DEL REINO DE PRUSIA AL IMPERIO ALEMÁN (4ª parte). Por CRistofol Miró Fernández

 

 

 

 

entre un decadente imperio aislado internacionalmente y un maestro de la manipulación como Bismarck, primer ministro de un estado joven y poderoso…

 

Sedan, 1870.

 

 

Francia estaba derrotada de antemano. Inglaterra se había alarmado ante la invasión de México, y temía que Francia deseara restablecer su imperio americano, cosa que era cierta, por lo que deseaban una Francia sin Napoleón al frente, los italianos querían que su capital fuera Roma, pero protegida por tropas francesas, sólo podía ser ocupada si la guerra estallaba y evacuaban la ciudad, lo que hicieron en 1870 y Italia conquistó la ciudad para convertirla en la capital de su país, mientras los rusos esperaban la derrota francesa  para rescindir el tratado del 1856 y poder enviar barcos de guerra al Mar Negro. La única solución era que Napoleón perdiera el poder, que cayera el Imperio, y ello sólo se podía conseguir con la derrota francesa frente a Prusia.

Sedan fue un completo desastre y Francia perdió la guerra. Napoleón III, como Francisco I en el año 1525 fue hecho prisionero en Pavía, cayó prisionero en Sedan de los alemanes. La guerra se había acabado el 2 de septiembre y se había iniciado el 19 de julio… ¿la guerra se había acabado?

París no aceptó la rendición. La gran mayoría de las víctimas francesas eran hijos de obreros franceses, y no concebían, nadie lo haría, como sus vidas eran tenidas en tan poca estima por el gobierno, con lo que estalló la Comuna obrera, una feroz lucha de clases que arrasó París, enfrentó franceses y prusianos y gentes sublevadas de París… ¡el propio ejército francés ayudaba al prusiano a destruir su propia capital y a matar a su propia gente!

Al margen de este hecho de pérdida de vidas de jóvenes obreros, la población se levantó contra la abdicación de su emperador, que los había animado a la guerra contra Prusia y ahora los traicionaba…el pueblo no iba a doblegarse ante los prusianos como había hecho su emperador.

 

De la Comuna de París al Imperio alemán, la culminación final de un proyecto.

 

 


Comunnards parisinos ejecutados tras el aplastamiento de la Comuna en 1873 exhibidos en sus féretros

La Comuna de París duró cuatro meses, en los que París fue asediada por tropas franco-alemanas. Tras su caída la represión contra el movimiento obrero fue terrible.  Los muertos en combate en una semana fueron 3.700, los fusilados sumariamente ascienden a la espantosa cifra de 25.000 personas (véase la terrible foto de inicio de capítulo), los arrestados, incluidos mujeres y niños, fueron 38.500, los condenados a muerte, entre ellos Louis Michel, una de sus promotoras principales, fueron 93, los deportados 4.837, los condenados a prisión fueron 4.606…las cifras hablan por sí solas.

Mientras París era asediado los vencedores alemanes y los perdedores franceses se reunían en el Salón de los Espejos de Versalles para ratificar la derrota francesa en el mismo lugar donde el gran Louis XIV recibía a sus visitantes como muestra de poder…toda una gran humillación para Francia.

El 18 de enero del año 1871 se creó oficialmente el Imperio alemán, y el rey de Prusia fue hecho emperador alemán…con la fuerza de la lanza conseguida en el campo de batalla, el rey de Prusia fue aceptado como Kaiser alemán por todos los estados europeos salvo por sus derrotados enemigos y por Austria.

El 28 de enero la Comuna cedía y se iniciaba la feroz represión de los obreros arriba expuesta en fríos datos numéricos, pero Francia no tenía gobierno, ni se sabía que gobierno se deseaba en Francia y Bismarck, el auténtico kaiser alemán por justicia tenía que tratar con un gobierno francés para cobrar indemnizaciones de guerra.

Bismarck exigía que una votación masculina universal francesa eligiera una Asamblea Constituyente…mientras se quedó con Alsacia y Lorena, conquistadas por Louis XIV en el siglo XVII poblada con la mitad de población alemana, lo que las convertía de un modo automático en espacio vital alemán, pero que se consideraban franceses de corazón. Esta anexión creó un odio latente en Francia que fue una de las razones del enfrentamiento franco-alemán el año 1914.

El 10 de mayo se creaba la Tercera República Francesa con demasiadas heridas abiertas (la Comuna, Sedan, la anexión de Alsacia y Lorena a Alemania, etcétera).

 

El imperio alemán, sus contradicciones internas o como vivir en un imperio federal

 

 

 Kaiser Wilhelm I, primer gobernante del Imperio Alemán

 

 

 

 

Alemania era una gran potencia industrial, con un ejército poderoso. Bismarck, su artífice, había sabido manipular a toda Europa entre el año 1862 y el año 1871, aprovechando sus debilidades internas hasta doblegar a estados tan poderosos con Austria o el Imperio Francés, que derrotó y destruyó en Sedan. Europa estaba tan dividida que fue incapaz de unirse ante Bismarck, quien como Cavour, primer ministro de Vittorio Emmanuelle de Cerdeña, creó un Estado valiéndose de una Europa capaz de enfrentarse entre sí con suma facilidad.

Bismarck, que con justicia podría haber sido llamado kaiser en vez de canciller, había resultado victorioso de un modo tan completo que los liberales capitularon ante su poder. Prusia se había engrandecido hasta ser los dos tercios del territorio total del imperio, lo que le confería un peso notable dentro del propio imperio alemán. El 1867 la “ley de indemnidad” confería ciertos poderes dictatoriales a Prusia y la victoria contra Austria y los Estados Alemanes del año 1866 hicieron que el nacionalismo hiciese desaparecer al liberalismo. El imperio alemán no era democrático…pero tenía ese barniz.

El Imperio Alemán era una confederación de reinos, con dinastías locales a la cabeza de cada uno de ellos. Fue en resumidas cuentas, una versión extendida de la Confederación Alemana del Norte. El Reichstag de Berlín era un parlamento de masas, donde quien estaba allí era elegido por sufragio masculino universal, y en ese sentido era democrático, pero que los ministros del emperador respondieran sólo ante el propio emperador, eliminaba toda esta ficción.

Los diversos länders no tenían unas mismas leyes, y eran calcados de los EUA, donde las leyes eran diferentes para cada uno…hacía falta que las gentes creyeran que no eran súbditos de un imperio antidemocrático y ese barniz demócrata lo daban las leyes diferentes por cada länder alemán.

¿Elecciones populares, en Alemania? No, ¿para qué? Las élites fueron quienes pactaron con el kaiser en este Imperio federal, y los alemanes por naturaleza respetaban a su autoridades, con lo que aceptaban sus leyes, y de hecho creían que sus votos servían para algo, pues votaban a los miembros del Reichstag…mientras el Emperador, también rey de Prusia, tenía el control legal de la política exterior y las fuerzas armadas. Prusia era el alma alemana.

Mezcla de democracia y autoritarismo, era un Imperio federal. Los hombres podían votar los miembros del Reichstag por sufragio universal masculino, la cámara baja del Imperio, pero realmente su poder era muy pequeño, pues los ministros respondían sólo ante el Kaiser, lo que recortaba sus poderes de manera notable. Este barniz democrático pasaba por unos länder con leyes propias, mientras las élites pactaban con el Kaiser sin contar con el pueblo para nada (de hecho era una versión moderna del despotismo ilustrado, con el pueblo pero sin el pueblo), un Kaiser que era la mismo tiempo Rey de Prusia como Estado independiente…un autoritarismo compensado con un falsa idea democrática para atraer al pueblo todo esto en perfecto equilibrio y contando con el beneplácito y ayuda de las élites de las monarquías locales, que estaban contentas de no perder su poder ancestral de gobernantes todopoderosos en sus dominios familiares. Bismarck pudo jugar con toda Europa sin escrúpulos y en provecho de Prusia pero no hay que negar un hecho innegable: su talento político era inmenso. Junto con el Conde de Cavour en Italia, era el político más sagaz de la Europa, sin ningún lugar a dudas.

 

Autor: Cristóbal Miró Fernández

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>