los “cínicos”, y para ello habrá que desmontar la desregularización y la privatización de los medios de asegurar y garantizar la libertad individual, que solo puede ser conseguida y garantizada con actuaciones que se adopten, “aglomeren” y cultiven colectivamente, haciendo posible el paso de los problemas privados a problemas públicos.

La cuestión, llegado este punto, es ¿desde donde?. Y decimos, desde una nueva Ágora. Ahora hay que definirla y localizar los sitios donde instalarla.

Nota: (1) Zigmunt Bauman: “In Search of Polities”.

Zygmunt Bauman

 

 

 

Punto-retorno_EDICRT20130718_0001_3

ÈTICAMENT REPROVABLE. Per Joan Ferré

 Si us pregunto si sabeu qui és Borja María Zallana de los Acebos, segurament la majoria de vosaltres em direu que no. Si sou assidus del diari digital el Plural, que dirigeix el periodista català Enric Sopena, potser us soni el nom. Al Plural, fins fa poc hi havia un apartat que es deia el Rincón del Neocón que, suposadament, escrivia el tal Borja María Zallana de los Acebos, un nom força castís a la vegada que del tot caspós. Per les raons que siguin (poc importa) van decidir tancar la paradeta i, per tant, el Borjamari ha desaparegut literalment parlant.
Però no crec que el trobem a faltar. El president del Tribunal Constitucional (també l’anomenen con a l’Alt Tribunal) està presidit per Francisco Pérez de los Cobos que, quan vaig escoltar el seu nom quests dies i vaig saber de la seva afiliació política, inconscientment, em va recordar al Borjamari dels Nassos (no vaig poder fer-hi més)
Per tant, si canviem un nom per l’altre, les similituds seran tan grans que pot arribar a semblar que estem parlant de la mateixa persona. L’estereotip és ben bé igual.
Com que us conec (a tots i cadascú dels qui em llegiu) sé que esteu perfectament informats. Per tan no caldria explicar-vos que el president del TC (Francisco Pérez de los Cobos) era militant i donant del Partit Popular. Quan vaig escoltar per la ràdio que era donat, vaig pensar que a part de pagar la seva quota de militant, a part feia aportacions voluntàries al partit per a sufragar les despeses que ocasionava el PP (el que ignoro és si sabia és que els seus diners, dintre de sobres, anaven a parar a les butxaques dels dirigents populars).
Sembla que legalment és compatible ostentar un alt càrrec dintre de la Judicatura amb la pertinença a un partit com a soldat ras, però a la pràctica és èticament reprovable i l’honorabilitat no només s’ha de suposar, sinó que s’ha de demostrar en els fets dels dia a dia.
L’Alt Tribunal fa temps que està contaminat. M’és ben bé igual si la majoria de torn és conservadora o progressista, el TC no ha d’estar al servei dels interessos de la majoria governant.
Desgraciadament per a Catalunya, estiguin al poder els populars o estiguin els socialistes, quan des del TC s’han de emetre sentències sobre algun tema relacionat amb el fet català, aquestes sempre són contràries als nostres interessos. Es va demostrar amb l’Estatut de Catalunya que, després de veure el que es va veure, millor ens podríem haver quedat amb l’anterior i estalviar-nos tot el desgast polític que varem patir, sobre tot Pasqual Maragall… I ho seguirem veien al futur, temps al temps. Per tant, no és d’estranyar que des de Catalunya es demani la recusació de D. Francisco o directament la seva dimissió.
Fins que el tercer poder (1r Executiu, 2n Legislatiu i 3r Judicial) no aconsegueixi el que teòricament té reconegut per llei (la separació dels altres dos), la democràcia espanyola mai serà plena, ja que estarà controlada pel govern i el partit (o partits) que li donen suport en aquell precís moment.
Diuen els qui en saben més que jo, que les espanyols no tenim cultura democràtica. Vaig escolat no fa gaire a la SER que a Espanya hi ha molt antifranquista, però pocs demòcrates. Segurament no és així i en som més dels que es pensem o diuen; el que passa és que els altres fan molt més soroll i aquest fet comporta que se’n parli molt més quan, a l’igual com passa amb els arbitres de futbol, haurien de passar totalment desapercebuts.
No cal ser protagonista per a fer bé la seva feina en benefici de la comunitat i en alguns casos, és preferible no ser-ho mai.
Veritat D. Francisco dels Nassos?

diferencies2xn5

TROBAR LES DIFERÈNCIES. Por Joan Ferré

Adverteixo d’entrada que no és cap joc. El tema és molt més seriós del que pot semblar a primera vista i demostra la incompetència d’algunes persones.

ELS ANTECEDENTS. Una entitat financera amb seu al País Basc obre el termini de sol•licituds per a concessió de beques (no puc concretar més) Entre els requisits que es demanaven per a poder accedir als ajuts estava el d’aportar un certificat emès per l’Agència Tributària conforme s’està al corrent del compliment d’obligacions tributàries i la carència de deutes.
Cal dir però que, d’entrada, les entitats privades no haurien de sol•licitar aquests tipus de certificat, ja que l’Agència Tributària té totalment regulat el tema i només es poden expedir certificats quan hi ha una normativa de la Unió Europea, nacional, autonòmica, provincial o municipal que així ho estableixi. Per tant, en cap cas està previst fer certificats per a entitats privades o motius particulars, com seria el cas que ens ocupa.
Ara bé, sempre cap la possibilitat de demanar-se via Internet amb el corresponent certificat d’usuari expedit per un organisme certificador (per exemple la Fàbrica Nacional de Moneda i Timbre) o amb DNI electrònic.

ELS FETS. Quan l’interessada es va personar a les dependències de l’oficina de l’AEAT on treballo, sé la va informar de sobre el particular i sé li va aconsellar que tramités un certificat d’usuari (o signatura digital)per a poder-se’l demanar ella mateixa. Seguint les nostres instruccions, va tornar a la nostra oficina per a tramitar el certificat d’usuari i, amb posterioritat, va sol•licitar per Internet el corresponent certificat d’estar al corrent. Una vegada obtingut, el va fer arribar per correu electrònic a la persona responsable de l’entitat financera.

EL DESENLLAÇ. I ara és quan la situació es torna del tot inversemblant. Resulta que l’entitat en qüestió no li admet el certificat i li lliura un de mostra (on s’esborren les dades personals) per a que la interessada els hi fes arribar un d’igual. Després de diversos intents, la noia en qüestió no se’n surt i, com que només es podia comunicar via correu electrònic, decideix acudir a una oficina de l’entitat per veure si li podien facilitar algun telèfon per a poder parlar personalment amb algú. Finalment, vistos els dos certificats (el que ella va obtenir i el que li van enviar de model), li van dir que tornés a la nostra oficina per a que li féssim un paper on digués que tots dos certificats eren iguals.
No ens ho podíem creure! Després de mirar-los amb molta atenció i veure que el text principal del certificat (que és el que compta) era idèntic (regulats per la mateixa normativa), les úniques diferències visibles eren l’oficina d’expedició (surt automàticament depenent del domicili fiscal de qui ho demana) i una paràgraf que ve a dir que no cal cap signatura manuscrita i que el codi segur de verificació té les mateixes funcions regulades normativament. Aquest paràgraf des de fa unes dues setmanes apareix més diferenciat del text amb una mida de lletra més gran (el de mostra encara sortia amb la lletra petita) No hi havia cap diferència més. L’administració no té l’obligació d’expedir cap tipus de document on hi digui que un certificat i un altre són idèntics, similars o diferents. Si la persona responsable de cursar l’ajut, no sap apreciar que entre tots dos documents hi ha la igualtat més absoluta, potser millor que es dediqués a una altra cosa. Segurament a l’atur hi ha persones molt més competents i que farien millor aquest tipus de feina.

1371560343_1

EL DNI 14-Z. Por Joan Ferré.

Mai un número de DNI havia portat tanta controvèrsia com el 14-Z. A part de fer córrer rius de tinta en un sentit i en altre, es a dir, a favor d’una versió oficial difícilment creïble i d’uns arguments en contra difícilment demostrables, la implicació d’alguns membres del govern, de l’Agència Tributària i d’una bona part dels sindicats representatius de l’ens autònom, amb el resultat final de la dimissió de la directora general Beatriz Viana, ens fa pensar que el tema té molt més calat que els que ens han explicat la majoria dels canals informatius.

 

El cas va començar quan es va atribuir a la Infanta Cristina (que és la posseïdora del DNI 14-Z) la venda de 13 immobles. La primera versió oficial parlava d’un suposat error múltiple on 13 notaris i 13 registradors haurien comès el mateix error en atribuir a la Infanta Cristina la venda de les finques.

 

A continuació es va demanar un informe a l’Agència Tributària per esbrinar si, efectivament, la filla petita del Rei d’Espanya, havia venut les finques que, sobre els papers sé li atribuïen. El resultat d’aquest informe indicava que, efectivament, constava que els finques eren propietat de la infanta. Mentre l’Agència Tributaria es reafirmava en la veracitat de l’informe, alguns notaris i registradors se’n desmarcaven mentre d’altres acceptaven que haurien pogut cometre un error. Personalment em sembla molt estrany que l’informe s’elaborés sense adonar-se’n de qui es tractava.

 

El nom de Cristina Frederica Victoria Antonia de la Santísima Trinidad de Borbón y Grècia no pot deixar indiferent ningú. Mentre hi havia qui mirava cap a l’Agència Tributària (s’ignora qui va elaborar l’informe) mentre l’acusava de manca de rigor i professionalitat.

 

I és en aquest punt on entren en joc els sindicats. CC.OO. va ser el primer sindicat en sortir al pas per a desmentir que es podés tractar d’un error de l’Agència Tributària. Posteriorment va ser la UGT que, en la mateixa línia, encara va anar més lluny en defensar l’honorabilitat i professionalitat del personal de l’AEAT.

 

Però encara hi hauria un comunicat més, aquest signat per la SIAT-USO, Inspectors d’Hisenda de l’Estat i, també, per la UGT. El comunit venia a dir el mateix que els anteriors però sorprenia que els inspectors, que són el cos d’elit de la casa, s’impliquessin a l’hora de donar recolzament a tots el empleats públics que formem part de la plantilla de l’Agència. Està clar que alguna cosa els havia molestat.

 

Per una altra part, GESTHA, que és el sindicat de tècnics (grup A2), emetia un altre comunicat que acusava directament a la directora general de l’AEAT Beatriz Viana de tracte de favor cap a la Infanta Cristina.

 

Segons aquest comunicat, per a justificar l’import de la compra del palauet de Pedralbes per part dels ducs de Palma, es va inventar la venda de 13 finques per part de la infanta; per a la qual cosa es va demanar que l’Agència Tributària elaborés un informe recolzant aquests fets. Com que no hi va haver cap responsable de departament (inspector) que volés signar un informe fals, segons sembla, va ser la pròpia directora general qui va acabar signant-lo. Al descobrir-se tot l’enrenou, Beatriz Viana va optar en dimitir (encara que va al•legar motius personals per fer-ho) Però hi ha qui diu que va ser forçada a dimitir. Per qui? Evidentment pels responsables polítics del Ministeri d’Hisenda i Administracions Públiques.

 

És d’esperar que l’executiu espanyol acabarà agraint l’exdirectora general els serveis prestats i dintre de poc temps veure’m publicat al BOE un nou destí per ella.

DSC02514

L’AVE NOSTRE DE CADA DIA, DONEU-NOS-EL AVUI… Per Joan Ferré

 Madrid estrena avui el seu segon AVE a la platja. Amb aquest titular, el Periódico de Catalunya de dilluns 17 de juny, començava un petit estudi sobre la situació de l’alta velocitat espanyola. Amb la posada en funcionament de la línia Madrid-Alacant, els ciutadans de la capital i cort, tenen una segona opció per arribar a la costa llevantina després de la línia Madrid-València.
I es clar, davant d’una situació així, cal preguntar-se quins criteris segueix el Ministerio de Fomento a l’hora de prioritzar les línies d’alta velocitat. Tinc el convenciment que una segona línia cap al Llevant no portarà més gent a les platges, sinó que, simplement, diversificarà l’oferta. I els ciutadans de Madrid, encantats…
Estadísticament, la zona espanyola més poblada i que més recursos genera (industrials, agrícoles, comercials, etc.) és l’Est peninsular (des de Girona a Almeria); a més, inclou tres dels ports marítims més importants de la península (els de Barcelona, Tarragona i València); en canvi, en qüestió d’infraestructures, estem com estàvem a la dècada dels 70.
Durant el discurs d’inauguració de l’AVE Madrid-Alacant, Rajoy va dir que volia prioritzar el corredor ferroviari del Mediterrani, però no va donar cap data, per tant, estem al mateix punt mort que ens trobàvem abans de l’acte. El que no va explicar Rajoy és el perquè en època de crisi es segueixen construint línies d’alta velocitat i a sobre, subvencionant els bitllets (des de Madrid a Alacant serà més barat que fer el mateix trajecte en sentit contrari).
Però si ho concretem al nostre territori, ens en adonarem que el greuge encara és molt més gran. L’estació de referència es denomina l’Aldea-Amposta-Tortosa, però s’ubica al terme de l’Aldea i, des d’aquí, el transport públic fins Amposta i Tortosa és pràcticament inexistent.
Si et vols desplaçar cap a Barcelona o València ho has de fer per la N-340, la nacional més transitada de l’estat o per l’autopista de pagament AP-7. L’alternativa que havia suposar l’autovia A-7, està aturada des de fa anys: pel S a l’alçada de Cabanes (curiosament on es va construir l’aeroport de Fabra) i pel N a l’Hospitalet de l’Infant. Per tant, se salta tot el nostre territori.
I si parlem de les comunicacions ferroviàries, el tren més ràpid que circula per aquí és l’Euromed, que també passa de llarg i la resta de trens són antiquats i lents. Anar de l’Aldea a Barcelona costa pràcticament dues hores, el mateix temps que costava fa 40 anys. Segons la Plataforma pels Trens Dignes, el problema s’agreujarà considerablement quan entri en funcionament l’ample europeu, ja que des de l’estació de Tortosa a Tarragona s’hauran de fer dos transbordaments.
Cada cop que s’inaugura un tram de l’alta velocitat, els discursos del nostres mandataris es repeteixen: S’ha situat a Espanya a la primera categoria dels transports. Però la realitat és ben diferent, ja que la majoria del territori espanyol té infraestructures de tercera.
La qüestió és saber fins quan s’invertiran tants milions en una alta velocitat deficitària en detriment de les línies convencionals que, a la pràctica, són molt més útils.
La resposta, encara que sembli complicada, és molt senzilla: Fins que els nostres governants deixen de pensar que per a passar a la història, fa falta inaugurar al menys una línia de l’AVE.
Franco inaugurava pantans…

Mare Nostrum

A QUIEN CORRESPONDA…, por Victor Donamaría.

Un servidor,

Victor Donamaria Arrieta

 

Divorciado y mayor de edad

Vecino de Alcorcon, Madrid

Hijo de Victor y Asunción

De profesión  Economista (con perdón), natural de Melilla

Según consta en el Registro Civil, de dicha ciudad autónoma.

Hoy día 14 de Abril de 2013, efemérides de la Republica Española

CON EL DEBIDO RESPETO, EXPONE:

Que las manzanas no huelen, que nadie conoce ni saluda al vecino,

Que a los viejos se nos aparte después de haberos servido bien.

Que nuestros hijos, solo nos llaman  para que nos ocupemos

de sus hijos.

Que siempre tendrán derechos, hasta el fin de los siglos,

pero nunca obligaciones desde que cumplieron 18 años.

Que el mar, mi mar, está agonizando, que ya no hay nadie que confíe

ni en su hermano, que la Tierra cayó en manos de unos locos con carnet

Que la tecnología no nos va a salvar, preguntar a los japoneses.

Que el mundo es de peaje, experimental y de unos pocos

Que todo es desechable, provisional y no reciclaje

Que se hacen maquinas  para vender repuestos.

Que no nos salen las cuentas y sé lo que digo

Que las reformas nunca se acaban ni se acabaran, mientras haya

elecciones.

Que llegamos siempre tarde, cuando llegamos y no nos quedamos

Que nunca pasa nada, excepto la corrupción que nos ahoga.

POR ESO

Y muchas cosas más, que un anexo se especifican y sin que sirva

de precedente, no sea que me metan en la cárcel:

SUPLICO

Se sirvan tomar medidas:

No inaugurar hospitales, aeropuertos y bibliotecas

Sin quirófanos , aviones y libros,

Llamen al orden a esos “chapuceros” que

lo dejan todo perdido y sin “pasta gansa” y en nombre de la “basca” .

Pero háganlo urgentemente, para que no sean necesarios ni mas héroes

ni mas milagros, solo que nos dejen trabajar en libertad, para que

“adecentemos” el local y que no hay OTRO TIEMPO que el que nos

“ha tocao”.

Aclárennos quien manda, que  sabemos quiénes somos los “mandaos”

Y si no estuviera de más, poner coto a tantos desmanes, mándenles

copiar cien veces en la pizarra o “tablet”: “ESAS COSAS  NO SE HACEN”

Es gracia que espero merecer del recto proceder de quien no suele

Llamarse a engaño

Y a quien Dios, guarde muchos años,

Y si necesita ayuda para proceder, le copio lo que en las bienaventuranzas

SE DICE:

-Bienaventurados los que llegaron al fondo del pozo, porque ya no

pueden descender mas.

-Bienaventurados los que tienen deudas, porque una vez alguien confió

en ellos.

-Bienaventurados los que lo tienen claro,

porque de ellos es el reino de los ciegos.

-Bienaventurados los pobres

porque tienen la certeza, de que nadie les va a querer por sus riquezas.

-Bienaventurados los adictos a emociones fuertes

porque corren buenos tiempos para gente “marchosa”

-Bienaventurados los necios que se arriesgan a dar consejos

porque serán sabios, gracias a los errores ajenos.

-Bienaventurados los dueños del poder y la gloria

porque pueden decirnos de que “va la cosa”

-Bienaventurados los limpios de corazón castos

porque tienen la bendición divina

de dejarlo de ser a la vuelta de la esquina.

- Bienaventurados los que presumen de redaños

porque tendrán muchísimas ocasiones de demostrarlo.

NOTA.- Se agradece y se pide perdón al maestro D. Juan Manuel Serrat, por la atrevida e insensata utilización parcial de las letras de dos de sus canciones, esperando sepa comprender, que solo tengo en mi descargo lo que a continuación se dice:

“Soy ladrón soy embustero, tengo alma de marinero, y que le voy hacer si YO TAMBIEN nací en el Mediterráneo.”.

VDA.-